jueves, 11 de junio de 2015

DE MONOCITOS Y OTROS LEUCOCITOS


Me despierto hematológica con un sol radiante respirando por las venas.
Con el hemograma saltando por los aires y guiñándole un ojo a los hematocritos, que risueños, e intentando ganarle la carrera a la VSG  me cogen de la mano para sacarme a bailar. Los leucocitos me piden un tango con la pierna estirada en alto vuelo con la raja de la falda polinuclearando faralaes mientras los neutrófilos y los eosinófilos le dicen a los linfocitos que aunque ellos hayan proclamado su alto vuelto en un hip hop, las plaquetas ya están listas para la presentación del nuevo CD que estrenaremos este próximo verano ya en ciernes.
Que nos  sobra creatinina por bulerías para seguir inflamándonos el pecho ante tanta velocidad de segmentación globular.
Que con este ritmo tan alto navegando por la sangre, vengan piratas a mí. Y que llegue pronto la San Juan para abrazarme a tu cintura.
Y pisst, pisssttt, sí, a ti te digo,  y te repito, sin mentirme ni mentirte, que ya sé que no habrá milagros, pero que ¡ay!,  esa  sonrisa bien vale todos los besos que has dado y que diste,  que sí, que va e igual hoy te pasa como a mí y que levantarte es un tormento, y te dices que qué más me da si perdí/mos más batallas de las que gané/amos, y ni siquiera cosechamos ni un tercio de lo que sembramos, y que aunque a todo cerdo no le llegue su San Martín seguiremos comiendo jamón bajo la luna de Triana.
Que vale la pena esperar, dices,  que por muchos guantazos, aguante/s,  que quién sabe los ases que esos tacones nuevos aun guardan debajo de las suelas, o ese cuello de tu camisa la de carmines por lucir, que hasta esta misma mañana me sorprendieron mis labios cuando te estrené un te quiero recién duchadito y perfumado y te lo planté en mitad de la boca para desayunarte a besos con mermelada de rosas sous ce ciel de Paris siempre renovado.  

Y que mientras tanto, sigas haciéndome sonreír como tú sabes, sin dejar de jugar al escondite o a la rayuela hasta tocar el cielo, hasta que duela, o hasta que el último metro se nos lleve por delante, 




sacándole la lengua a estas certidumbres pese a que las sintamos afiladas en el quicio de una nueva caída, y sí, por favor, sigue sonriéndome en la boca mientras me besas, y hazme saltar la bilirrubina que me queda por las nubes, y ya que estamos…  venga, vale, yo te haré estallar la hemoglobina, mientras vas componiéndonos los acordes de esta analítica viral: La Vie en Rouge!.







21 comentarios:

  1. muchos de los protagonistas en esta singular sala-sabor hospitalario van a irse de vacaciones rápido, seguros de que, sin su presencia, ni la sonrisa se te desdibujará de la cara. Que sí, que no, que no hay mal que cien o más años dure...y ¡a bailar se ha dicho la mañana y la noche de San Juan, ya aquí, llegando, breves..


    Besos

    ResponderEliminar
  2. Eres una artistaza, ya está!
    Muaaaaaaaaaks!



    PD
    fuera no sé ( ojalá tb. bien) aquí la analítica, fantástica!!!
    ...Puedes comer y hacer lo que te de la gana jaja

    ResponderEliminar
  3. ¡Arriba esos ánimos, Zarzamora!
    Seguro que con el verano todos los niveles volverán a su cauce.
    Salu2 anima2.
    ¡Ojaláaaa llueva caféeee en el caammmmmmpo... de Mars!

    ResponderEliminar
  4. Joder me has dejado hecho polvo con lo de la analítica y sus nombres; eres hasta toda una experta en medicina. Yo lo único que me tengo aprendido de los análisis de sangre, son las palabrejas; triglicéridos y colesterol, porque siempre los tengo por las nubes. Pero el rebuje que has hecho tú en un momento "me has liao, pero del tó". Sigue bailando tangos, sevillanas sardanas y todo lo que te plazca, porque contigo aunque estés pachucha, me parece que no puede ni Cristo. Eso del San Martín les llegará a otros, a los malos, pero nosotros tenemos que durar más que un martillo enterrado en paja. Que te sigan queriendo y besando, y que no me entere yo de lo contrario. Muchas gracias EVA por tus comentarios; eres más fiel conmigo que El Cid lo fue con su rey y te lo agradezco de verdad.

    Besos querida EVA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, tu lealtad ha sido sin nombre y mil veces superada, con tan poca Dama (yo) más que la del Ricardo aquel con tu corazón de león.
      Gracias a ti por tu correo, por estar ahí siempre, y no es que te lo deba, pero cuando una está bajita aprecia el doble gestos como el tuyo.

      Besos a ti querido, Rafa.

      Lo que tengo no es contagioso, (que te puedo besar, digo) como suelo hacer en estos casos, y pa no fastidiar a nadie, me castigo auto-inmunemente.
      ;)

      Eliminar
  5. Comprendo que tengas revolucionado todo tu organismo, igual que entiendo que se lo revoluciones al más pintado. Chica eres la vida en ebullición. Te admiro.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Anda, anda, déjate de todos esos palabros medicos, que les den, y céntrate en Triana y a soñar a rienda suelta, es mucho mas rentable para el body y el espíritu... :)
    Besos y salud...

    ResponderEliminar
  7. Haces incluso de la sangre textos tan bien logrados. Si no fuera porque me gusta ser yo, querría ser tú.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Otro de tus hits con este texto, te digo que da para más.

    Es increíble como manejas los resultados de un laboratorio y lo bien que lo haces.

    La melodía que acompaña precioso este Juan Luis Guerra es un poeta nato, cada canción un poema.

    Te dejo un beso y todo mi cariño.

    Hasta pronto Evita.

    ResponderEliminar
  9. De verdad de la güena pero que agilidad para encadenar palabra y más con estos nombres tan quimipalábricos...uff que he puesto ni yo se lo que quiere decir pero a que es chula;)

    Venga a romper esos zapatitos y el San Martín que se vaya para otro lado que aun tienes mucha sangre para dar y tomar...

    Besos Eva.

    ResponderEliminar
  10. Seguro Zarzita que toda esa analítica, ya se está encauzando porque de lo contrario, con menuda paciente ha topado...ella no tienen idea.
    Y yo que pensaba que todo fué cosa de un chequeo habitual...
    Bueno tienes gana de bailar, y ole y ole tú mi preciosa.
    Ánimo mucho ánimo (que sin duda no te falta) y prepara esos tacones para la noche de S. Juan y abrazarte a su cintura -:)
    Me gustaría enviarte toda la fuerza del mundo (que por lo que se ve te sobra) pero ya sabes...unos mimitos nunca están de más ¿a que no? Yo te mando todos los que necesites y alguno más.

    Y ese abracito nuestro...siempre hoy especialmente.

    ResponderEliminar
  11. Dentro del hemograma y de la fórmula leucocitaria habrá revuelo, pero la garra interior, la fuerza y tus ganas van a poder más.
    Lo que nos dejaste es divertido, siempre creativo, con sus pinceladas infaltables de poesía y leyéndote y escuchabdo al José Luis, a todos nos subió la bilirrubina.
    Un abrazo gigante, linda Zarza.

    ResponderEliminar
  12. yo veo una rayuela y siempre me acuerod de Cortázar.... y hasta casi que veo un tren y entonces se me viene Buster Keaton....

    esto que digo es amor también! claro que si! besos Zarza...

    ResponderEliminar
  13. Gran texto. Y ahora, fuera de la escritura, mejoremos el contexto.

    ResponderEliminar
  14. A mis amigos siempre te leuco-cito...

    ResponderEliminar
  15. Ya conoces los estragos de la primavera en la sangre... Y San Juan, ya cerca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. La mermelada de rosas es rica en besocitos bajo el cielo de París...úntate el alma de mermelada de amanecer y rosas y la sangre cantará coplas.


    bss leona.


    p.d.

    Y enhorabuena, hicisteis fuera a la Rita Barbudá :)))) ¡Visca Valencia!

    ResponderEliminar
  17. Pinta bien :)
    Yo le haría caso.

    Besos, querida Eva

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva