martes, 12 de noviembre de 2013

Je rêvais d´un autre monde


Me repatean los relojes digitales, la gente impuntual, los pelos en la bañera, las luces que no se apagan, los cobardes, la victimización, las modelos Dior, los insomnios, lo previsible, las botellas vacías en la nevera, las relaciones mal finiquitadas, la terquedad de los finales, los correos que nunca enviaré, los que me llegan con faltas de ortografía, las mujeres desesperadas disfrazadas de hadas, el olor del macho refrito, las puertas con candado, el paso cansado que viste a menudo la ternura, las agujas de los adverbios de tiempo que se clavan en siempres, nuncas y jamases, las taquicardias del amor, la nieve sucia, las lluvias marrones.
Detesto prestar libros que no me devuelven y estaban dedicados, que me miren por la calle, los halagos, tener que llamar la atención,  a los que me quieren porque soy su clavo ardiendo, los regalos prestados, la trampa y el engaño, lo evitable, los juegos sucios,  los rastros de comida en los libros,  las flores en los jarrones, una casa sucia, los bares sin cerillas, los licores fuertes con hielo, los viernes despersonalizados, el odio y los perdones, los flechazos con mal tino.
Me cuesta planchar, dejar que me pinten las uñas, salir corriendo y con prisas cuando no lo he decidido, no hablar con un taxista, no sonreírle a la portera, ver los platos en el fregadero, la mancha del zumo de naranja en la camisa justo antes de salir de casa, hablar con la gente tozuda, ver los uniformes, no nadar en la nada, ver migajas en las miradas ajenas.
Detesto mirarme en los espejos de los ascensores, ir de compras, las sonrisas forzadas, las razones que se escudan tras la hipocresía y la mentira, los desamores y sus pérdidas de sentido y descontrol, el resabio ácido de la memoria, matar bichos que crujen, que me acusen sin razones, los insectos que se queman en las lámparas, cambiar el microondas y equivocarme en las medidas, pelearme con un burócrata, las lágrimas falsas, la imposición de las ideas en las que no creo.
Huyo de las mujeres y de los hombres que tienen preparados sus guiones para cazar el futuro sucio caldo de un desengaño, de los cafés aguados, del café de sobre, de los vendedores ambulantes de felicidad y de fe, de los hombres del tiempo, de los juicios por divorcio, del chantaje emocional y de los manipuladores de sueños, de los notarios, y de las hienas y buitres familiares.
Me repele  la gente que pone velas,  los que piensan que con su magia negra pueden desorientar mi destino, los agoreros, los fracasados que se mienten y sonríen delante del espejo, la gente con la conciencia tranquila, los bancos sin créditos, los sobres, las tarjetas de plástico, los bombones con rosas premeditadas al pie de mi cama, la jauría del metro, las palabras muertas, los anillos de compromiso, la cola del pan y del paro, los malcriados, el desamor y su decadencia, los que sólo te quieren por tu posición o por sacarte algo, los oportunistas, los que lanzan la piedra y esconden la mano.

Pero bendita sea la hora de ir a buscar el pan caliente, dejarme llevar por las pasiones, soltar la carcajada limpia con la gente que quiero y no necesita forzarse, compartir canciones a pleno pulmón y con un buen tequila, el desayuno con croissants inesperado, el beso intempestivo, los hoteles que llevan nombres anodinos, la ropa secándose al sol, la miel derramada por los dedos y chorreando por la boca, las conversaciones en el bar con los amigos, el olor de los niños, las sorpresas con nombres y apellidos, los aeropuertos que me llevan al calor de los abrazos, los correos con flores y soles, las palabras que resucitan muertos, las mermeladas en los pezones, las miradas limpias y sin trampas, las trombas de agua fresca, la buena literatura sin falsos poetas, tu región primitiva cuando navega en mis caderas,  y tu lengua ávida de complicidad y nuestro deseo de no ser siempre los mismos sin dejar de perder la esencia que nos permitió olernos un día, la fuente con agua, el día nublado por un tibio sol, las palmas de nuestras manos y nuestras bocas reclamando paz y justicia como una línea de vida, los ángeles que llaman a tu puerta, la gente sencilla, el pan y el vino, el mar y la nada, los días que pasan construyendo mi vida, el día que me conocí y todos aquellos en los que volví a resucitarme.

                                                      
                                                            


26 comentarios:

  1. ¡Ole!

    Y ole, ole y ole!

    Y bienvenidos sean los aviones que te vuelan ...

    Abrazotrote!!!

    ResponderEliminar
  2. No me sorprende nada que seas medio parisina. Me repelen y agradan las mismas cosas por eso me dicen que soy un raro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bien sabes apreciar esos pequeños momentos que atesoran felicidad , ! ¿Qué bien sabes apreciar el valor de lo bello, que ademas de bonito , suele ser barato!
    ¿Qué nos cuesta decir "si gracias " " por favor" o disfrutar del pan el mar y todas esas pequeñas grandes cosas!
    ¡Preciosa entrada !
    Besos.
    André

    ResponderEliminar
  4. Nice post!
    Thanks & Welcome for your next visit to my blog
    Have a nice day!

    ResponderEliminar
  5. Me uno a la larga lista de cosas que no te gustan (sobre todo lo de prestar libros que despues no me devolvieron) y tambien al placer de apreciar los pequeños momentos que lo cotidiano nos da.
    Bss.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, por si acaso no te voy a echar el ojo si paso por tu barrio... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. qué maravilla!!!!
    que sepas que me ha encantado tanto que me lo he leído dos veces!!!
    empezando por los relojes odio casi todo (por no decir todo) lo que tan bien deletreas...
    como te decía, una maravilla!!!
    besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Joder te repatean tantas cosas, que habrá que ir con pies de plomo para no meter la gamba, aunque estoy totalmente de acuerdo con muchas cosas de las que mencionas. Sobre todo con lo de las faltas de ortografía tendré que afinar, para que no me repudies. A lo bueno también me apunto; como lo de la mermelada en los pezones, menuda dulzura, jajaja qué rico y sabrosón.

    Besos Eva ZARZAMORA.

    ResponderEliminar
  9. Por todo ello estás en mi corazón, Eva.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  10. Detallada lista de preferencias y repelencias con un marcado contraste.
    Lo de la mermelada, la miel y el tequila !pura vida mi Cantaora!
    Besazos te repelan o no!!! ja ja ja

    ResponderEliminar
  11. Muy buen examen de conciencia. y una lista para enmarcar, y sobre todo el final, el día en que te conociste, y cuando vuelves a resucitarte.
    Genial.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Exhausta me he quedado leyéndote, pero si parecía que esa lista interminable la había hecho yo,sólo hay una cosa que no detesto:mirarme en el espejo del ascensor.
    ¿Seremos dos almas gemelas?
    Me encantaría.

    ResponderEliminar
  13. Me encantan tantas coincidencias, Eva, querida Zarzamora.
    Una de las cosas que más me enervan es la falta de puntualidad, fíjate, creo que ahsta tendría que hacérmelo mirar :)
    Un abrazo, da gusto leerte, es como revivirme.

    ResponderEliminar
  14. toda una declaración de principios para estar y para alejarse. Lo claro es un principio básico para evitar equívocos

    ResponderEliminar
  15. Desde luego que deberías vivir en otro mundo, porque este está lleno de las cosas que no te gustan y comparto tantas, que tendrás que hacerme un hueco en aquel otro en el que sueñes, ja,ja,ja
    Menos mal, que nos salvan esas otras tantas maravillosas que también, por suerte, se nos brindan de cuando en cuando.
    Genial, te ha quedado genial.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  16. Que bueno que hubo un día en que te conociste, porque nos acercas más a ti.

    Me gusto mucho este post como siempre.

    Besos querida Evita.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, además de cabut, como no soy río y me puedo volver atrás, así llevo la vida, unas veces me gustan unas cosas y al tiempo ya no tanto, en fin que soy bastante veleta con lo colateral, pero mis principios son inamovibles, pero tampoco es la primera vez que modifico alguno...
    En fin, ya lo sabes, un verdadero desastre.
    "Porque no engraso los ejes, me llaman abandonao, si a mi me gusta que suenen pa que los voy a engrasar" Es lo que hay...jajaja
    Pero si que me gusta cantar con tequila o lo que sea a pleno pulmón y si es contigo, mejor que mejor... jajaja
    Tengo ganas de volver a cantar contigo, a lo mejor dejo de ser tan cabut, nunca se sabe conmigo...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  18. No te leí.
    Te oí.
    Y te oí mientras lo decías mirando por la ventana.
    Te oí a pesar de la bulla de la calle.
    Y porque te oí es que también te adoré.

    Ytm.

    ResponderEliminar
  19. También a mi me encanta compartir canciones.
    Y saberme viva cada día.

    ResponderEliminar
  20. Cuatro veces cuatro he leído lo que has escrito.
    Bravo.
    Tú.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Me gusta lo auténtico y tú, me lo pareces.
    ...como escribes y lo que dices.
    ... me gusta visitarte y que me visites.
    ...me gusta que existas
    y poder llegar hasta aquí... y encontrarte.

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
  22. ¡Eva al desnudo!... y en lo que llega un mundo como el que sueñas, ¿te podré llevar en mi bolsillo como el más preciado de mis amuletos?
    De hacerlo, estoy segura que me transportarás a ese mundo junto a ti.

    ¡Qué linda eres!

    Besos, princesa

    ResponderEliminar
  23. Totalmente de acuerdo. ¡Y lo bien que lo dices, xiqueta!
    Salu2, Madreselva.

    ResponderEliminar
  24. Preciosa la imagen de la cabecera y sí, en muchas cosas coincidimos, pero sobretodo, en los abrazos después de un viaje que conduce a encuentros, las medias lunas con café inesperadas y demás sorpresas agradables que nos depara la vida.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  25. Qué buena prosista (también) eres. Da gusto leerte (también).
    Me apunto la combinación de tequilla y croissants. La mermelada... de pétalos de rosas ¿no? :)

    Bss

    ResponderEliminar
  26. Sobran razones para seguir resucitando.
    Un muy buen manifiesto. Suscribo buena parte de él.

    Un beso grande, Eva

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva