viernes, 24 de enero de 2020

SORTE-ANDO EL FANGO, ENTRE TANGOS.



Siempre he sido de regalarle  mi ausencia a quien no apreciaba mi presencia.


Y todos aquellos que se ausentaron, pronto dejaron de hacerme falta, al igual que yo a ellos.

Soy de las que siempre he pensado que nadie vale lo suficiente como para dejar colgado a alguien de viejos e inútiles recuerdos.


Y que si en verdad lo valiese, estaríamos colgando presentes juntos de una pinza donde tender ahoras;  y por último, siempre supe y sé que nada ni nadie es imprescindible. Y que de imprescindibles están los cementerios llenos...

Por suerte vivo mi vida como la sueño,  la vivo con metas y utopías propias, tan llena de contradicciones como mi vida misma lo está; eso sí, tengo la suerte de contar con gente leal, que me quiere y apoya,  y por haber dejado de lado a las  personas en las que no creo por su hipocresía, y falsedad demostradas con hechos, no con palabras,  como ellas no creen en mi fe ni en mi magia, duermo tranquila y a pierna suelta.  
Lo fácil de las promesas es hacerlas, lo difícil cumplirlas...





Llegan tiempos recios, amargos, complicados y duros  para todos,  y seguir volando con mis quimeras, mi ilusión,  al timón de un barco que me lleve allende de ese horizonte que nunca alcanzaré con las yemas de mis dedos, es lo que me permite seguir escribiendo ficciones, y vivir realidades que las superan.

Cuando has consentido que los “síes” entren en tu vida por agradar a quienes te adulan y halagan, te estancas para siempre. 



Y soy de volar...



Soy de las de decir no, aun cuando me camelan las falsas actrices y actores de una obra que sólo se auto-decoran y auto-censuran- quienes no han dejado de ser sino el puro decorado que entre bambalinas y bastidores, se han creado como meros apuntadores/as, o acomodadores/as de sesiones de cine que hoy un público ausente se limita a visionar por internet , -ellos/as mismos/as.
Si no me atacan, no soy de atacar, pero mi corazón no ha estado nunca en venta, y sus ostias por su rebeldía y su salvajismo le han costado al pobre como para pedirle hoy que cambie de chaqueta.

Ya mi alma sólo es de aquel que vio en ella el  reflejo de la suya, con sus virtudes y vanidades, con sus defectos y humildades, con sus pretextos y nuestras disculpas sin necesidad de dar la espalda entre las lágrimas de lluvia de un silencio.


(imagen de Paco Merlo Ansin)





Os dejo con Lang Lang, por quien  desde que lo escuché en 2010 y por primera vez, no ha dejado de inspirarme.  

Interpreta la Tristesse, de Chopin como nadie... ( ya lo he colgado mil y una vez,  interpretando otras piezas, pero es que no me canso de escucharlo, y mientras camino, me da tanta pazzzzzzzzzzz, ésta es una de mis preferidas).



10 comentarios:

  1. "Estaríamos colgando presentes juntos de una pinza donde tender ahoras..."
    Me encantan algunas de tus frases, creo que ya te lo he dicho más de una vez.
    Tienes un alma bonita, yo la veo.
    Sonrío.
    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  2. No sé si ya venía o me puso así la música: sintiendo un agotamiento profundo de tanto intentar que otros estén bien con altos costos para mí. No por hipocresía, que nunca se me dio bien, sino por amor (o lo que entendía por amor, por más real que éste sea).

    Besos, Eva

    ResponderEliminar
  3. Extraordinaria prosa poética, desde lo profundo.
    Besos de anís.

    ResponderEliminar
  4. Hay pocas bastante valientes para vivir su vida como la suenan....

    ResponderEliminar
  5. Vuela libre que creo que es lo que mejor sabes hacer. Nada te ata a lo que no importa y lo necesario te da alas para planear hasta el infinito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Tu eres así y yo te quiero como eres. Abrazotes.

    ResponderEliminar
  7. Y soy de volar...(nunca,nunca lo dudé)

    https://www.youtube.com/watch?v=MZJxpKB75JU

    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Zarzamora:
    me encanta la primera frase: "siempre he sido de regalarle mi ausencia a quien no apreciaba mi presencia".
    Buenísimo.
    Indica un desdén elegante, una inteligencia por encima de las traiciones rastreras de los falsos amigos.
    Me encanta.
    Salu2.
    La música, una delicia. No sé apreciar la música clásica (ni la moderna tampoco), pero me gusta escuchar las propuestas de gente que sí entiende.
    Salu2 polonais.

    ResponderEliminar
  9. Haces bien. Quien no nos quiere, no nos merece.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. A estas alturas de la película, solo importa lo que de verdad Es.
    Existen islas a las que todavía se pueden llegar, pese a las alas recosidas.
    Yo sé que Eres.

    Besos, Corsaria Rebelde, me quito el sombrero.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su zarzamora