jueves, 1 de septiembre de 2016

NO CAMBIARÉ pero QUE mientras tanto EL MUNDO SIGA GIRANDO...

Dos cosas hay en el mundo que me sacan la sonrisa cada septiembre…


la primera, tú, que me mandas ese beso ola antes de que empiece el día.



La otra es porque me chifla mi curro. Y es una suerte.
La siguiente, es porque podemos encontrar ese Norte perdido en el sur que nos inventamos bajo mis sábanas.

Puedo gritar alto y claro que me encanta lo que hago aunque suene raro. 
Pero es que soy rarita, que le vamos a hacer. Y sobre mis rarezas ya dediqué una entrada:

https://eva-la-zarzamora.blogspot.fr/2016/09/soy-rarita-y-que-se-le-va-hacer-es-lo.html.

Y me apena ver a todos los que van cada mañana a lo que eligieron para darles de comer como animales frustrados que se dirigen al matadero.
Es algo indescriptible, y  si bien no te llevas con la Administración, ni soportas a los colegas- Hernándes/z por ejemplo- , en este curro lo importante no son ellos sino los chavales.
Esta mañana al entrar en el anfiteatro y hacerme la ola… la sonrisa no te la pueden quitar ni los recortes, ni los que quieren apalear la profesión, ni los amargados que ya llegan con toda su demagogia y hartazgo y cansancio antes de estrenar un nuevo año de aventuras.
Lo siento, pero me encanta mi curro.
Siento el mismo cosquilleo en el estómago a cada rentrée…
Y me cansan, los que por envidia – nada sana- escupen que se puede estar en nuestro lugar sin haber leído, sin pasar por el agujero de la aguja, y que la vida es la mejor maestra en el ciclo de nuestras vidas.
Que se puede leer, y aprender de la vida y que ésta nos dé sus lecciones, - que no es incompatible- ya que la vida, ella solita,  ya se encarga de hacerlo ya sea uno un analfabeto o una lumbrera.
Mi padre, fue quien me inculcó, que sin instrucción, sólo podremos conformarnos con lo que hemos nacido. Que el futuro se lo labra uno. Pero que luego no se atrevan a pedirnos cuentas quienes por comodidad, prefirieron quedarse en lo que están. 

Yo le prometí que nunca olvidaría de dónde vengo, pese al glamour de mi madre, que nunca pasó por tales avatares, y para quien la vida, era puro sueño…y contrariamente desde que nació siempre lo tuvo muy fácil…

Nadie me ha regalado nada.
Pero siempre hay y habrá hasta algunos a quienes ayudas por mera generosidad, y que en lugar de agradecer, piensan y pensarán  que hasta has ido de sobrada... y allá ellos.
Me gusta quien soy. Cada día más.
Me gusta ser libre.
Y decir lo que pienso.
Me gustan los que elegí en mi aventura existencial.
Somos ya sólo 6.
Cuando has pasado por lo peor, sabes con quien puedes contar, y con quién no.
Lo demás te sonará a mentira.
A farsa.
A engaño o autoengaño.
Hoy, lo del perdón, ni falta que hace. Pues lo piden los primeros que lo niegan… y carece de todo sentido.
A los más, -aquellos que sólo esperan algo de vuelta de lo que mucho dan…- sólo les queda que sigan mintiéndose ante sus expectativas.
Me olvidé un día de quien soy, y les dejé a los más listos que sean mis verdugos y sus mejores maestros…


Y ese día, empecé a ser feliz.

Y os dejo un vídeo de M Ríos, con quien me tomo algunas copas de vez en cuando, y me encanta comprobar, que sigue siendo el mismo de siempre, como yo, aunque ni seamos de la misma generación...
;)



15 comentarios:

  1. Pues haces muy bien el ser como eres, y al que le siente mal, en el curro o fuera de él, que se joda. Si eres rarita, eso es un don, y si amas tú trabajo ya tienes ganada una gran fortuna, ya que todos no pueden decir eso. Benditos seamos los raritos, jajaja; con nuestros achaques, defectos y todo lo demás. Los que se creen normales son los que más complejos tienen, y peor lo pasan. Joder a ver si resulta, que ese tal Hernández va a ser pariente mío. Los Hernández es que "semos" un poquito avinagrados. Te lo digo porque yo, por las mañanas me levanto con muy mala hostia, y a lo mejor a este le pasa lo mismo cuando llega al trabajo. Ahora si durante el resto del día sigue avinagrado, entonces sera cuestión de que le sueltes dos "yoyas". Por cierto ¿cómo vas de los huesitos?... Cuídate querida EVA. Gracias cariño, y hasta la otra.

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno es que te aceptas como eres y vaya que te conoces.

    Eso te da la libertad.

    Besos querida Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo no es una, sino los que pretenden conocerte...

      Besos, mi linda Plumita.

      Eliminar
  3. Lo mejor que nos puede pasar es amar al "curro" (aquí significa otra cosa) que nos tocó o elegimos, porque pasamos la mayor parte del día en él.
    Y los que más deberían amarlo son los que se dedican a la enseñanza y a la salud, dos cuestiones fundamentales para progresar y llevar una buena vida.
    En cuanto a ser rarito/as, no podemos hacer nada más que fundar un club, creo que somos unos cuantos.
    Un enorme abrazo, Zarcita querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale.
      Pero no están todos los que dicen que son... ni son todos los que dicen estarlo.
      ;)

      Un enorme abrazo, Mirella.

      Eliminar
  4. Me encanta como eres Eva, me alegro que te guste lo que haces, no te puedo imaginar de otra forma....bien!


    Besos de otra rarita! jaja =))))

    ResponderEliminar
  5. Yo ya te lo dije todo en la entrada anterior, ya no me queda para esta...jajajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también ya te contesté en la entrada anterior de 2011...
      jajajjajaj

      Besos, ♥.

      Eliminar
  6. Ya he leído tus entradas anteriores y mis palabras sobran cuando está la autenticidad de las tuyas, sabes que tengo muy poco tiempo y que por demás soy rarita a partirme, será por eso que te admiro, respeto y quiero.

    He dicho


    Un chorro de besotes y mil gracias por estar a mi lado.

    ResponderEliminar
  7. Coincido contigo una vez más.
    Si te gusta tu trabajo y lo manifiestas parece que vas de sobrada o mientes.
    Quienes conocen sus raíces y no traicionan lo inculcado son personas brillantes y auténticas.
    Eso de echar una mano de manera desinteresada... ahí le has dao!!!

    Yo hace años que no espero nada, pero aun así, a veces la decepción aparece, qué cosas. Será porque no terminamos de conocer a quiene creímos conocer, o que nos pilló la Mala Hora :)
    Eva, he reescrito el comentario tipo telegrama, ya perdonarás.
    Se cortó la wifi. Va fatal.

    Besos, querida Rebelde.

    ResponderEliminar
  8. A mí, me encanta como eres. Te doy abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Si te hicieron la ola, es porque te lo mereces, Zarzamora.
    Mientras disfrutes de tu trabajo, seguro que te admirarán.
    Bonne rentrée!!!

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva