domingo, 7 de septiembre de 2014

OS DEJO LA LLAVE

Nunca me ha gustado lo extremadamente dulce, menos aún lo encubierto de falso azúcar, y todos sus sucedáneos. Soy más de amargo y de lo que lleve sal. Quienes me conocéis, sabéis que no miento.
Y tal vez por eso ya desde muy chiquita desconfié de la gente dulce, amable y que se hacía pasar por cándida, a mí que me dejen las secas, irónicas y vulgares, porque con ese tipo de personas me llevé siempre mejor, no había que esforzarse tanto en aparentar.

En esta bitácora he dejado mil ficciones, unos cuantos versos mal escritos, algo parecido a un poema, y sobre todo encuentros con el pasado, que si bien para la actual mayoría que tiene una fijación con el aquí y ahora y un presente feliz a toda costa, yo creo que  personalmente me eran muy necesarios. Ello en muchos momentos atrajo a la tristeza, y hoy ya nadie la quiere comprar en tiempos de crisis, por eso hay que dejarse arreciar por la tormenta y no vegetar entre las nonadas que no despiertan mi cerebro inquieto. 
Tal vez lo que ocurra (y esto es muy personal) es que la gente tenga miedo a seguir viéndose en el espejo o frente a sus deformados recuerdos, cuando en el fondo, los que dicen mirar siempre adelante, hacia adelante, se enclaustran, suelen tener el trasero más apretado que una bailarina de ballet, y la mente más  helada que un par de polos aunque se la derritan de uvas a peras.
Sé que hubo un tiempo en el que desgañité mi rebeldía, en el que me arranqué las greñas, y me corté de un tajo la cobardía y en el que me negaba a aceptar lo que irremediablemente terminaría ocurriendo. Hoy, refugiada en la retaguardia,  y ya cansada, bailo entre mis enemigos y les hago creer que mordí el polvo, a sabiendas de que el mundo no me cambió a mí,  ni yo a él, y que quedamos en tablas escrutando nuestro más mínimo gesto por el rabillo del ojo.

Hoy os dejo en pocas letras  todo el recorrido de esta bitácora que podría resumirse en un escueto diálogo en el que sumamos años e intercambiamos comentarios, algunos, muchos,  la mayoría fue de gente que abandonó la barca antes que yo, y de muchas, tantas personas que aprendí a querer y a apreciar y con quien compartí sueños, lluvia, miles de besos des-lunados y luneros y que desaparecieron antes de que yo lo haga:

-         Dame un sí.
-         ¿Sí?
-         ¿Eso es un sí?
-         No.

Este diálogo podría ser el resumen del perfil de esta Madreselva Rebelde.

Andar mil pasos es hacer mucho camino, y en él ha habido piedras, suspiros, enojos, mil delirios, depresiones ajenas y propia, puentes, migajas, palabras de amor y de aliento, viajes, aventuras, lo que me pasó por la cabeza,  arrebatos y caricias, refritos e intentos de reinventarse en cada tecla, envidias, anónimos, hipocresía, verdades que han dolido, plagios insípidos, latidos frescos, el corazón desgarrándose  y el alma en un puño, cerezos y amaneceres desde el otro lado del charco, algo de sinceridad, manos amigas, y París y la mar, España siempre.

Os dejo la primera canción que colgué en mi primera entrada en 2008.

Porque aún tiene que llover... y salir a mojarnos.


o







30 comentarios:

  1. Eva... ¿estás de coña?, no quiero oír que te vas, aunque sea dicho de esa maravillosa manera con qu tú dices las cosas.
    Me has emocionado.
    ¿Tú abandonando el barco?, no quiero la llave, haz el favor de quedarte con ella y seguir abriéndonos tu casa.
    Me pregunto si quizás no te he interpretado bien y querías decir otras cosas, no sé... estoy hecha un lío. Deslíame.
    Besos a mogollón.

    ResponderEliminar
  2. Heyyyyy, aquí la empalagosa de turno, pero con mala leche de sobra para decirte que no imagino esta blogosfera o como se llame sin ti, ¡no sa jodío mayo! como decía mi madre, que vete tú a saber porqué tenía que ser ése y no otro mes, pero que me da igual y me viene bien para decirte que ni loca te vayas...
    Bueno, que te quedes con tus locuras aquí, con tus venas abiertas, tus punzadas y costuras, con tus estallidos de volubilidad escondida y al fin abierta...
    Vamos, que te tomes el kit-kat y ya vuelvas como si de un boomerang se tratase.
    Me chifla como escribes para bien y hasta para mal, como ahora, pero sigue haciéndolo.
    ¿Sí?
    Besos muchos, hermosa.

    ResponderEliminar
  3. Me viene a la cabeza una conversación en una tarde cualquiera...
    Hablamos.
    Y recapitulamos.
    Y te adoro, Eva, por como eres.

    Hoy te abrazo con todo mi cariño

    ResponderEliminar
  4. ¿A que sabes lo que te iba a comentar? Pues, Eso. :)))))))


    bss, leona.

    P.D: ¡Que viene el loboooooo!

    ResponderEliminar
  5. Eso es, lo que hace falta guerreras, en el buen sentido de la palabra si una mismamente(...) como se dice por los sures no guerrera con sus miserias y desencantos y se cae y levanta y vuelve a equivocarse pero eso sí con la cabeza bien alta que para eso somos humanos y nadie esta por encima.

    Eres auténtica y eso se nota, por eso te queremos Eva.

    Bueno otra vez por estos lares y a ponerse las armaduras para luchar contra todos los inconvenientes...Crisis o mala leche: pero todo por un exceso de ambición de unos cuantos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La llave puedes dejarla donde siempre, bajo el felpudo....yo sigo leyendo y con la confianza de que tu puerta está abierta

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Mirar de reojo el mundo es un ejercicio que se está extendiendo más de lo que muchos desearían. No es mal ejercicio teniendo en cuenta que cada vez son más los dardos que se lanzan y que debemos esquivar. Mi afecto no es una compostura, bien lo sabes y la dulzura solo la conoce quien de verdad me importa. La llave bajo la maceta de "no me olvides" .
    Besos, mi querida Eva.

    ResponderEliminar
  8. La verdad, me cuesta decir algo lo único que atino a decir es que no te dejes vencer y, que lo que digan o hagan destapa el grifo del lavabo y déjalo correr.

    No hagas caso a las personas mal intencionadas no vale la pena.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Ya sabes que yo pienso como el lindo gatito... :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Cada vez me preocupa más escribir una opinión en este juego de comentarios que todos nos traemos, por eso cada vez lo hago menos...

    Cosas como llamar demasiado la atención cuando esa nunca fue la intención, o leer una sobredosis de dulzura y preguntarme ¿pero adónde voy?

    Mas cuando leo frases como "y no vegetar entre las nonadas que no despiertan mi cerebro inquieto" tengo que entrar y decirte que lo entiendo, te entiendo. Que mil es mucho o quizás no, y que los cambios... ay!

    Y que mi abrazotrote, de osa, solo va entre tú y yo

    ResponderEliminar
  11. Tiene que llover.
    No es sencillo evitarlo, Eva.
    A mi corto entender, obviamente.
    Por un casual [mente] prefiero apearme en las 'nonadas' antes que caer envuelta en su red viscosa.
    Puedo darte un abrazo?

    ResponderEliminar
  12. El mundo nos observa, y nosotros le devolvemos la mirada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. sólo te diré que aún tiene que llover... y que seguiremos mojándonos, lo que dependiendo del día y de la temperatura, será bueno o será malo... pero seguirá lloviendo... eso es poco pero seguro...
    muchos besos guapísima!! y un abrazo muy fuerte!!

    ResponderEliminar
  14. La retaguardia es un buen sitio para seguir luchando.
    Esa llave es maestra y puede abrir cualquier puerta que se resista.
    Mil besos, Madreselva.

    ResponderEliminar
  15. Como al chocolate, al cual el toque amargo lo hace divino. Canciones de Manolo, esta muy especialmente... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Te guardo la llave hasta tu regreso.
    Yo ya ni en el café echo azúcar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  17. Me encanta como escribes. Felicidades;)

    ResponderEliminar
  18. Mi niña, pese a tu rebeldía, escondes un corazón sensible al que debes proteger y no permitir jamás que nadie lo roce y pueda herirlo.
    Por aquí se suele decir que hay que echarse las cosas que no nos gustan a la espalda y seguir caminando.
    Sabes que escribes fenomenal, que nunca has tenido barreras para hacerlo y que te queremos por ser así.
    La lluvia seguirá cayendo, es algo que no depende de nosotros.
    Evita que te moje y lo tendrás solucionado.
    ¡Tú vales mucho, mi niña!
    Y no lo digo para halagarte.
    Hoy te invito en mi espacio a una crema de tomate con langostinos.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  19. Si te hiciera un comentario, esta sería la cuarta vez que se me borra al darle al intro. Así que te comentaré en otro momento.
    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Estoy inmersa en un fuentón de problemas y medio borrada de la web, hoy vine a saludarte y otro fuentón de agua helada se me derramó encima.
    Es una pena, Zarza, tomate un respiro, un tiempo, pero volvé y no con la frente marchita como dice el tango, sino con la cabeza en alto y diciendo lo tuyo, que a tantos nos gusta como lo hacés.

    Un besazo, hermosa y te esperaremos.

    ResponderEliminar
  21. ¡Ah, querida Eva, recuerdo bien aquellos tiempos en que nos conocimos! Si leyera todas y cada una de tus entradas las reconocería con seguridad.
    Por eso tengo una copia de la llave a buen recaudo.
    Te abrazo largamente

    ResponderEliminar
  22. Espero que vuelvas, porque he leído varias despedidas tuyas. Por eso te digo hasta luego amiga! Pero vuelve....
    Me quedo con esta llave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nos hemos cruzado en mi blog!!!, gracias por ese lindo comentario. Please don't go!!!

      Eliminar
  23. Me encanta este blog, tiene un toque personal muy difícil de encontrar y no me gustaría que te fueras. Espero que sea algo temporal y corto.
    Tus llaves están a buen recaudo.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  24. Eres una gran guerrera... Hasta me parece que perteneces a otra época, ni del pasado ni del futuro; algo así, como de esas historias perdidas en el tiempo. Admiro mucho esa conexión que tienes con tu interior. Muchos quizá pasamos por la vida sin entender con tanta claridad lo que sucede al rededor. Y vaya manera de expresarlo. Los ángeles tienen dos alas, tú al ser la versión de combate de ellos, debes tener por ahí unas seis.

    Besos, te mereces más de mil.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva