jueves, 28 de enero de 2016

TURISMO EMOCIONAL





Post Largo... para el fin de semana.

Día A.

Amanece despejado, y el sol se despierta descarado en tu sonrisa, a la que se abrazan mis ojos. Y ya van seis semanas.

Sé que el mundo está jodido ahí fuera, y que detrás de los cristales se despereza ya febrero y ya nada sigue igual ante un simulacro en apariencia estático.
Sigue este invierno con disfraz de primavera jugando al escondite entre tus pupilas y mi escote, entre mis manos y tu boca, siguen girando las manecillas del jodido reloj al que mi calendario ya no le cuenta sus razones. No me pidas siempres que no existen para evitarme así tener que pronunciar algún jamás o nunca cuando menos te lo esperes. No quiero  más razón de ser que la de cuando se me cae la poca cordura que me queda, y a ti, la mucha desvergüenza de quitarme el sueño por las noches.

Día B.

Amanece mi boca en las saetas de ese reloj que no ha cesado de girar desde aquel día en tu ombligo. Hoy ha perdido la vergüenza y se pasea de un lunar a otro, y tira porque le toca.
Me despiertas con un susurro con cara de disparo ¿Quieres quedarte conmigo?  Sé que el mundo sigue jodido ahí fuera. Y digo que sí cosiéndote la boca enumerando razones, y es que no has puesto ninguna de esas caras raras en todos estos años cuando te he gritado y en lugar de enojarte te han hecho reír mis arrebatos a los que has dejado dormir hasta el día siguiente,  y me escuchas y comprendes en mis peores momentos, esos en los que callas acariciándome entre pecho y espalda, y me haces el amor con una sonrisa mucho antes de perdernos en las sábanas, y cuando nos llamamos a altas horas de la madrugada, no necesitamos preguntarnos si estamos dormidos, ni pronunciar  un “disculpa las molestias”, sabiendo que es una necesidad encontrarse a destiempo, que soy tu prioridad aunque se te enfríe la cena, y estás ahí pese al paso de los años, aún tras ver lo desagradable e inoportuna, y más rara que un perro verde puedo llegar a ser, porque me has comido el pintalabios y revuelto el pelo antes de llegar al hospital y al llegar de fiesta, porque le escribes versos a mis arrugas y no a mis pestañas, porque me dices te quiero cuando temes perderme, diciéndome que no lo haga y preguntándome si puedes volver a quedarte.

Día C.

Mañana de paz y grises tímidos.
Sentada en mi bar, escribo con muchas comas, y punto y comas, y suspensivos, para no ahogarme cuando te pienso. Ya luego viene el punto y seguido,  y en el aparte estás tú, principio y fin.  Ya ves, tú muriéndote por leerme y yo asfixiándome para escribirte.

Día D.

Es así, hay días que no sé cómo frenar este dejarme llevar. Día marrón.
Esta mañana miré por el retrovisor restos de tempestades y daños colaterales y ajenos, heridas reabiertas, hinchadas y hundidas de culpas, como cuando remas  la soledad y lejos de cualquier orilla lo mandas todo al pairo y te da por  bailar frente al espejo, regateando principios y miradas como la novia pirata de la nada a la defensiva, ante el  arbitrario desencanto de una ruleta rusa que no da con la bala justa, caminas las aceras jodidas, admiras el cielo apagado,  consuelas a las maltrechas estrellas, y se inundan los pulmones con el azufre de un paraíso sin derecho de admisión, bebes el breve artificio de quien confunde potencia con intensidad, te comes a mordiscos la temeridad con valentía, y le pones el sonotone a un griterío de sombras y retomas tu revolución.  Hasta qué punto es puta la vida y hasta qué punto también lo seré yo, nada que confesar ahora que me arrodillo y no queda ningún Dios, ninguna guerra por la que perder la vida contigo. Y así,  quedará algún jueves colgado en el calendario, como este jueves, (qué pinches cabrones son los jueves) hasta que no duela, mi vida, hasta que ya ni me confunda toda esta polvareda.

Día X.

Llego a nuestra cueva. Tienes una nota, Eva. Desdoblo el papel, puedo olerle la nicotina del desencanto:

“Borracho perdido, abandonado al humo de esquirlas diversas, habité garitos en la espera de que alguien me ofreciese un pecho. En el extremo de la barra; donde todo se condensa. Gracias, nena”.

Te recuestas bajo la penumbra en el viejo rincón de siempre. Con la mirada perdida buscas mi voz mientras la tuya se baña en las últimas gotas de alcohol que se perfilan en el escuálido hoyuelo de lo que queda de tu ajado rostro.
Te acaricio con ella, como cada vez que vienes a buscarla. Fiel amante de mis viernes perdidos, el destello centelleante de tu locura  se refleja en mi voz al sonar un bolero.  Exangüe,  cada vez más ronca,  y alejada de algunas notas, bajo un amago de dulzura, como siempre he solido hacerlo esperando no ajarte más el alma, te beso la nostalgia con ella. Y entre mi voz y tus  notas perdidas, vuelan en sinuosos aleteos los latidos escondidos de algún recuerdo.
Te acercas al piano, y lo haces sonar una vez más. Tocas la misma de siempre. Aunamos viejas quimeras en la estela que el humo dibuja con las siluetas de nuestras umbrías sombras,  en un último trago.
Y una noche más alzas tu copa salpicando el humo y la melancolía. Y yo con esa picardía que aún me queda en la mirada, aunque cansada, le guiño un ojo a nuestros destinos.
Algún día dijeron que la congoja tiene nombre de mujer y que me nombras entre vahos y delirios de golpe y de un trago bebiéndote las lentejuelas que arrastra mi nombre, esperando aliviarnos  algún día,  a ti de la pesadumbre del olvido, y a mí, la de los malvividos recuerdos.

------------------------------------------
Dando rienda suelta al corazón:
Tú lo llamas,  Infinitud de los días.

Yo, Turismo emocional.



Os dejo con José Manuel Villacañas, me encanta este hombre. Espero que os guste tanto como a mí.
Feliz fin de semana a todos.  Iré subiendo más música suya en algún que otro post.



22 comentarios:

  1. Dia A+365 : Feliz cumple mi amor !

    ResponderEliminar
  2. Envejecer juntos, sin diluirse el uno en el otro... hermosa manera de vivir la de ser siempre amantes.
    Los días A,B,C,D y luego la incógnita X, has envuelto los días en letras, como un regalo plagado de detalles, en cada adjetivo uno, en cada frase casi otra historia. Has compuesto un poema entre tus comas y nos lo has presentado subrayado con música... ¿Como podremos agradecerte...?.
    Precioso y preciosista, Eva.
    Un abrazo.
    PS. Alguien me dijo una vez; "envejeceremos juntos". Yo respondí que si aunque sabía que era mentira. El me sonrió, creyendo que era verdad.
    No sé porqué pero tu texto me hace pensar que tú responderías que no, aunque creyeses que es mentira y él sonreiría sabiendo que es verdad.

    ResponderEliminar
  3. Se te ve a gusto y feliz, al menos explicándolo, y si estás contenta, me alegro mucho por ti. Has dicho cosas muy bonitas, pero eso de : tú muriéndote por leerme y yo asfixiándome por escribirte me ha parecido muy bello. Buena pinta tienen esas barras de pan de la bicicleta.

    Besos querida EVA.

    ResponderEliminar
  4. ¿Turismo emocional... infinitud de los días? ... llámalo como quieras, un texto fantástico en todos los puntos de la A, B, C, D.... X, Y a la Z ;)

    Un besito EVA y si como parece fue tu cumple ... además de ENHORABUENA por tus letras, FELICIDADES por tu cumple pequeñaja!!! MuaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no, María.
      No es mi cumple...
      2016 llega con 357 días y Manou me hizo un guiño que ya veo puede despistar a alguna...
      Bss.

      Eliminar
  5. ¡Coño, que buenos son los del vídeo!
    Niña, que hoy es jueves, la gente trabaja el viernes, no te adelantes al fin de semana...jajaja
    ¡Feliz fin de semana, si para ti lo es! :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Dichoso el hombre que sea amado, como tu amas.

    Me encanto el día C

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, como siempre, Zarzamora.
    Gracias también por las sugerencias de la anterior entrada. Ya lo oigo en cuanto pueda.
    Merci beaucoup!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno. Estilo propio. Gracias por escribir así y mostrarlo.
    Y muy interesante ese vídeo. No lo conocía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Sabes que yo me quedo sin palabras leyéndote, me encanta como escribes linda. Un beso y abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Como siempre excelente
    y sí creo que la congoja
    tiene nombre de mujer.

    Un beso Eva.

    ResponderEliminar
  11. Turismo emocional.
    Al fin y al cabo es lo que más solemos practicar.
    Se suman días con diferentes matices, con diferentes sentimientos y compañías que acompañan, que las que desacompañan, sobran.
    Morir por leer y asfixiarse por escribir. Momento único donde laten dos corazones.

    Hermoso todo. Hermosa tú.

    Besos, querida rebelde

    ResponderEliminar
  12. Quiero perderme en ese instante, en ese lugar...

    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  13. He puesto esta estupenda música para ir leyéndote, me encanta esa tierna ironía que empleas y estoy de acuerdo con ese (Turismo Emocional). Es necesario de vez en cuando dejar descansar las neuronas...

    Un beso lunero adelantado y que este febrero te siga acariciando con sus rayos de Sol:)

    ResponderEliminar
  14. una maravilla!! no te puedo decir mas!!
    te hacen un guiño y escribes este pedazo de post!?... envidia es lo tengo en este momento!! pero me la compensa lo mucho que he disfrutado leyéndote!!
    buen finde!! el mío empieza ahora!! y pa'mí que mucho no voy a descansar...
    besotes!!

    ResponderEliminar
  15. Me voy y dejo a Eva, regreso y me la encuentro multiplicada por cuatro.

    El abecedario contigo es insuficiente, LO JURO.

    Abrazos muchos

    ResponderEliminar
  16. Intenso turismo emocional nos dejas el día de hoy, linda música.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  17. Una bonita historia en la que supongo que cada uno se verá reflejado a su manera, supongo. Supongo que ahora me toca mirar desde el punto de vista de un cínico y ver estas cosas sin darlas el valor que se merecen. Pero claro, ahora mismo no tengo yo el corazón ni los ánimos para darles el valor que hace unos meses les habría dado, ya sabes.

    Ojalá que pudieras disfrutar de esa historia durante todo lo que durase, de principio a fin: seguro que estuvo llena de momentos bellísimos.

    ResponderEliminar
  18. Maravilloso recorrido lleno de pequeños guiños, de detalles, de complicidades y de improvisaciones para que el amor no envejezca al mismo ritmo y con la poca delicadeza que lo hace el chasis que lo aloja.

    Si alguien tiene la suerte de que lo amen de esa manera que tú describes que sepa que encontró el Paráiso que todos andamos como locos buscando.

    Qué buena música...

    Un beso,

    ResponderEliminar
  19. He dejado tu entrada para éste fin de semana, hoy es festivo por acá.....linda historia, lindos sentimientos, bella forma de contarla!

    besitos Eva ♥

    ResponderEliminar
  20. Bien podría ser una vida resumida, condensada, prensada en 5 días, corazón, porque es que no le falta, ni le sobra ni una sola emoción. Un post magistral versus antológico y leerlo con la música de fondo es ya el summun, cielo.

    Besets reverenciales para tí, cuca!

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva