martes, 30 de mayo de 2017

CON TACONES , ¿Y a lo loco?



Sea.



Yace el tiempo recostado en un rincón de mi memoria, como cuando yacía tu piel en la mía agazapada en la nostalgia.
Hace mucho tiempo.
Tanto que las manecillas se olvidaron de girar en el tic-tac de nuestros corazones acompasados por las arritmias de la distancia.


Pero de golpe recuerdo cuando escribiste aquella nota de despedida antes de salir para París, à l´encre de tes yeux, firmaste.

La verdad es que por aquel entonces, como sueles decir, llegamos tarde y ambos llevábamos cadenas.
Sí, tal vez fuesen de esas que ni siquiera el tiempo es capaz de borrar. De las que pesan y te hunden hacia lo más profundo.
Nos vamos a volver a encontrar y de casualidad tras años de desencuentros y de vaivenes, una vez más...
y una copa.
Cuando te encontré por primera vez fue en aquel rincón del pasado y ya eras juez, y yo la loca estudiante de Filología que te quitaba la toga para disfrazarse de poeta, pero siempre me sonreías y desarmabas mi desparpajo.
Desde entonces siempre pensé que nunca hubiese podido compartir algo de mi vida por poco que fuese con alguien incapaz de hacerme sonreír.
Parezco una niña con zapatos nuevos, pero es que lo son, y esta vez me los compré con el tacón bien alto.

;)






¡SEA!

Sonrío :)

P.S. Cielo, que yo ya no pueda querer, no quiere decir que se haya parado el tiempo...


18 comentarios:

  1. Parece que nos van los jueces...jajajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. El que no haya sido no quiere decir que no pueda ser... con otro profesor de la sonrisa.
    Que los zapatos nuevos, tan rojos y bonitos, te conduzcan por senderos excitantes.
    Besotes, querida Zarcita.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pisa morena, pisa con garbo! Y es que me gusta sentirte como te pones de peineta el qué, el cuándo y el cómo y qué bello luce tu pelo con los tirabuzones del quién, qué y dónde. ¿Se puede ser y estar más bella? NO.
    ¡Arriba ese taconeo rojo que te hago las palmas, cariño (las sordas que hasta para el palmeo tengo carencia de oído, tesoro).

    Besets!

    ResponderEliminar
  4. ♪♫Con zapatos de tacón, las niñas se ven mejor....♪♫

    Besos =))))

    ResponderEliminar
  5. Bailar siempre con o sin tacones... y descalzaaaa es lo más

    ;) Saludos

    ResponderEliminar
  6. Ten cuidado con los jueces....
    Y eso de que tú ya no puedas querer...???? que es lo que es, si no haces otra cosa que querer en cada letra que escribes.
    Vaya tacones que te has agenciao, desde ellos se deben de ver las cosas de otra manera.
    besos guapa.

    ResponderEliminar
  7. Los tacones sientan muy bien. Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Zapatos de tacón rojos. Seguridad. Pisa morena, pisa con garbo.
    Besos, mi querida Eva.

    ResponderEliminar
  9. Me parece que te veo enamorada hasta la cachas, y eso está muy bien, y oye si es juez, digo yo que sabrá mucho de leyes, por lo que pueda venir. Que disfrutes de esos tacones rojos tan altos; "eso pone mucho jajaja". Pero úntate bien los pies con colágeno, y no es broma no, ahora el colágeno está muy de moda, o mejor dicho han descubierto que va muy bien para los que estamos tan jodidos de las articulaciones y huesos, y además es más natural que tanta pastilla. A mí el osteópata me lo ha recomendado, tanto untado como bebido.

    Besos querida EVA.

    ResponderEliminar
  10. Gracias EVA, por tu magnifico comentario, te lo dejo aquí, porque como ya sabes en el blog no suelo contestar a nadie. Que vaya todo bien, y te deseo un feliz fin de semana. Nos vemos por aquí la próxima semana. Besos querida, y mucho colágeno, que te lo decía en serio. Dicen que a la larga se nota mejoría, sobre todo en las articulaciones. Ya veremos si es verdad.

    ResponderEliminar
  11. No son los zapatos , sino las huellas que se deja. Hermosa entrada zarza!!!

    ResponderEliminar
  12. Pisando fuerte
    mi siempre admirada
    Madreselva.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Arritmias de las distancias se cumulan con el tiempo hasta que se rompe el corazon...

    ResponderEliminar
  14. De arritmias y sonrisas pasadas a las reincidentes, como recién estrenadas porque ilusionan de la misma manera que las primeras...
    Sea.
    Disfruta y sé feliz subida a esos tacones de vértigo, pero que el único vértigo que sientas sea el del placer y el amor.
    Besos miles.

    ResponderEliminar
  15. Una persona que no nos haga reír o sonreír en alguna ocasión, malo, malo.
    Salu2 souriants.

    ResponderEliminar
  16. Hay circunstancias en la vida que bien merecen unos buenos tacones, por aquello de la elegancia o por querer rozar las estrellas.
    Rebelde, que de arritmias va la vida, como pleamar y bajamar, y tantas veces son mejores que un ritmo acoplado.
    Alas y defensa baja, que lo del querer es otro menester ;)

    Besos, querida Rebelde.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva