sábado, 6 de septiembre de 2014

UN ÉTÉ INDIEN


Te dejaste la primera vez una colonia flor Azahar, te la guardo.


Los tibios  amaneceres de un verano que juguetea con las revoltosas hojas de un otoño vespertino,  me llevan en el primer bus de regreso a casa mientras duermes.  
Arrastro la ilusión por el sendero de la metódica voz que tras los cristales empaña la vida. Impotente e indiferente  veo morir todas mis sombras en el eco de un siniestro ataúd de dormidos deseos.
Desde el muelle despedazado por el último huracán, con un pie en las aguas del Sena  y la sombra de un norte que se despereza bajo un été indien y tan parisien a finales  de verano, entre nubes negras y perlas de plata que bifurcan en mi boca,  mordisqueo mis labios hasta hacerlos sangrar, mientras florece mi sonrisa y mi voz,  acurrucada en la hambruna de tu pecho,  acicalando la inofensiva vehemencia de una resaca en calma.
Lacero la frontera que nos separa y alborota, rompiendo normas, debilitando la sequedad entre los mordiscos del alma.
Transgredimos esencias cubriéndonos de  bálsamos que ya no curan y llevamos las arrugas en el rostro sin necesidad de enmascararlas. Atrás quedó sepultada con su mentira acendrada, la hipocresía que ya olfateamos en cuerpos ajados de misterios obsoletos, y  así, dejando al descubierto nuestros surcos, reconocemos en el espejo la misma desgana, haciendo catarsis, arrancando la esquirla de la memoria quemándola en el olvido, sin rebelarnos siquiera cuando estalla la rabia, el desconsuelo y el desaliento.



Parigi, Paolo Conte.



 



8 comentarios:

  1. Un precioso colorido en tu texto.

    Besos Eva.

    ResponderEliminar
  2. Ir de viaje con Paolo Conte que sueno !

    ResponderEliminar
  3. Escribes desde los huesos, hermosa chica.

    ResponderEliminar
  4. Ahora me lo explico, ya podía buscar yo la colonia...
    Aunque pensándolo bien, no puede ser, como no te la llevaras tu... jajajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Eres única , en esta forma de escribir, directa pasional y lo mejor como demasiada razón.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. devuévesela cuando vuelva
    si vuelve
    la colonia.
    no, la colonia, no: si vuelve
    quien tiene que volver. Si no, pasión por pasión.
    una sonrisa y un gustazo con 'il treno' y el Conte, Paolo

    besos, Eva

    ResponderEliminar
  7. He ido en ese bus como un alma más. Y he leído toda la poética de tu prosa, asistiendo silenciosa, a la visión de la pátina sepia del recuerdo. Y me he bañado en nostalgia en cada palabra de tu maravilloso texto.

    Besos, enormes, para ti, mi querida Eva

    ResponderEliminar
  8. Bellísimo texto, Madreselva.
    Salu2 lutecios.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva