jueves, 31 de julio de 2014

IMPASSE

Me estás esperando entre la acera y el rincón de la farola apagada. La luz anda a trompicones desvanecida y la bruma espesa como telón de fondo tapiza el callejón. Acorralada entre el muro de ladrillos y tu pecho, tu boca besa la mía.  Me adentro en ti mientras levantas mi falda. La acera se difumina. Suena la sirena de un viejo cadillac  mientras la niebla de tu cuerpo espera mi luz en el oscuro paladar de tu calle.

El tiempo se ahoga en el ron de la memoria. Sobrio, el minutero recorre las caderas de mis sombras llenas de adioses abrazando las tuyas.
Una muchedumbre vaga entre las venas de  las callejuelas bajo  los meandros oscuros e infaustos de un puente instaurado entre tus manos y mis cicatrices.
Salgo taconeando por la ranura de la vieja calle y balbuceas mi nombre. Golpea el silencio. El timbre de tu voz suena a amaneceres ciegos de ternura. Las farolas se apagan. La bruma se diluye.

 Los pasos vacíos nunca dejan huellas...



21 comentarios:

  1. Yo diría que algunos pasos aunque me tires de la oreja sí que dejan huella...
    Nos vemos prontito.
    La bise, taouée!

    ResponderEliminar
  2. "Los pasos vacíos nunca dejan huella" Excelente, de algún lado me suena esa figura pero no sé si es su música.

    Excelente texto.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  3. Me ha apasionado la descripción del callejón y el parareleismo con la de los protagonistas.
    Genial querida Eva.

    ResponderEliminar
  4. Cuidado por esos callejones, cuando da el recalentón da, y no hay más remedio que suavizarlo; pero ojo que hay por ahí mucho psicópata al acecho de lo que se hace y lo que se huele.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso a más no poder...
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Ay!
    Esos amaneceres añejos y febriles, ya no volverán nunca mas...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Lo que falta para colmar la oquedad de los pasos: un compás de espera y un vuelta a empezar idénticos escenarios...

    ResponderEliminar
  8. Aplausos largos y llenos de verdad.
    Me hubiera gustado escribir esto.
    Un ejemplo de literatura negra, con misterio, deseo, sombras y una pizca de tragedia.
    Bravo, Eva.
    Un beso.
    Y esa canción...

    ResponderEliminar
  9. Una vez más nos dejas un texto maravilloso.
    Eres pura poesía.

    Esos pasos vacíos dicen tanto...

    Besos, querida Eva

    ResponderEliminar
  10. Resquicios. Los callejones siempre evocan algo

    ResponderEliminar
  11. Pero esta poesía tuya sí, un beso.
    Es preciosa enhorabuena. Eva.

    ResponderEliminar
  12. Nunca un impasse en letras contuvo una callejuela más llena de pasos vacíos repletos de belleza brumosa iluminada por una farola apagada con la cegadora luz de tu pluma :))

    Jo! gracias EVA, precioso.
    Que agosto sea bueno contigo, un beso grande.

    ResponderEliminar
  13. Excelente esta prosa con esos pasos que se alejan y suenan como el eco del dolor y el desengaño en la noche.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que cada día escribes mejor, estoy segura.
    La poesía de hoy me ha encantado.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  15. Eva encumbrada y encumbrándose en la poesía.
    Magnifico

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Ahí se está jugando nuestra vida... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Los callejones oscuros son ya el reino de la miseria y la navaja... ¿A dónde fueron los besos de penumbra y ron?


    Bss, leona

    ResponderEliminar
  18. En el fondo siempre queda un final en el vacío.

    Muy bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Encantadoramente bohemio. Acaso podremos alguna vez escapar de néctar? Me ha gustado enormidades, Eva. No me canso de decirlo, eres grande.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Y al final las huellas de disuelven.
    un beso desde otras huellas.

    ResponderEliminar
  21. Cuando se llega a un impasse, zas, se da un brinco y se saltan las tapias.
    Salu2, Madreselva.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva