sábado, 1 de febrero de 2014

CRISÁLIDAS

Imaginar la vida como la metáfora de una mariposa. Horas que como larvas se alimentan de esas hojas en las moreras del recuerdo. 


Y recuerdos como esas hojas que nos alimentan, mientras otros nos envuelven en una nebulosa. Y así los días,- con sus horas, sus minúsculas motas de polvo cubriéndonos con alguna oruga- arruga, con sus días de lluvia de creación y sus noches de diluviales destrucciones y  alimento para las pesadillas y los sueños-, nos envuelven en la penumbra de un constante latido de existencia.
Al destapar el álbum y hojearlo, nos detenemos en aquella imagen, convirtiéndola en crisálida. Cristalizamos el momento mientras nos decimos cuánto ha valido la pena llegar hasta aquí, cómo nos han perfumado los instantes que hoy nos dicen cómo éramos y ya no seguimos siendo. Porque la vida es un acto de resistencia, vivimos, morimos por dentro, sobrevivimos, renacemos, volvemos a vivir, y nos revivimos hasta abrazar la muerte.  Como el árbol que plantamos en Tula, o las páginas recién terminadas y que hojeamos con las manos trémulas y la sonrisa de lo que por fin terminamos. La meta es ese sueño llamado vida y lo alcanzamos cuando una vez despojada la melancolía, la memoria nos hace viajar como un ave migratoria que se desplaza en un vuelo libre de  nostalgias.


Entonces alimentados por el recorrido rasgamos la seda y emprendemos vuelo hacia ese nuevo rumbo que algunos llaman besar el instante; haciendo eclosionar primaveras en inviernos, o la poesía en la arquitectura de las venas de unas manos, o en la lucha por utopías e ideales, o en los arrebatos de ingenio y de locura, o en el andén de lo inacabado, o en el muelle a la espera de un velero sin remos, o en ese vuelo que no necesitará de ningún ala, porque ya hemos aprendido que con o sin ellas, sabremos que por fin, podremos volar, y volaremos.


                                                 


18 comentarios:

  1. Si alguna vez quieres hacer una caída libre, como la del dibujo del hombre sujeto a un paraguas, no se te ocurra confiar en el paraguas, las varillas no aguantarían y te ibas a dar una hostia monumental :)
    Me hubiera encantado haberte escuchado cantar anoche :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Porque la vida es un acto de resistencia... Una prosa filosófica y poética es una combinación maravillosa.
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  3. prefiero rasgar la seda.
    siempre habrá un pespunte para repararla, aun a sabiendas de que no tenga arreglo...

    Prefiero, digo.

    Besos abracicos

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho esta prosa poética vamos de caídas y recuperaciones eso es lo importante.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  5. Somos muchos desgraciados a morir crisalida ...

    ResponderEliminar
  6. Que bonito,Zarza.
    Ha sido como viajar al son de una flauta dulce sobre un mar en calma mientras pienso en lo que has escrito de forma tan delicada y certera.
    El camino a la libertad de un@ mism@, no es otro que el desarrollo personal y evolutivo del tiempo sobre nosotros, de cómo acatemos eso que llamamos tropiezos, esos levantarse y avanzar hasta sentir que por fin se han soltado lastres y se puede continuar amigados a la nostalgia de lo que fuimos, sabiéndonos propensos al cambio,pero sin amargura,pena o desasosiego.
    Una utopía alcanzable?
    Me ha encantado de principio a fin, y ya ves, yo con mis interpretaciones de siempre, como flotantes...
    :)
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  7. Filosofía de vida. Para tomar nota y releer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. el aire permite volar si se hace con suficiente impulso

    ResponderEliminar
  9. Ojalá todos lleguemos a ser mariposas y no nos quedemos en c...
    Salu2 crisáli2, Madreselva.

    ResponderEliminar
  10. Volarás siempre, querida Mariposa. Tus alas son poderosas.
    Besos y besos, cielo de chica.

    ResponderEliminar
  11. Realmente, como una metáfora, que a veces se trunca y otras sale de su crisálida y vuela, para volver a empezar de nuevo....
    me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Volamos y volaremos, como siempre hemos volado.
    Aunque sea en parapente.

    ResponderEliminar
  13. Estoy aprendiendo a llevar la mochila medio llena(materia)y saborear todos los instantes : sobre todo quedarme con todo lo que mís ojos puedan atrapar...

    me encanta ese juego de palabra oruga-arruga;)

    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  14. El beso del instante es la plataforma de lanzamiento para cualquier vuelo hacia los arrebatos de ingenio y de locura ja ja ja.
    Besos mi Cantaora!!!

    ResponderEliminar
  15. "Un acto de resistencia"
    Pero el día que le da por pasarnos factura, no hay alas que nos eleven...
    En fin, seguiremos intentándolo.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Ese nuevo rumbo llamado "besar el instante".
    En esas me hallo yo.

    Me encantó navegar por tu crisálida. :-)

    ResponderEliminar
  17. Me parecía ver unas alitas por aquí, y ahora estoy segura!!!!

    ResponderEliminar
  18. Me quedo con la imagen de esa ninfa, a camino entre la larva y la mariposa, porque tal vez, ese estado se convierte en una tregua con la que disfrutar de los buenos momentos inolvidables... me gustan tus metáforas.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva