sábado, 5 de abril de 2014

ACCALMIE en el desván




Y llegó ese suceso anodino que nos descalabraría la piel, o nos arrugaría el alma como una pasa que luego habríamos de bañar en ron.

Y luego llegó la nada, ese vacío hueco que supuraba poesía, y entre los versos de absurdos pingüinos derrotados bajo su polo norte nevado, tras las cortinas transparentes de la habitación,  llovían obsesiones, un laberinto sin faunos,  una incógnita,  y la hiedra de tu lengua en mi espalda, esta  calentura de labios a la deriva, este pánico de flores de almendro. 
Y bañadas de palabras, se fueron cerrando las puertas, con un resabio húmedo, en jaulas de albatros bajo mares silenciosos, a sabiendas de que detrás de cada una de nuestras palabras, quedaban tantas y muchas más escondidas, las del recuerdo que muerde, las que aúllan en tardes de tréboles que no tienen cuatro hojas y las que prendiste en el dobladillo de mi falda con aroma a primavera y  se descosió un verano de mares lleno que inquietudes bajo la estela escarlata de un cálido deseo insaciable.
Adivino tu mirada detrás del cristal de esta ventana que no dejará de acoger Musos o ángeles caídos, y los recuerdos rotos acaban por deshilacharse, pero ahora, cuando nadie nos vea… pssitt, pssitt, ven y sube al desván, a ese lugar donde el olvido amontonó cacharros variopintos, como lo fueron nuestros besos, tus caricias y mis manos, nuestras palabras entretejiéndose en chino, tus arrebatos y mi accalmie, y viceversa, nuestros deseos contenidos antes de que estalle la tormenta, antes de que como náufragos volvamos a devolverle la vida a la palabra, la realidad  a nuestro sueño, el prosaísmo a la poesía, y la magia regrese a los tejados de París en mi balcón, en la que ya está haciendo nido en ella, la primavera.







24 comentarios:

  1. Hummm tus sentimientos trasladan, tus verdades atrapan, tu entretejer fascina.
    Comienza el nido en tu balcón de esa primavera constante en tu forma y estilo que tiene un contenido más allá de lo sencillo o ¿es al revés? ....

    Besos muy cariñosos ♥♥

    ResponderEliminar
  2. Delicioso lugar ese desvan, lleno de recuerdos, oculto al mundo, sinónimo de nuestra mente.
    Salu2, Zarzamora.

    ResponderEliminar
  3. que bien que se alcance un punto tan alto

    ResponderEliminar
  4. Desde ese balcón donde anida la primavera puedes asomarte a contemplar como a pesar de tantos nubarrones poco a poco se afianza la esperanza

    ResponderEliminar
  5. Creo que la magia nunca desaparece de los tejados de París. París es mágico y no entiendo bien por qué. ¿Serán sus rincones? ¿Sus escritores? ¿Pintores? sus mismos habitantes. La vida en la ciudad luz.

    Precioso texto mi querida Eva.

    Eres incansable. Mi felicitación.

    ResponderEliminar
  6. El desván; muy importante para ir dejando recuerdos(y...trastos): que con el tiempo queremos recuperar.

    Besos preciosa feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  7. si lo guardas en el desván, tendrás siempre un as en la manga.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Muy atrayente ese desván de las añoranzas, de los recuerdos, de las pasiones, de los perdones. Alí donde subo cuando nadie me ve.

    ResponderEliminar
  9. A ese balcón vendrá una primavera que ya está, también el verano, el otoño y el invierno así como las penas y alegrías, los recuerdos y los olvidos, si no fuera así, nos habríamos perdido en los pliegues de la tierra.

    Un abrazo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Querida Eva, la primavera viene a tu balcón porque sabe de tu poesía, de las mariposas que aletean en tus venas, de la profundidad de tus letras, de la música que te engalana.
    Y yo te abrazo largamente.

    ResponderEliminar
  11. *¿no la percibes, entera de acrobacias sin permiso, esa primavera rampante, Eva?
    no le pidas más. Te basta*

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Deja que entre el sol en tu balcón, que lindos los tejados de París. Me recuerdan algunos tejados del mismo estilo que hay en Buenos Aires.
    besos

    ResponderEliminar
  13. que raro ver el blog sin cabecera.... y después ese gif tenebroso, oscuro...

    necesito mas optimismo Zarza.... besos...

    ResponderEliminar
  14. Una prosa poética encantadora, Zarza, llena de sentimiento y de imágenes contundentes, pero también delicadas.
    Me gusta mucho cómo escribís.
    ¿Qué pasó con los zapatos de tacones altos? Muy incómodos calzarlos todos los días...
    Un gran besazo.

    ResponderEliminar
  15. Que bien escribes, jodia :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  16. Una invitación al desván que
    promete ser un verdadero festín,
    para la imaginación de cualquiera...

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Madre mía, hacía años qe no escuchaba esta canción de Víctor Manuel!
    Y claro...has buscado el anillo al dedo, como siempre.
    Porque tras un relatar tan intenso, melancólico y sin embargo, tan álgido como el deseo de perpetuar algo que ya voló...
    Me ha encantado.
    Besos, maestra.

    ResponderEliminar
  18. me ha encantado!! y sé que me repito, pero es que me ha encantado este post...
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  19. De las cosas más bonitas que te he leído, saliendo del fundido en negro dulceamargo a las piruletas de fresa...los desvanes me huelen a piruletas de fresa (mi abuelo ponía a secar en su desván manzanas reineta, racimos de uva y recipientes d cristal llenos de duce de leche cocido y cortado en trocitos, como tofes, nunca supe decir a qué me olía, pero cuando era pequeña me olía tan rico, que lo identificaba con lo que más me gustaba entonces, las piruletas de fresa:-)

    Un beso Eva.

    ResponderEliminar
  20. un desvan , un legar, me gusta
    Abrzos

    ResponderEliminar
  21. Delicioso lugar para amarse, el desvan. Donde el desorden se convierte por minutos en un delicioso decorado.

    Escribes genial!

    ResponderEliminar
  22. El segundo párrafo me parece exquisito.

    Te felicito, Eva, una vez más, tu sensibilidad y buen hacer con las letras ha quedado de manifiesto.

    Besos, querida mía

    ResponderEliminar
  23. Y si las pasas fueran dos hielos bañados de un buen cognac... Y si el desván fuera la nota mas alta en algún Opus de Chopin... Por mi parte caería abatido de tan buena faena.

    Besos mi querida Eva.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva