domingo, 15 de febrero de 2015

LLUEVE ENTRE DOS PUNTOS



"Escribo de modo distinto a como hablo, hablo de modo distinto a como pienso, pienso de modo distinto a como debiera pensar, y así hasta llegar a la más honda tiniebla" Franz Kafka.





El café esta mañana sabe más ácido y amargo, y desde los rascacielos que diviso, se estremece el tiempo. Cae la mañana austera, plomiza, como un destartalado punto de exclamación.
Yace inexorable el tiempo mezclándose con las redes que nos atan a sus instantes insumisos, pero ya no lo revolvemos con la cucharita del pasado, ni lo agitamos al viento de las promesas.
Son exilios voluntarios, aquellos que elegimos un día, exilios dorados con los que nos comprometimos un día no tan lejano. Queríamos cambiar el mundo. Quisimos cambiarlo todo para no permanecer en la comodidad de los pronombres tú y yo
Y así me exilé de tu boca, de aquel mar nuestro de cada día, y del silencio intrínseco,  de las vagas noticias que cada vez y más esporádicamente llegaban, y llegan como algodones de azúcar o metralla desde allí. Aquí aprendimos a ser siluetas que se perfilan en medio de una muchedumbre bajo el desgarro de las raíces que no logramos arrancar de cuajo. 
Entendimos entonces que el exilio de uno mismo, era el único exilio, el origen de todos los exilios.
Hace años que ya no distingo los adverbios de lugar, los aquís perfumados de allís se han disfrazado en un espacio despojado de tiempo que baila en anocheceres que ya son mañanas. 
Son maraña de un limbo en el que se entretejen aún aquellas viejas miradas, pero ya bajo un eterno punto de interrogación.



16 comentarios:

  1. Me gusta mucho tu concepto de exiliarse de uno mismo, ya me has dado materia prima para darle vueltas, gracias guapa!
    No conocía esta canción de Serrat, es genial, mas gracias, guapa!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Contemplar dónde estamos y comparar con el mapa que trazamos, puede resultar triste, pero en ocasiones tan solo se trata de una pausa, un descanso en el camino.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ahora mismo me voy hacia un exilio forzado

    ResponderEliminar
  4. Ahi en ese localismo marcado de mapas poco resta por hacer. Está todo previsto o por prever.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ese exilio voluntario que, un día escogimos ...-Te entiendo perfectamente y, a mi también se me desdibujan un poco los adverbios de lugar...Donde este bien, ese es...tu lugar y después en cualquier lugar se esta bien; siempre que estés contigo y tus consecuencias.

    Un beso lunero y carnavalero:)))

    ResponderEliminar
  6. Pues como hablas no lo sé, pero como escribes me encanta, y me refiero a ti Eva .
    Besito

    ResponderEliminar
  7. Me gusta que destartales el emociómetro de un presente que ¡ya fue! Si el "hoy" es nuestro único capital, pues a vivirlo con todo y sus consecuencias. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Un tema importante el de hoy. El peor exilio, el que desgarra el alma del exiliado, es el forzoso. Los exilios voluntarios son otra cosa; una arriesgada decisión soñando mejorar la vida física e intelectual y es gratificante durante años, aunque, con el tiempo, hay días de nostalgia porque las raíces tiran hacia la tierra. Pero también se echan raíces en el lugar donde se vive. Y es muy enriquecedor tener tantas raíces que sujetan a la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hay épocas de exilio voluntario creo que todos hemos pasado por ello.

    De repente se vuelve costumbre y se vive mejor, exiliado voluntariamente.

    Interesante texto.

    Besos mi Evita.

    ResponderEliminar
  10. El exilio elegido es como la soledad elegida, con sus pros y contras, como la vida, pienso.
    Pero tú lo describes mejor, mucho mejor.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Aquí aprendimos a ser siluetas que se perfilan en medio de una muchedumbre bajo el desgarro de las raíces que no logramos arrancar de cuajo...

    Hace un tiempo dialogo con el silencio, me ayuda a no perderme en el desarraigo voraz de un exilio sin tiempo.

    Hoy, dialogo con tus letras y lloro...

    Un besote, Eva

    ResponderEliminar
  12. Precioso texto, Zarzamora. Como todos.
    Salu2 adveriales.

    ResponderEliminar
  13. Yo ya no sé, ni quién soy, ni dónde estoy ni dónde iré a parar. Cada vez estoy más liado y confuso; como dice el pirao de Dinio, la noche me confunde.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  14. Esos exilios los conozco muy bien, así que, cada palabra que has escrito se me ha clavado en el corazón.
    Limbos... tan profundos, tan sanadores a veces, tan despiadados otras.

    Besos, querida mía

    ResponderEliminar
  15. Profundas y certeras tus letras para ese exilio voluntario.
    Me ha gustado el video de Serrar, gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva