viernes, 1 de julio de 2016

WHISKY BARATO 1



Siempre hubo en mí, al menos, dos mujeres, una mujer desesperada y perpleja que siente que se está ahogando y otra que salta a la acción, como si fuera un escenario, disimulando sus verdaderas emociones porque ellas son la debilidad, la impotencia, la desesperación y presenta al mundo sólo una sonrisa, ímpetu, curiosidad, entusiasmo, interés.

Anaïs Nin. 



                                                     Solo que en mí reside una,  que no le pienso presentar a nadie...


Siempre había llevado dentro de ella un duelo eterno. Incapaz de sentirse ni inmaduramente feliz ni maduramente satisfecha había cortado el cordón umbilical de esa etapa de la vida en la que estrepitosamente ves cómo se desconcha la pared, y que de no ser así, la arrancas con tus propios dientes.  Martín Santos, embriagó sus ratitas neuronales experimentando su “no pensar” que caló en ella en esa cárcel que a menudo libera, o desbarata haciendo añicos el pensamiento.

Es como esa etapa en la que quieres pintar el mundo de colores, y éste  te devuelve arcoíris grisáceos con tintes ácidos en cada iris de tus pupilas hasta dilatarlas.
Que entiendes que ya viviste, y que cada paso hoy es un mimo sin palabras que sólo con gestos te hará bailar un último tango con tacones y falda corta.




Instantes, donde el espacio, es ese ahí pantomímico en el que los títeres aúllan desarticuladas sombras en los hilos de un desmembrado sueño, y en el que la impotencia oculta bajo cada ciprés la angustia de una perpleja emoción llamada esperanza.




¿Alguien será capaz de lapidar los sueños de antaño o la incredulidad presente?

Cuando  siempre, jamás, nunca, nada, se tornan absurdos adverbios  de un tiempo juzgado, acabas por besar en la boca a ese dual espejo de una mujer, que con dos caras, quiere seguir morir viviendo, y que la dejen en paz enterrada en las páginas de ese libro abierto que no sabemos si acabaremos por terminar un día.





Con un marca páginas se conforma, como parálisis o entre paréntesis de un tiempo que nunca será y ha sido, y es y hasta que se acabe,  seguirá siendo.




Ese tiempo necesario para saber si fuimos capaces de terminar todos y cada uno de nuestros libros, de nuestros arrebatos, de nuestros ímpetus, de nuestros sueños…


O vernos reflejados en esa cinta fílmica en la que desayunaremos cierto día y con diamantes, frente al reflejo de nosotros mismos.


Y, tú, o Ud ¿acaso terminaste/ó todos los libros que empezaste/ó a leer un día? O
¿Volviste/ó a retomar alguno de ellos? O jamás... 

Hoy, 2 vídeos.
:)




24 comentarios:

  1. Puse moderación de comentarios durante un tiempito...

    Besos y feliz fin de semanita a todos.

    ResponderEliminar
  2. Me parece bien eso de que no te descubras a nadie, quien quiera saber que vaya a Salamanca.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será prima, que tras los golpes rastreros, se aprende, aprendemos...

      Besos.

      Eliminar
  3. Un arco iris grisáceo es lo peor que puede pasar en el cielo. ¡Busquemos los colores! ¡Pintémoslo todo de color!
    Últimamente las bebidas barateras me dan unos dolores de cabeza terribles. ¿Me habré vuelto sibarita? ¿O serán los licoreros unos desalmados?
    Salu2 alcoolisés, Madreselva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, vamosssss, pintemos!!!

      Y eso será, Dyheguito.

      Me sucede algo muy similar.
      Que como lo barato antes o después nos sale caro, mejor ya sólo beber licor y del bueno...
      Que lo pachanguero y melifluo por mucho que llegue disfrazado de etiqueta, y su glamour, e intenten vendernos gato por liebre, a la larga, trae su muy mala resaca... y nos acaba saliendo muy caro.
      ;)


      Bizz sibarites, genuines et authentiques, murcianico.

      A lo Maupassant...

      Eliminar
  4. No, no siempre he terminado los libros que empecé a leer, y si los retomé, pero a ellos, creo que volví a dejarlos de nuevo para no retomarlos nunca mas...
    Te beso, corazón, y te deseo salud y pesetas...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :))

      En eso mismo estoy...
      Vuelvo a mis libros, pero a ell@s ni harta e vino...


      Te beso y más♥

      Eliminar
  5. A veces no terminamos de leer los libros que comenzamos, porque no los encontramos importantes, porque no nos gusta su desarrollo, su trama, otras comenzamos a leer y desde el primer momento nos atrapa, y estamos esperando el tiempo ansiosos de poder tener sus páginas entre las manos, otros los devoramos con ansiedad y nos llevamos siempre sus páginas escritas en el alma, lo recordamos siempre, hasta pueden marcar un antes y un después de leerlos, pero nos sorprendemos porque nunca más lo leemos de nuevo, pienso porque dejó la huella suficiente para ser recuerdo.
    Pero lo más importante es que en tus manos, está tu libro, tu aprendizaje, tu vivencia, tu vuelo, los colores necesarios para pintar un bello arco iris ausente de grises, inventar aleaciones de matices que logren el empeño, tus propios matices, tus propios yo en una nube inmensa, la vida.
    Con respecto al trago, es mejor de buena calidad y despertar a la mañana siguiente con una canción en la memoria y no con un dolor de cabeza o unas naúseas insoportables.

    Está bien, me entendiste? porque por momentos ni yo misma me entiendo :)

    Besotes y lindo fin de semana, por cierto gris por acá, voy a poner un son para pintarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectamente, mi cubana linda.

      Besotes, y todo lo mejor para Ud.

      Eliminar
  6. Si el libro es bueno lo releo una y otra vez.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. No hay razón para esconder la verdadera cara, por el hecho de no haber logrado la correspondencia deseada, en determinado momento. Capítulo cerrado, capítulo superado y olvidado... Como la analogía con el libro; para renovar sueños y vivir viviendo! No se puede lograr autenticidad de los demás, escondiendo la propia esencia. De esa forma habrá libros o personas que no desearás volver a abrir, o tratar. Pero siempre habrá los que alimenten el alma cada ves que entre en contacto con ellos.
    Un abrazo grande, Zarza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy de esconderme de nadie.
      Y conozco muy bien mi esencia.
      Pero ya sólo la guardo en un frasquito chiquito y los elegidos.
      Y claro, Sara, que de todo hay...

      Un abrazo grande, mi Chihuahua.

      Eliminar
  8. Ojalá que hubiera en mí solo dos mujeres, hay tantas que a muchas apenas las conozco.
    Hubo libros que no terminé de leer y no me arrepiento... otros se han quedado en mí para siempre.
    Y eso, como metáfora, se extiende a distintos ámbitos de la vida.
    Un montón de besos, querida Zarza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que puedas con todas, Mirella.
      Mejor ir abriendo la mochila e ir soltando a algunas por el camino...
      Respecto a los libros como me ha ocurrido de todo con ellos, y es nuestra aventurilla particular... sé que entre ellos y yo, no hay nada personal.

      Un monton y miles de besos, Bella Dama.

      Eliminar
  9. el reto es terminar todos aquellos que participamos escribiendo capítulos a diario

    ResponderEliminar
  10. En forma te veo.
    Poco o nada más que decir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. No le doy una segunda oportunidad a los libros. Los arrumbo si no me gustan pero no los vuelvo a abrir.
    Lo que me llama la atención de ti es el misterio que te rodea. Eres enigmática.

    Un abrazo muchachita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confieso que alguna vez lo hice, pero por suerte regresé años más tarde a algunos (no a todos) y reconozco que con algunos, - igual por la vida y las circunstancias en la que los leí- menos mal que les di una nueva oportunidad.


      Un beso ("?"), mi carnalita.
      Sonrío.

      Y creo que por esa misma razón misteriosa, se me cuelan sanguijuelas que mejor se ocupasen de barrer su casa, que de mi vida. Por eso como anuncié tuve que poner moderación de comentarios hace un par de días...

      ;)


      Eliminar
  12. ¡ Que linda eres mi niña ! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú más, mi soplo de vida...
      y libertad.


      Besos!!!

      Eliminar
  13. Nos dejas reflexiones, querida mía, con tu natural elegancia y talento.
    ¿Quién sabe?
    Solo nosotros sabemos lo que fluye dentro.
    Los demás, son los otros, con sus mentes y sus vidas.

    Besos, querida Rebelde.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva