miércoles, 23 de julio de 2014

DE ESPALDAS AL MAR

Éste está siendo un verano extraño. Me fundo con tu voz por las paredes, y tus manos me acarician la nuca y la espalda como invitándome a bailar contigo sobre la espuma de las olas. Hemos bailado tanto juntos, y cuan poco me ha importado que nos pisáramos los pies y que en el fondo nos gustase siempre más bailar sueltos. Sabes cuánto me gusta el calor, y sucumbir al roce de tu piel bañados entre el sopor y el sudor de esos tibios rayos de sol que anhela el viento que alborota sin querer los sentidos. Y que dejarse querer sin querer no haya cosa más dulce, pero me molesta hasta ese dulzor pegajoso y empalagoso que emana de tus manos queriendo resucitarme a toda costa. No envidio tu alegría porque ni me llena ni me alivia. Menos aún tu indiferencia que es un calco de la mía, ni tu desprecio que es una arruga más de tu piel, ni tu cariño que se deshace en un segundo en mis entrañas, ni la espera de amigos nuevos, ni la esperanza que me vendes y me queda grande.

El asfalto sangra un oscuro alquitrán en el que los peces que no boquean ya se han ahogado, y en mi balcón lloran los misiles, símiles de bocas suicidas que me regalan besos que luego vendo en mercadillos bajo una luna que también anda hastiada de besar a sus estrellas y al firmamento entero, gimiendo atada de manos y pies bajo sus lágrimas rojas tapiada de ilusiones.
Cuando amanecen las realidades,  me pongo a lamer el viento, sin vocación, y me escampo en esas motitas de un laberinto en el que algunos escuálidos rayos de sol me bañan la cara de lunares.
Me gustaría poder rociarte bajo la manguera con las palabras  alegría, estrella, luz, amor, enamorada, amante, falda, lengua,…  pero se quedan almidonadas en cada sílaba que pronuncio.
Quisiera alegrarte la vida, a ti, y a ti que me estás leyendo también, y sólo puedo conformarme con alinear palabras, con obligarme a escribir un laberinto de letras sin importarme siquiera que lleguen a gustarte o no, a que me las escupas a la cara, o a que me reproches mi tristeza, o la melancolía que no le pega nada bien a la languidez y la dejadez de este verano.
Pero el caso es que ya ni me importa no venderte una felicidad que no me sale, forzarme para que me leas en una tinta ajena a la mía, como me la refriega quedarme sola con ellas, mis palabras, las palabras, llenándome en su silencio.

Hoy tengo la barca anclada en la arena... y de espaldas a la Mar.



P.S. Sé que no os gusta leer cosas tristes, que preferís la euforia y la alegría, (y que sé que el ser humano no está hecho para el sufrimiento)  pero los que me conocéis sabéis que no soy de las que se obligan a hacer absolutamente nada sólo por pretender gustarle a alguien, quedar bien y todas esas pijotadas y aunque esto me haya valido múltiples (… )  bueno ¿y qué?  



19 comentarios:

  1. Zarzamora.
    ¡Me ha gustado muchísimo eso de la manguera que rocía palabras!
    Tus textos, alegres o tristes, son una pasada (de buenos, claro).
    Salu2 veraniegos.

    ResponderEliminar
  2. pues... te diré que me encanta (me repito, lo sé, pero chica, me encanta...)
    creo que las alegrías son para disfrutarlas y las penas (melancolías, tristezas varias, o bajones) se traducen muy bien en palabras, y además sacarlas de dentro a fuerza de tecleos creo que nos mantiene cuerdas (y te lo dice una que también estuvo loca, y que de vez en cuando lo vuelve a estar...)
    tus letras son siempre un placer de leer... así que sigue escribiendo lo que te dé la gana... porque no sé si a tus enemigos les alegrarán tus bajones, pero les tiene que jo*** que no veas que escribas como lo haces... porque, repito, a mí me encanta la manera que tienes de escribir y de mezclar las palabras para que digan cosas que quien las ha sentido las reconoce, aún no habiendo encontrado antes la manera de nombrarlas...
    besotes!!

    ResponderEliminar
  3. Los humanos somos ciclotímicos, unas veces alegres otras tantas tristes, es la vida, por eso vivamos los mejores momentos, que los malos ya vendrán sin necesidad de llamarlos.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Estoy contigo, ya sabes que siempre he dicho que uno escribe lo que le sale del forro, y si el momento de hacerlo refleja su estado de ánimo y este es alegre pues los que te quieren nos alegraremos, si no es así frunciremos el ceño y pensaremos, seguramente, un poco en lo que dices, porque de todas maneras ya sabes tu que cada cual con su cadacuala una vez que pasa el momento :)
    En fin preciosa, de todas maneras, yo deseo que lo pases bonito... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Me apena que estés mustia, pero es bueno que lo sueltes. No hay mejor terapia que hablar de lo que nos molesta.
    Y si a alguien no le gusta, supongo que tiene la opción de no venir.
    Abrazo cálido.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo, hay que escribir con las vísceras independientemente de los demás.
    Pronto virarás la barca, no tengas prisa.

    ResponderEliminar
  7. ¿Por qué no leer las cosas tristes si la vida es un conjunto entrelazado de tristezas y alegrías?
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tú sigue escribiendo cuando quieras, de lo que quieras y cómo quieras. Así son las entrañas.
    Esos puñetazos íntimos no tienen precio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hay que ser espontánea y jamás fingir estados de ánimos que no se sienten cuando se escribe.
    Al que no le gusta la tristeza que se vaya a leer chistes.
    Bello texto, Zarza.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. cuando uno está triste, venga la tristeza

    Quien jamás haya experimentada estar triste, jamás le cantará a la tristeza.

    estoy triste. Hoy estoy demasiado triste.

    Solo pues, abrazos

    ResponderEliminar
  11. Quien te quiera te quiere triste o feliz, Con que estés de acuerdo contigo misma qué importa el resto.

    A mí tus letras siempre me dejan algo.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  12. Me parece perfecto que escribas sobre lo que tú quieras. Por que si vas a tener que mentir en tus escritos y escribir sobre temas prefijados, entonces como bien has dicho ¿Para que escribir? Si lo más seguro es que en ese caso no lo harías con ganas ni con sinceridad.
    Sigue así, sin poner barreras a tus preciosos escritos.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  13. Querida Eva... te aplaudo.
    Bueno, ya algo me conoces :)
    Sobran las palabras.

    Un beso grande, querida mía

    ResponderEliminar
  14. No no noooooooooooooooooo... también hay belleza en la tristeza, también hay que pasar los malos tragos y elevarse... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Pues no parece que estas anclada. Creo que tu alma esta volando muy alto. Saludos. Me encanto leerte.

    ResponderEliminar
  16. ¿Ladran? Luego cabalgamos.
    La tristeza es bella, mejor así, pues es más humana y duradera que la alegría.


    Bss leona!!!!

    ResponderEliminar
  17. La belleza, creo, que suele estar esperando detrás de las barreras. Me gusta mucho como escribes y te reconozco en las palabras. Mil besos

    (perdido tfno y mail, es lo que viene pasando en los últimos tiempos, parece que estoy condenada a aislarme del mundo. Ponte en contacto conmigo cuando puedas. No te pierdas la portada de El Mundo del sábado pasado)

    ResponderEliminar
  18. Cada uno en su espacio puede escribir lo que le plazca, y no tiene porque ser todo jolgorio y chistes. El estado de ánimo de uno es muy importante, y lo triste a veces es de una gran belleza. Tú escribas de lo que escribas, siempre lo bordas.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  19. Es de valientes saber reconocerse como alguien vulnerable. Aun cuando parezcan dos cosas totalmente diferentes.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva