miércoles, 5 de junio de 2013

MÉXICO y yo Veracruz y el danzón (1)

Veracruz,  el danzón  y la Parroquia, fueron de los más bellos recuerdos de mi México lindo y que tanto quiero.
En el puerto todos los viernes por la noche, los veracruzanos bailan el danzón en el Zócalo de la ciudad.

Son cuatro pasitos que deben de caber en un pañuelo.
La elegancia de las guayaberas,  el blanco de los abanicos y los volantes de las faldas perfumados por el puerto de Veracruz, los marineros que llegan así no más de cualquier barco, sus playas, su gente.
Cuando llegué a Veracruz lo primero que hice fue llegarme hasta La Parroquia, allá los lecheros salen golpeando fuerte las antiguas jarras de latón con la leche y te sirven unos desayunitos de espanto, las enchiladitas de mole, los bollitos de azúcar, y todo ello bajo el son de las marimbas, los limpiabotas, y los mexicanos que  siempre andan dispuestos a hacerle un favor a una.  Las playas, y los paseos a caballo, los camarones en cucuruchos de papel  con su tabasquito y los taquitos de canasta, y las nieves de limón (que me costaron una hepatitis por desoír los buenos consejos de mis amigos mexicanos…) pero qué ricos!!!
Yo no pensaba salir de allá sin bailar ese danzón y aprenderlo, quien me acompañó en aquel viaje odiaba los bailes de cualquier tipo, era un amargado,  pero decidí que dos meses de paseo por México no me los iba a aguar un güerito, así que se marchó para el D.F. y yo ya luego salí para Oaxaca y Puerto Angelito.
Por lo que, ya solita, ni corta ni perezosa, le puse ojitos a un veracruzano, y sacó el pañuelo del suelo, y me dijo, ándele malagueña… 
El danzón es un baile dulce, es un paseíto por el cuadradito de un sueño…

Aquí os dejo una película de María Novaro,  Danzón, que os gustará.

Cuando viajo, reconozco que más allá de todo aspecto cultural, me gusta antes que nada pelearle a la gente, probarlo todo, y aferrarme a cualquier cosita más allá que la del paquete traicionero. Por eso soy más de mochila que de maletas.

                                               



19 comentarios:

  1. Gracias por este paseo que me ha dado en pensar que la vida también es como un danzón que se baila en un cuadradito pequeño, aunque viajemos fuera de él.
    Filosófica que estoy hoy ¡ea!
    Preciosa canción.

    ResponderEliminar
  2. Sospecho que tu mochila rebosa...

    ResponderEliminar
  3. ¿Naciste con alma de pirata?...me encantan los piratas y las gente bailona.
    Estoy deseando verte bailar (cantar ya te he oído).
    Y , vuelve a Veracruz, te lo mereces.

    ResponderEliminar
  4. Zarzamora:
    La veo en cuanto pueda.
    ¡Cómo me gustaría saber bailar!
    Salu2.

    ResponderEliminar
  5. Ay el Danzon...en francès dansons, encore et toujours, lenguage internacional del amor!

    ResponderEliminar
  6. Excelente, muy pedagógica tu entrada,
    así me voy poniendo a tono para mi viaje a México el año que viene...

    Besos

    ResponderEliminar
  7. BIEN por la chica de la mochila y por el veracruzano aquel que le dijo: ándele malagueña...que cuando al alma libre la acompañan unos pies ligeritos, no hay frontera que se les resista!

    ABRAZO GRANDE, MI QUERIDA EVA!

    ResponderEliminar
  8. ¿Quien no va a estar dispuesto a hacerte un favor a ti?

    Gracias a ti hace tiempo que vi la peli, me encantó... :))

    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Afortunada tú por viajar y bailar y probar y comparar y Vivir...

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Qué suerte tienen algunas. Y no como otras que yo me sé.
    Voy a probar cómo se baila ese danzón.

    ResponderEliminar
  11. Mi querida Zarzamora, he hecho una amistad muy linda con una veracruzana y algún día espero ir a verla (bueno, no sólo a ella, :), así que esta entrada me ha hecho tremenda ilusión.
    Si a eso le añades que me encanta la música mexicana, pues ya está. La pena es que tengo un lío con los pluggins y no puedo ver el vídeo.
    Besos y besos y besos.

    ResponderEliminar
  12. Emocionante publicación de inolvidable sabor y enseñanza cultural. Hiciste muy bien en insistir en disfrutar de Veracruz y sus costumbres. Inconfundible Agustín Lara, envidiable el goce del Danzón. Toda una sibarita sacando partido a los mínimos y máximos de la existencia!!! excelente!!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  13. Veracruz, un puerto precioso he estado por allí varias veces tengo un hermano que es veracruzano hijo de mi padre con una veracruzana.

    Verecruz me recuera Cuba, no se por qué porque Cuba no conozco pero hay una plaza que me late que es estar en Cuba. Los cantantes se acercan para cantar la bamba, y es toda una fiesta. Sus habitantes son bastante comunicativos y cálidos. Me lo recuerdas completamente. Ese un puerto muy bello.

    Linda esta entrada querida Eva.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Está claro mi querida EVA que para conocer de verdad un pueblo hay que mezclarse y perderse con su gente, nada de los caminitos que te trazan a escuadra en los tours turísticos, mi cuñado es mejicano jajaja así que me toca mucho todo aquello... eso sí, lo de zamparte toodo lo que te ponen por delante jajaja yo, con la gente lo que sea... con la comida oriunda me llevo mal, por eso es raro que pille nada por ahí:-)

    Esos vestidos blancos con tantísimo vuelo, esas flores de colores en el pelo, esos movimientos taan elegantes, esos picantes a los dragón lanza fuegos jajaja esas increíbles ruinas aztecas, Veracruz, buufff precioso:))

    Muuuchos muuchos besos cielo.

    ResponderEliminar
  15. Me debo México y después de leerte, me lo debo más. ¡Qué cosa tan bonita tu artículo! Dan ganas de volar ¡ya! y mezclarse con las guayaberas, guiñar el ojo a un marinero e invitarlo a bailar ese danzón tan prometedor.
    Le pusiste ritmo y calor a mi fría mañana de jueves y lo que es mejor, me regalaste un sueño. Te abrazo guapísima Mujer.

    ResponderEliminar
  16. Amiga tu México no es mi México, cada viaje y cada ciudad es distinta segùn sean los ojos del viajero.
    http://mari-abelaimaginacosas.blogspot.com.es/2012/04/mexico-lindo-y-querido.html... Por si quieres saber como lo he vivido yo.

    ResponderEliminar
  17. Una de mis carencias más sentidas es lo poco que soy apto para el baile...
    Besos.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva