lunes, 5 de septiembre de 2016

TODO EN ESTA VIDA ES UNA CUESTIÓN DE EXTIMIDAD.

Desde que escribo, mi trujamán* va a su aire, y a mí, hay veces que me ha dejado hasta con el trasero como el de un mandril.

Un tanto así:




Lo ilustro gráficamente para que algunos lo entiendan mejor, y vayan sabiendo lo cachondo que es mi trujamán.



De entre los trujamanes más célebres y famosos, todos conoceréis a Cide Hamete Benengeli*, que de por su condición ya fue el mayor habido y por haber hasta la fecha, traidor y traicionero, traicionando los textos e ideas del propio autor y manipulando hasta la vida de su personaje ( un tal Cervantes y su entrañable Quijote), el cual, -su autor el tal Cervantes,  todo hay que decirlo, también era a su vez, otro traidor que interpretaba como quería la historia a su antojo induciéndonos a cualquier error para salvar él también (ya por aquella época de aires inquisitoriales y tiempos recios) su trasero de mandril.

¿Quién inventó a quién,  dónde, cómo y cuándo?,  siempre que te pregunten esto- como en las letras de un bolero-  habrá quienes te contestarán quizás, quizás, quizás...
Veamos.
En un lugar de la Mancha... Erase una vez…  si bien todo tiene su comienzo, a no ser que empiece por el final, (plan flash-back) y acabe mordiéndose uno/a y hasta el trujamán la cola, que esto también lo hizo el genio de Lepanto, todas las cosas empiezan por el principio que es un notorio pleonasmo que suele quedar de cine.

Y os preguntaréis: ¿a dónde nos quieres llevar, Zarzamora? ¿A Zamora?

Y no. Es fácil. Seguidme los que hasta aquí hayáis llegado o dejad de leer. Como queráis.  

Creo que en la literatura como en todo en la vida, cuando nos lo hemos creído, o han logrado que nos lo creyésemos,  la magia se ha operado, -puede ser de la buena o de la mala, pero esto ya es como todo en la vida, que dependerá con quien te topes-, pero ya ha pasado el ángel, y con él,  hemos volado en una rayuela sin dejar de tener los pies en el suelo.

Y a eso voy.

Ayer, alguien a quien quiero muchísimo (y esa persona tan especial ni sabe el porqué de mi aprecio, porque es de gratis y eso cuesta entenderlo, que lo quieran a uno de gratis), me preguntó si era yo ese ser de ficción que aparece en mi blog y sobre el que escribo en el mismo,  o si era real lo que escribía y sobre quien lo escribía. Si era yo, o no, vaya. Si había algo de trampa, de lo de piedra, papel tijera...

Veréis, casi todos mis textos están escritos en 1ª persona. Y digo bien casi, y además, suelen ser femeninos. Las veces que escribo o he escrito algo con un protagonista masculino, los comentarios me los dejan y han dejado a mí… Eva, y no al personaje sino a la que escribe y  eso aunque el protagonista se haya llamado Pedro o Roberto; por lo que ya desistí en mi empeño de  explicar o de decir: hey… lean… fíjense… que no soy yo… que se llama X, y  tengo miles de ejemplos de esto que os cuento y  en este mismo espacio. Y por eso, sigo escribiendo en primera persona, sin contar que además me gusta y me divierte.

Y no es que no leamos bien, no… sino que lo que prima es la empatía con el/la que escribe o con la imagen que nos hemos proyectado inconscientemente de quien está escribiendo, que no de su personaje.

De mi amistad con Suzanne Jill Levine la traductora de G Cabrera Infante al castellano entre sus otras múltiples facetas, y sobre todo de nuestras charlas, siempre acabamos riéndonos y sacando la misma conclusión: somos unas cochinas traidoras. 

Traducir es traicionar, y es ser una gran traidora. Y es verdad. Y lo tenemos muy asumido.

Un intérprete y un traductor, no son lo mismo. Ojito, no os perdáis...

Interpretar, o ser un/a intérprete no sería lo mismo, con algunas variantes arriba y abajo, ya que un intérprete puede acabar siendo hasta un cotilla, lo que un traductor, no. Ejemplo, lo que llamaríamos el teléfono árbol, o Radio Macuto, o te cuento lo que me cuentan transformándolo al minuto, eso es un intérprete, que no un traductor.

Fuera digresiones que parezco Holden en su peor noche.

Volvamos a centrarnos.

Lo más preciado para un escritor y en eso coinciden todos, casi todos (tacho por que no me gustan las generalizaciones) es que se crean su historia y lo que está contando. Sí, es eso lo fundamental, y no otra cosa.

Y para ello, lo que más cuenta es que su capacidad de trujumán, de trilero, de funambulista, de ventrílocuo, de lo que os apetezca llamarlo (no vamos a entrar en mi verdad y la vuestra sobre las definiciones expuestas desde mi propia objetividad que no será nunca la vuestra- que eso sería otra historia)  funcione y se opere la magia. 

Y que a través de una imagen, su persiana, su mundo, sus prismas y múltiples caleidoscopios y con la curiosidad del otro, zass, uno y otro se queden a la intemperie. Que sean/seamos uno al menos por ese instante que dure la mentira que hago verdad, o la verdad que os estoy o esté mintiendo.

¿Vivir para contarlo?. O ¿contarlo para vivir?.  That is the question, que diría Hamlet, o ¿fue cómo lo dijo Wil,  su padre? En todo caso volvemos al inicio cada vez:  al To be or no to be… pero contándolo, contándonos, y contando...

Las veces que logré vivir entre cuatro paredes kafkianas y me llevó  a América quien ni había  puesto un pie allí, imaginé la arquitectura de  Comalas o Macondos, Paradisos, Habanas para Infantes difuntos, Países de las maravillas para Alicias (con o sin espejos), Islas del tesoro y Nautilus, capitanes Nemo, o vi escrito un texto en francés sin ninguna e, o supe que el aleph es el comienzo del enigma de cada escritor, y me perdí entre epigramas, acrósticos,… y hasta páginas en blanco, o como cuando escalé por los versos de un poema hasta alcanzar su climax… soñé que la vida es sueño, y hasta que del rey abajo no había ninguno, saltando con las calzas verdes, no me pregunté quién estaba detrás de aquellas letras ni quien llevaba el timón de tal aventura. Ni confundí a Eva con Adán.

Volvería a empezar, y os diría hola, soy  Eva, de luciérnagas y zarzamora, acabo de abrir esta bitácora, y soy profe, y algo más, - esto no lo diré y que rabien los curiosos- y escribo en mi bitácora (una bitácora es como un diario) y en ellas, bitácoras o blogs cada uno inventa lo que quiere, otros repiten sus neuras, otros mienten, otros no, y yo, miro a mi alrededor y veo a gente tan guapa y tan alta, tan maja toda, tan buena gente y personas, y cuerpazos del 10, y casi todos poetas y escritores, y que me digo que todo es perfecto en este mundo, en el que todo es verdad y todo es la mentira que tú te creas:

en el que ni escribo todo lo que soy, como jamás pretenderé ser todo lo que no he escrito.  

Que lo que yo escribo ni sé por qué lo escribo siempre, y el que quiera venir que venga, que esto es gratis, a ver si nos enteramos, pero que si no han tenido Uds/ o vosotros un buen día, mejor ni se pasen/paséis, ni lean/leáis, que yo si los he visto o no, ni me acuerdo, ni he pasado lista ni aquí ni en clase en toda mi vida, que una escribe antes que nada y nadie para una, y sea quien sea esta una, yo, la Zarza (como me llaman Uds) o Perica de los Palotes, si qué más dará, si lo importante no es que me duelan los huesos (que sí, que algún día que otro me siguen doliendo pese al tratamiento) ni si me ha dejado el novio o no, y estoy por tirarme por el balcón o igual qué va, que mientras Uds lloran por mi desgracia va y yo estoy por celebrarlo con una tequilada y cantando rancheras por el muerto que me he quitado de encima, que lo importante no es eso, no, es lo que quiero decirles, Sras y Sres, Damas y Caballeros, que lo importante no es mi persona, ni yo, - que somos lo de menos-, que lo importante es que lean, que se sientan a gusto con lo que leen, y que ni recuerden que yo existo ni soy. 

Y bueno,  que este blog es un espejismo, y quien está escribiendo esto no es otra cosa que  ese oasis del que nunca beberán/beberéis hasta aquellos con los que me tuteo.

Y ea, que nada, que nos vamos, que ya falta menos para el verano... 

Y que no se lo tomen/toméis todo en serio, por muy serio que parezca, que todo en esta vida, es una cuestión de extimidad…

(*) Definición Extimidad : http://miextimidad.blogspot.fr/

P.S. :  Escrito por La Zarzamora, La Zarzamora. Por Eva, Eva, por mi trujumán, por él mismo
no por el trujumán... por el trujimán, ¡qué trajín!

Espero no haberles confundido, estoy ¿jugando?, ¿sólo estoy escribiendo? y es que este trujamán mío hace lo que quiere de mí...

Y, ea, que qué flojita soy, de verdad, y que pues eso, ea,  lo dicho, que Feliz Navidad, y gora San Fermín!!!

Los dejo, que alguien me dice... Ven...

De no gustaros/les el vídeo, lástima que el trujamán se llevase de este blog hasta la ventanilla de reclamaciones...








27 comentarios:

  1. Zarzamora:
    toda una lección de literatura.
    Algo así nos explicaba un profesor: entre el escritor y el lector ha de haber un entendimiento tácito. El escritor dice: te voy a contar una historia y, por muy disparatada que sea, te la creerás. A lo que responde el lector: de acuerdo, me lo creeré con la condición de que esté bien escrita. Y no hay más (ni menos). Gabriel García Márquez escribe tan bien, que, al leer "Cien años de soledad", nos creemos que un personaje sale volando, que la otra se queda tan reducida que parecía una muñeca y los críos jugaban con ella. No se trata de que sea imitación de la realidad. Es algo que va más allá de la realidad: es la magia de la literatura, de un buen contador de historias.
    Por otro lado, y volviendo a tu declaración, es cierto que los lectores queremos ver en los textos de los escritores su vida, porque somos cotillas, claro, pero no siempre (casi nunca) es
    así. No debemos ser tan ingenuos como para creer que escritor y personaje es la misma persona.
    Como bien dices, hay que disfrutar de la lectura y creernos el personaje y su entorno, pero nada más (y nada menos).
    Un fuerte abrazo, Zarzamora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias profe.
      ;)

      Bizz "scribouillardes", murcianico.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. En realidad da igual, yo creo que le gente si que sabe cuando habla un personaje, pero la gente se dirige a ti como creadora del mismo, aunque seguro que hay gente que piensa otra cosa, en fins...
    Lo importante es, que es lo que sienten y te dicen a ti...creo yo... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo creo que no creo nada... :)

      Besos, ♥.

      Eliminar
  4. Pienso que en lo que se escribe siempre ha de existir algo tuyo, es decir, algo que te identifique con el personaje. Pero la otra mitad es producto de la imaginación del escritor. Aquel que lee muchas veces se ve reflejado en el texto y sus opiniones dejan de ser opiniones inteligentes y simplemente te dejan una interpretación a niveles puramente personales y pierden la perspectiva. Pero bueno, cuando publicas tus textos dejan de pertenecerte para pertenecer al lector.

    Interesante tu texto como siempre mi Evita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Quien fué el fabuloso artista que te invento !

    ResponderEliminar
  6. A mí me encanta leerte... y ya está. Los Panchos me gustan mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  7. La eterna creencia de que todo lo que se escribe es literalmente vivencia de uno.
    La sempiterna creencia de que todo lo que se escribe lleva parte de uno.
    En esto último, tampoco, que se puede escribir en primera persona algo que has observado.

    ¿Qué más dará quién se sea, si es verdadero o imaginado?
    Importa lo que lees.

    Muy buena esta entrada, en serio.
    Me gusta el juego que haces, eres tremenda :D

    Besos, querida Rebelde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué haríamos de la crítica entonces?
      ¿Más gente al paro?
      ;)

      :D


      Un beso grande, Verónica.

      Eliminar
  8. Yo creo que lo verdaderamente impotante -se lo puedes decir a tu queridísima amiga- es que el blog es tuyo y lo llevas como más te guste. Que bebe de ti es innegable, igual que tú bebes de él: es una relación de simbiosis blog-autor que creo que todos sufrimos en mayor o menor medida ^^

    Pero como si eso fuera malo, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  9. Los que escribimos ficción somos mentirosos, en el sentido que inventamos lo que no nos pasa o deformamos lo que nos pasa. Pero nunca estamos fuera del texto, imposible. Porque si es un hecho ajeno, que nos contaron o que vimos como sucedió, al trasladarlo al relato lo hacemos desde nuestra mirada y punto de vista. Esto ya supondría una traición, pero la objetividad no existe en el arte y, además, a quién le importa si el resultado es que el lector se sienta transportado a otras realidades y absorbido, identificado, con el texto.
    En cuanto al blog, para mí fue un pequeño espacio de libertad, donde -según mis momentos- puedo mostrarme o velarme sin tener que dar explicaciones. Y que cada uno se imagine lo que más le guste.
    Preciosa entrada Zarza/Eva. Creo que una de tus características es que nunca dejás indiferente a tus lectores.
    Un beso y un aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La objetividad no existe en el arte...
      me la llevo para pensar.
      ;)

      Un beso, hacedora de maravillas con las palabras.

      Eliminar
  10. yo ya sabes que soy de la opinión de que has de hacer (y lo haces) lo que quieras, porque el blog es tuyo... ea...
    y que el post me ha encantado...
    y que muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  11. Así es, decimos verdades disfrazadas de mentiras.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Y a mi me gusta cuando me lees, cuando giras el espejo y en tus escritos hablas de mi. Cuando me reconozco, incluso si me descubro o me sorprendo. Y se genera esa intimidad entre escritor y lector, mágica, que te evade del mundo mientras te lo bebes a trago lento, sin prisas, o que te implica de tal manera que sientes que la sangre entra en ebullición y eres capaz de comértelo a dentelladas.

    Con permiso de Murakami (me canea como me pille verás) le cambio el título De qué hablo cuando hablo de “leerte” y cito una frase de su libro.
    “Y es que, por muy mayor que uno se haga, mientras viva siempre descubre cosas nuevas sobre uno mismo.”

    Gracias por la clase magistral, tesoro.

    Besets!

    P.D. Bajándomeladosisdeegolatrinaenvenayamismo.com
    P.D.2: Sres Panchos: ¡Vengan, vengan! (y por el caminito no se entretengan)

    ResponderEliminar
  13. M´encantas, pero eso ya te lo había dicho.
    Dile a Murakami, que ha hecho muy bien inspirándose del punto G de Maribel, y que ya si eso, deje de mirarse el ombligo y escriba sobre ella, que no todo en la vida es aprender a hacerse mayor...
    :P

    Un besito,

    y pa ti, este ven y ven... ;)

    https://www.youtube.com/watch?v=IzQ3cc7X1Aw

    ResponderEliminar
  14. Me quedo sin palabras ante tanto arte. Cuando sea mayor quiero escribir como tu.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos hagamos mayores, Rafeta.
      ;)

      Besos, mi alegría de la huerta.

      Eliminar
  15. Aaah! Zarza me llevo copiado un par de blogs para leerlos en momentos de relax. Como haría una ardilla jisjisjis llevándose un piñas y avellanas al hueco de su árbol para saborearlas sin obstáculos e interrupciones.
    Gracias por estos magníficos regalos. ;)

    (y tranqui, se respetar a los autores)


    ResponderEliminar
  16. He visto ciertos anónimos extraños en las últimas entradas. Me doy cuenta que al entrar anonimamente puede dar lugar a confusiones y aumentar desconfianzas, por lo tanto... no volveré a dejar comentario alguno en modo 'anónimo'. Seguiré leyendo, ya que este blog me parece interesante.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva