domingo, 9 de marzo de 2014

De la tristesse et du pardon III Sumisión y perdón



El perdón es sumisión.   Jonhan Come.

Apago el cigarrillo, enciendo mis labios y los echo al letargo sobre la lava implacable de estas sábanas, mientras me lames la piel y los senos, desfalleciendo ante este invierno que se esconde tras la máscara de una ya descarada y prematura primavera que somete a su antojo, entre el vaivén de mis caderas y tu sexo erguido en mis entrañas, mil remordimientos bajo sus mil respectivos gemidos, envueltos todos ellos en perdones que me pides y sin pensar te concedo,  ya que  en este instante, ni me los debes, ni los quiero, porque sometidos y ya sumisos en mi carne y mi sien, tus deseos y tus besos, ni pensar sabría ni puedo, cuando en mis muslos te tengo y te encierro, dulce instante en el que hasta de la nada sé, y sin saber nada más que sentirte, quiero...





27 comentarios:

  1. Jonhan Come...
    Errata corregida!!!

    Aquí va el segundo bajo el canto y el despertar de una primavera inesperada con 20º en el París de la France y el sueño de un Sireno que sabe de perdones...
    ;-)

    Bss per a tots!

    ResponderEliminar
  2. Primavera en tus palabras y el arte en ellas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. sensualidad y combustión. Así quien no perdona.

    Besos Zarza

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. ¡Qué sensual! y emocionante. Imagino un paseo por París calentito por el sol... y esas escaleras que inmortalizó Brassai donde una coletas espera...

      Es un gusto pasar por aquí. Abrazotrotes

      Eliminar
  5. Un sireno, nunca había visto uno...
    De todas maneras prefiero a las sirenas parisinas... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Esto no tiene mucho que ver con el perdón, mas bien con el calentón, humano y sireno para mas señas jajaja. Yo también perdonaría en este caso.

    ResponderEliminar
  7. Culminación del perdón, sea como fuere se realice, se convierte en UN EXTASIS¡¡¡

    Besos muchos ♥♥

    tRamos

    ResponderEliminar
  8. Uhmmm ... si me lo pidiese de ése modo, lo perdonaría ya!!!

    ResponderEliminar
  9. En momentos así se perdona todo... al final, fuera del ardor, se reconsidera... jajaja...
    Besos, querida Zarza (encendida, hoy)

    ResponderEliminar
  10. Hay momentos en que todo se perdona.

    Disfruta de la primavera, querida Eva.

    Besos grandes

    ResponderEliminar
  11. La primavera altera la sangre...que delicia.

    ResponderEliminar
  12. Mi niña, me he alegrado mucho por tu vuelta.
    Y regresas con fuerza, con esa característica tuya que, aunque no te lo propongas, siempre llevan impresa tus letras.
    Y el amor renace con fuerza, cuando se quiere de verdad, todo se perdona.
    Disfruta del momento y del perfume de esta primavera.
    Te dejo mis cariños, sinceros, no lo dudes, en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. Deseo, perdón.
    Sensualidad, perdón.
    Culminación, perdón....

    ResponderEliminar
  14. Ay , qué a trasmano se me queda en suspenso prima primavera, lejano el taconeo sensual de la bahía.
    ay, y digo mil, Eva!!!!
    Abrazooooooooooooooo!

    ResponderEliminar
  15. me gustó mucho el escrito!!!! siempre me gustan!

    ResponderEliminar
  16. !!!!!¿Y quien no perdona así?!!!!!!.... eso es jugar con ventaja.

    Creo que los perdones hay que buscarlos con la mente fría...
    y por supuesto, celebrarlos bajo las sábanas.
    !que delicia! jajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Eso no se llama perdón ni perdonar. Es se llama Sentir.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Aunque para amarse también se puede con ropa lo mejor es quitársela. Lo mismo se puede con las culpas y reproches, lo mejor es quitárselas aunque después haya que vestirlas de nuevo.
    Vibrante escrito.
    Besos mi Cantaora!!!

    ResponderEliminar
  19. Es la quinta vez que entro a leerte y no se me ocurre nada "decente" que comentarte a este post :))
    Qué calor, ¿no?

    Bss

    ResponderEliminar
  20. No deberías corregir ese nombre: deberías de cambiarle las letras de lugar, porque yo he leído claramente por qué lo perdonas.

    ResponderEliminar
  21. Si se ha llegado a ese punto... es que ha habido perdón previo ;)
    Salu2, Madreselva.

    ResponderEliminar
  22. Hay sumisiones que son muy placenteras, querida Eva... aun a riesgo de...
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Por esa vía llegan muchos perdones que no deberían llegar a ser. El sexo, sobre todo el buen sexo, trae reconciliaciones que sólo son un aplazamiento del infierno diario.
    Se me fue la mente a tantos casos de mujeres que aguantan lo inaguantable sólo porque en la cama se sienten amadas de verdad, cuando el amor hay que demostrarlo en todos los ámbitos. Y pienso que tal vez por eso lo relacionas con la sumisión.

    Un beso grande, Eva

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva