domingo, 6 de octubre de 2013

LA FUNCIÓN

A veces llegamos hasta aquí para hablar de algo, y a veces romper el cristal de lo virtual, porque a veces se traspasa, es cierto, con más o menos tino. Venimos hasta aquí para hablar de un viejo recuerdo, excentricidades, un libro, neuras, una película, mil canciones.  Por momentos dejamos algo nuestro, los más, todo es ficción, como cuando quemamos iglesias, o penetramos en un bosque para  comer galletas que nos engrandezcan o nos dejen más pequeños si cabe.



Llenos de dignidad, de soberbias malgastadas, de egos desnutridos en busca de fáciles aplausos. La función sigue, no es lo mismo predicar que sembrar estrellas,  aunque luego las maten de un balazo en el puesto de una feria de agosto, decir que estás vivo, que respiras, puro góspel, como en Porgy and Bess, improvisación de domingos, dejar que un viejo amante se cuele en tu cama y te abrace sólo ese sábado que necesita de la comunión de dos cuerpos desnudos, cuando la realidad está tan lejos, allá en las orillas de Lampedusa, entre muertos, peces de nadie que sólo buscan ser ángeles en ciudades de asfalto; las tragedias nadan en la nada,  sin saber nadar entre la podredumbre de la mísera humanidad, y pese a todo aún puedo besarte, dejarte mi boca abandonada al aleteo de tu lengua, y hacer latir los besos, aún puedo olvidar o recordar, rescatar las sombras que me dicen que la vida es ya y volar por encima de los hospitales y el pánico escénico ante las blusas blancas, y escucharte decirme que el instinto de supervivencia puede más que los te quieros,  aferrarme a ti, a esos nosotros, despojados de pronombres, dame la mano y vamos a sentarnos en aquel banco de octubre que firmó el abrazo de un sueño. Subamos al escenario e interpretemos de nuevo ese abrazo, pintémosle una sonrisa ruborizada como cuando éramos niños, y muramos en el intento de hacer nacer una nueva ilusión, un sueño de verano, volemos hacia el autoengaño entre estas sábanas que sudan miedos y tempestades, que las mentiras no duelen hasta que la verdad las hace estallar, y tengamos la fiesta en paz, preparar un buen desayuno, mientras buscas los croissants, un domingo más, hasta que termine la función y volvamos al ímpetu de programar la temporada con una nueva obra.

                                                         
                                                          
                                                      

43 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. El autoengano : el pan de cada dia...

    ResponderEliminar
  3. Ya sabemos que la vida es una función de teatro, a veces comedia, la mayor de la veces una pura tragedia, una cuestión que viene en nuestro ADN.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. El vídeo es un broche de oro a tu excelsa pluma, capaz, de entre la terrorífica verdad, abrir brechas de ilusión, tenue tal vez, como esas luces que van amortiguándose en el escenario al acabar la función, pero veraces y por momentos, alejadoras de mundos sin bambalinas.
    Escribes de vértigo y me encanta.
    Besos muchos,

    ResponderEliminar
  5. "Las tragedias nadan en la nada" ¡Qué difícil seguir en la brecha cuando lo sabes! Y sin embargo gracias a ese empuje de la vida, seguimos.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. "La vida es una obra de teatro que no permite ensayos."

    Charles Chaplin

    ResponderEliminar
  7. "Show must go on!"

    Freddie Mercury (Queen)

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, nuestro cerebro busca sobrevivir y por sobrevivir morimos en el intento.

    ResponderEliminar
  9. Y algunos, sin saberlo, a miles de kilómetros interpretamos la misma función, el mismo papel, con idéntico dolor.

    ResponderEliminar
  10. ¡Pasen y vean! ¡Lo nunca visto!
    Por sólo unos euros corrompa vd. a un político. Lloriquee en Lampedusa mientras hace negocio con armas y trafico de personas.
    Y si no quiere gastar nada, ni tiene poder, aquí en la blogosfera critique, insulte, descalifique desde el anonimato.
    Pero siempre nos quedará París, y los cruasanes, y la mermelada de pétalos de rosas, y los buenos amigos... y algún ser humano que valga la pena.

    Besos, leona!!!!

    ResponderEliminar
  11. la representación continua

    no debemos faltar

    ResponderEliminar
  12. Y que se abra el telón, que los actores se enfunden sus trajes y máscaras y que la representación no pare. Es la vida. Por tanto, que siga, que siga.
    Y tú, no dejes de escribir, no!
    Un aleteo de besos, cielo.

    ResponderEliminar
  13. Es que el Mundo es una gran TEATRO con sus pequeños y grandes comediantes:los que van de dignos que es de lo que más carecen,otro tanto con los que venden humo y se aferran al asfalto por sus inseguridades...Pero lo que es, una verdad como un SOL es que las desgracias no vienen solas: todos somos parte y culpa de este gran teatro.que es la vida.

    Gracias Eva por esta entrada feliz día preciosa!

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Encantado con tú relato.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  15. Eso si que me gusta, que vueles por encima de síndromes de batas blancas,o verdes, que vueles por encima de la realidad, de lo corrompido, de los hijoputas , de la corrupción, del dolor, de todo lo que cause sufrimiento, y que cuando aterrices de nuevo con tus pilas cargadas en el vuelo tengas muchas mas fuerzas para enfrentarte a lo que venga, o a lo que se marche... :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  16. Ya sabes que el espectáculo debe continuar siempre, por mucho que pase...
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Deberíamos morir en el intento de hacer nacer una nueva ilusión cada día, para llenar los escenarios tan sólo de sonrisas y alejar de nosotros el dolor y la falacia que acarrea esta vida, pero a veces creo que por más que luchemos, no somos más que títeres en éste que nos creemos nuestro propio teatro...

    Besos preciosa!

    ResponderEliminar
  18. Hay representaciones de representaciones. La vida es un teatro real en el que tenemos que zigzaguear para montar escenas reales.

    El texto como todos los que te he leído. De mucha calidad literaria.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  19. Interpretar el abrazo, sobre todo, ese abrazo con el cual nos unimos cada día. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. La realidad está siempre allí, acechando, esperando que termine la función para arrojarnos los tomates. Creo Querida Amiga que me iré sin entender las Lampedusas de este mundo nuestro, las de antes y las de ahora. Porque entender es mirar la aberración a los ojos ¿y quién aguanta esa mirada?
    Te abrazo guapísima.

    ResponderEliminar
  21. Y yo te sigo abrazando, y enviando en esta ocasión "tus" besos de lunes, que bien merecidos te los tienes.

    Voy a desenmarañar y vuelvo...

    Una semana bendecida para ti!

    ResponderEliminar
  22. Cualquiera luego de oír esta invitación, corre, mejor dicho, vuela, por los croissants y todas esas demás delicias ja ja ja.
    Tanto poder del corazón y de las letras sería un pecado mayúsculo desperdiciarlo o hacerlo esperar, algo absolutamente imperdonable!!!
    Besos mi Cantaora, Escritora, Poeta, Encantaora...y tantas otras virtudes conocidas y desconocidas!!!

    ResponderEliminar
  23. A veces, si nos paramos a pensar, lo raro es seguir actuando. Con lo que cuesta ponerse la máscara día tras día. Aceptar lo que nos rodea o soportar lo que nos aplasta. La vida es una función, sí. Una función el noventa por ciento de las veces trágica.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. La vida con su cruda realidad provoca el mayor pánico escénico. Las cortinas a veces hieren como navajas al descorrerlas.
    Besos desde el patio de butacas.

    ResponderEliminar
  25. *** y escucharte decirme que el instinto de supervivencia puede más que los te quieros***

    y en esos "quieros" pongo mi esperanza, mi lucha y concienciación.

    Siempre un gusto leerte y reflexionar tus mensajes,


    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
  26. Por las mañanas preparo un poco de café... De las dos tazas sobre la mesa, una es la que se consume...

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Que las mentiras no duelen hasta que la verdad las hace estallar. Muy cierto. Lo que ocurre que cuando nos mentimos a nosotros mismos la verdad tarda más en llegar.
    Lo peor no es que representemos una función, lo peor es cuando no nos reconocemos como actores y nos creemos el cuento. Fuera de eso, actuar es incluso divertido.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  28. Cuántas veces te he dicho que me encanta qué, cómo escribes. Qué fluidez de ideas, qué vals entre las tragedias universales a los secretos más privados.
    Ficción o no. Aplauso o aplauso.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Bajo las sábanas...
    Desde niña ese ha sido mi refugio.
    Una forma de protegerme cuando la vida me duele ...Besos miles*

    ResponderEliminar
  30. Es increíble la filigrana tan preciosa que entretejes entre la amargura y la ternura, entre la realidad irreal de unos labios y la realidad trágicamente real de unas muertes, en esta función todos somos actores amateur, el papel no se escoge te lo adjudican.. aunque ingenuamente creamos lo contrario y el libreto...ese mi querida Eva, no se escribe aquí ese es pura improvisación a salto de mata entre los miedos, los anhelos, las dudas, los deseos y la esperanza a la que nadie quiere agarrarse pero de la que es imposible desprenderse en esta función por vivir, viviendo y no sobreviviendo.


    Cuídate mucho cielo, mucho muucho y un beso enooorme.

    ResponderEliminar
  31. ¡Qué decir de la vida!
    En nuestro caminar, saboreamos un poco de todo, con amarguras y alegrías vamos formando nuestro concepto de ella.
    De piedras solemos hacer montañas y de las alegrías ,algo tan normal, que a veces no valoramos como debiéramos.
    La vida de cada uno es un libro, tal vez una tragicomedia.
    Te deseo una feliz semana.
    Añado cariños en abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  32. Nada vuelve a ser como fue; la función repetida en la vida se cubre con la pátina de la nostalgia y el amargor de saber que estamos intentando volver a crear y creer en que es posible revivir aquello que fue.
    Y aún así, somos tan humanos... Necesitamos. Es así.

    Como siempre, es un placer leer tus letras, querida Eva.
    Eres grande.

    Besos, muchos

    ResponderEliminar
  33. Y seguir, siempre seguir, hasta la última función en la que estiramos la pata, de verdad.

    Besos

    ResponderEliminar
  34. es que si no, no podríamos seguir...
    que me ha encantado... como siempre...
    besotes!!

    ResponderEliminar
  35. Y sigamos, es la vida, es el montaje diario porque sabemos que todo es una gran función de teatro. Sin embargo, soy una actriz frustada porque no me aprendo los parlamentos, voy creando o intentando crear las respuestas...
    Y ahora mi saludo de cumpleaños, que me he enterado por una casita vecina que hoy soplas velitas. ¡Felicidades Eva!

    ResponderEliminar
  36. Mi trocito de cielo para vos en este día!!! Espero haya sido un Feliz Cumpleaños!!

    Un abrazo grande, preciosa!!

    ResponderEliminar
  37. Buenas noches, Eva Zarzamora:

    ¡Felicidades!
    El mundo marcharía mejor si cada uno intentásemos embellecer nuestro pequeño jardín, por nosotros y por los demás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Feliz cumple Eva!!!! me acabo de enterar por Myriam: aunque un poco tarde porqué este móvil va como le da la gana.Pero no por eso, te lo deseo con el mísmo cariño.

    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  39. Mira si. la vida es puro teatro pero hay que representar la obra con alegría y con ganas...Besotes guapa.

    ResponderEliminar
  40. Yo creo que todos hacemos un poco de teatro. Es imposible no hacerlo. Lo malo es actuar siempre. O creérselo. En fin.
    Salu2, Madreselva.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva