miércoles, 28 de mayo de 2014

DE LUCIÉRNAGA y TANGOS



Descalza,
sin
pasos
que
andar
o desandar,
besando el paso
tal luciérnaga











Alejo brumas,
misterios,
huellas
que las
olas
se llevarán
destilando
vida
ocasos,
y resacas
de ebriedades,
soledades,
edades sobrias,
bajo el manto de
un aprendizaje
que sólo sabe
de cien años de soledades,
gitaneando
la vida,
abrazada a un Melquiades
que tanto me costó
besar
y hoy,
me besa en los
labios...
Hasta que logre poner
mi boca
en alguna subasta
al mejor postor
y regateando.


Que por un gitano.
¿de qué nos sirven hasta los besos y la boca?
Y los latidos...
¿Mejor seguir
cimbreando?


;-)


P.S: Este post va dedicado a todos mis argentinos y a Mirella S en particular, porque todos tenemos la muerte pisándonos los talones, en la otra orilla...
Porque me hiciste recordar de cuando antes de ser Zarzamora, fui Luciérnaga,  y ambas juntas...

Besos pues, de luciérnaga, que iluminen cada uno de tus huesos,  por devolverle bella dama, a Ud,  cada una de sus palabras que vuelan como pájaros en mi pajarería loca y tanto me inspiran.

Un  Tango "luciarnaguero"... va por Ud.

No es de Gardel el temita, ya sé...

Mil perdones de antemano a los puristas, ya saben como soy...







14 comentarios:

  1. Mirella estará muy contenta, es precioso lo que le dedicas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. No es que esta versión no me guste, pero el viejo Gardel le da tres millones y medio de vueltas, para mi gusto, ya sabes, cada cual con su cadacuala...jajaja
    Nunca pensé que las luciérnagas deslumbraran, hasta que te conocí... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Preciosa Zarza, cuánto te agradezco la dedictoria, el bello poema en incluso la versión de Calamaro, que está muy buena.
    Es un placer que mi texto te haya hecho recordar tu época de luciérnaga... yo extraño mucho esos bichitos de luz, como también los llamamos acá, porque en la ciudad han desaparecido, igual que las mariposas.
    Claro que quedaron en nuestros corazones, con su luz intermitente y su vuelo delicado en las noches de verano.
    Un inmenso abrazo, para que llegue hasta el norte, desde el sur olvidado (no por vos)

    ResponderEliminar
  4. Je ne connais pas de plus luxueux plaisir que nager parmi les luciérnagas.

    ResponderEliminar
  5. Que esas luciérnagas sigan iluminándote este fin de semana!

    Besos y gracias por este peazo de tango mancanta:)

    ResponderEliminar
  6. Las mejores luces//banda para toda oscuridad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues le/s has bordado un post luminoso y desde luego nada apático.
    Hasta Calamaro, aunque no sea Gardel, reluce como una de esas bellas luciérnagas.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta la luciérnaga por su luz (te pegaba ese nombre) esa foto es espectacular, y tus versos en caída libre una cáscada a la que dan ganas de arrimarse

    besos zarzaluz

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Ya estoy por aquí amiga, y sigues poniendo la piel de gallina con lo que nos traes. Las luciérnagas son poca cosa a tu lado, ya que tu brillas muchos más y con luz propia. Muy hermoso por tu parte dedicárselo a los amigos argentinos, y en especial a la amiga Mirella, porque es una bella persona y gran escritora. El tango está muy bien, pero al lado del maestro Gardel eso ya son palabras mayores.

    Besos Eva y gracias.

    ResponderEliminar
  10. Poema bello, lánguido, emotivo.
    Salu2, Madreselva.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva