domingo, 13 de abril de 2014

Mar mío de cada día.

Contigo columpiándome con espuma los tobillos te enroscas y arremolinas en mi piel ya caduca y siempre eterna de bañarse en ti.


Me golpeas las eternidades bajo un rugido en calma. Resaca de vida que arrastran tus mareas.
Hundo los pies en la arena de esperanzas nuevas, ahogando el viejo adagio de Albinoni, mientras el salitre dibuja mi aliento en tu sed.
Otra vez cabalgo en tus olas dibujando los traviesos recuerdos de una infancia perdida.
Con la yema de los dedos quiero tocar y alcanzar esa línea que en el horizonte se perfila en infinitos, que difusos dividen mar y cielo, abismos, lánguidas lontananzas de un sueño etéreo. De tan inalcanzable, sólo mío.
La espuma me penetra, baña mi cuerpo, lo borda de encajes, lo perfuma de brea.
En ese vaivén oleáico renazco y cicatrizas mis llagas, vomitas mis miedos. Me engendras de algas, de plancton, de corales.
Vuelvo a ti, y me posees, te poseo, en un baile místico de olas, Mare Nostrum, Madre Eterna.


                                                                     

P.S. Del Atlántico al Mediterráneo.

15 comentarios:

  1. Y, en mí caso del Atlántico al Mediterráneo...

    Precioso este baile místico!

    Que pases unas tranquila Semana Pascual Eva!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Las olas, las olas, lengüetazos con sal!

    Abrazotrote

    ResponderEliminar
  3. Nada como sumergirse y estar al antojo del mar

    ResponderEliminar
  4. Hola.

    Muy bueno el texto! El mar, inspiración de tan bellas palabras y emociones!
    Gracias por compartirlo.
    Me encantó tu blog. Ya te sigo para volver a leerte.

    Saludos desde Oporto y te deseo un feliz Domingo.

    ResponderEliminar
  5. Mar madre que nos mece el alma aunque nos alejemos de la playa... pronto, tus pies calzados de espumas Madriterráneas. (ojo...de madre!!!! no de madriz-PP)


    Bssss

    ResponderEliminar
  6. El Mare Nostrum, ese mar interior que era puro e índigo y que ahora es tan poco cuidado, siempre me provocó la nostalgia del agua. No es lo mismo el océano...
    Besos, Zarza, de a poco estoy volviendo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bien, mi Madreselva dulce y salada! Ya quisiera yo estar más cerca para darnos un baño juntas y tostarnos al sol mientras charlamos y charlamos.
    Disfruta. disfruta, disfruta.
    Besos besos besos

    ResponderEliminar
  8. da gusto sumergirse en este texto, acabo de salir de tus aguas con el salitre por el cuerpo y el frescor del mar. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Yo soy mas de cantábrico, pero si ya compartí Atlántico y otras cosas, contigo, comparto lo que sea :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. *...estas doradas y perezosas ingles
    de la playa
    van que no vuelven,
    sondean cicatrices
    y escuchan la voz de Circe...Mismos mares,
    mismo azul..

    , Eva

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Te acompaño hacia el Mediterráneo... leyendo....

    ResponderEliminar
  12. Dos palabras: sensual vaivén.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Un buen baño en el mar te deja como nuevo.
    Salu2, Madreselva.

    ResponderEliminar
  14. Hermoso, sencillamente hermoso...
    el mar, el texto.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Sonrío...

    Tu alma de poeta en esta prosa que nos sumerge, contigo, en ese mar que llevas en las venas.

    Disfruta, querida Eva, dos besos

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva