martes, 4 de marzo de 2014

De la tristesse et du pardon.



Y yo me pregunto:  ¿ por qué no reivindicar la tristeza?

La tristeza no es sólo un estado de ánimo. Es algo más. Es como una estrella fatigada que reposa o una mariposa que busca desesperadamente la amapola que la cobije.
No deberíamos sentirnos culpables por ser capaces de expresarla si nos duele, o nos ha dolido algo.

Reivindiquemos la tristeza como parte de nuestro ser.
Así como reivindicamos la felicidad, la falsa alegría, la hipócrita risa, o la carcajada que oculta nuestros miedos o rencores.

O las sombras en días de sol,
o el planeta tierra,
cansados ya de tantas lunas.

Saliendo del limoncello, y de esas reunionitis crónicas, me preguntaste mientras estábamos en la moto, que te diese una definición de Perdón, de perdonar
Te contesté que así y a palo seco, no sabría.


Ya de regreso, y en ese bar, mientras nos tomábamos el último café antes de regresar a nuestros respectivos nidos, te dije que para mí era una manera de reregresar a aquel límite de tolerancia o de aceptación que en un día me impuse... que no lo asocio, ni lo asociaré a un sentimiento de culpa, o en el que me involucre, y reclame algo que sé que sólo podría otorgarme yo misma.

La verdad es que trabajar sobre el perdón... es algo que sé que me va a dar algún quebradero de cabeza.

Y me gustaría mucho, que ahora, vosotros, así y a pelo,  y a bocajarro, sin consultar diccionario alguno, y de golpe, me dijérais lo que tenéis en mente en este preciso instante si tuvieseis que definir lo que para vosotros significa, el perón, o perdonar.

Os dejo libre campo...
Luego, con cada una de vuestras definiciones, escribiré un relato.
:)
Gracias por ayudarme.





46 comentarios:

  1. El perdón queda en manos de un ser divino superior.

    Nosotros podemos no tener en cuenta los errores o tenerlos presentes y mirar hacia delante controlando nuestra ira

    ResponderEliminar
  2. Así, a bocajarro como tú pides, lo primero que pienso es que es sumisión. Ahí te lo dejo!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que si alguien te pide perdón y si es sincero y verdadero, hay que olvidar y con el tiempo perdonar. A veces cuesta mucho, porque es mas fuerte el orgullo. Pero muchas veces dar el brazo a torcer, nos hace un poco mas felices.
    Y con el tema de reivindicar la tristeza, estoy totalmente de acuerdo contigo. No siempre tenemos que estar diez puntos, o sonreír porque si. Pero eso si, que la tristeza sea pasajera y no permanezca mas tiempo de lo necesario como nuestra aliada.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tercero es para ti, Karin.
      Un beso, preciosa.

      Eliminar
  4. Pues así a bocajarro como soy muy borrico, hay cosas de ciertos miserables, que ni perdono ni olvido. En cuanto a la tristeza lo tengo asumido, y aunque parezca que siempre tenga ganas de cachondeo, muchos días me hundo. Menos mal que "El Cigala" me gusta, aunque cara de tristón también tiene lo suyo.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cuarto será para ti, Rafetas.
      Y prometo, que nos echaremos unas risas...
      ;-)

      Eliminar
  5. Yo he perdonado cuando ya he olvidado. Si no, es que aún lo tengo clavado (creo, aunque tampoco estoy muy segura)
    Besitos, lindo tesoro

    ResponderEliminar
  6. No me gusta la palabra perdón porque para eso tiene que haber un culpable. Y en las relaciones entre personas, las cosas que suceden siempre tienen dos culpables (y dos inocentes): dos personas viendo las cosas desde ángulos distintos. Y cuando algo se rompe, hay que "reconciliarse": aceptar la razón parcial del otro y disculparnos por nuestra propia parcialidad.
    Eso creo. Perdonar es pensar que tenemos la razón pero somos magnánimos...

    ResponderEliminar
  7. Como dicen las madres de Plaza de Mayo, ni olvido ni perdón. Justicia. Y es que la justicia (y no la de los jueces) es la que en lo personal restablece los equilibrios. Equilibrios de una relación. Vamos, que nadie se olvida de nada. Que los daños cicatrizan, pero las heridas quedan. Y además, qué es lo que uno puede perdonar de otro. Casi nada. Lo que se hace, en casos de traición y esas cosas, es acomodar las expectativas con una nueva regla. Si seguimos esperando que no ocurran segundas traiciones, estamos desbrujulados. Y así puedo estar horas, te pido perdón. je

    ResponderEliminar
  8. Perdonar a veces es claudicar ante el que te ofende,
    cuando es de corazón es loable perdonar.
    En cuanto a la tristeza, ¿por qué ocultarla?
    es un estado emocional que es mejor que salga
    a que se pudra en el interior y nos enferme.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Difícil el reto que propones, la tristeza y la alegría son dos caras de la misma moneda, sabemos convivir con ambas.
    Pero...el perdón requiere mucha seguridad en uno mismo y mucha capacidad de amar, todos no somos capaces, de hecho creo que incluso quién dice perdonar, en el fondo de su corazón tiene dudas, desde luego depende mucho de la magnitud del daño o de la ofensa recibida.
    Un besote niña.

    ResponderEliminar
  10. Perdonar es fingir que has olvidado lo que otra persona te ha hecho... para recriminárselo si lo vuelve a hacer...
    Salu2, Zarzamora.
    La tristeza es bonita, pero un rato solo, desgasta demasiado.

    ResponderEliminar
  11. Perdonar a quien se quiere es un placer para los elegidos...
    A veces también es una necesidad perentoria imprescindible para respirar y seguir viviendo...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Creo que cada quien resuelve sus conflictos de diferente manera. Para llegar al perdón u olvido habrá que procesar toda una situación, y al final cuando poco a poco hayas procesado aquella circunstancia que te hizo daño puedes quizás llegar al olvido o al perdón. Cuesta un bigote, pero será la única forma de liberar tu alma.

    Es mi pensamiento.

    Muchos besos Evita.

    ResponderEliminar
  13. tanto más se es capaz de amar
    habrá un perdón asegurado:
    sin forma determinada
    sin modelo referente
    sin momento preciso
    sin que siga doliéndonos el corazón un segundo más.
    cada cual interponga sus propias apuestas, naturalmente. Estas eran las mías
    abrazos hasta allá
    con IDA/VUELTA, Eva
    Besos martesmiércolesjuevesviernes

    ResponderEliminar
  14. La guitarra asi tocada hace perdonar a todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta!!!
      Ya estoy visualizando el relato...

      Merci, Manou.

      Eliminar
  15. Perdonar es darse cuenta de que no había nada que perdonar.
    Pedir perdón puede ser acto de miedo o de valor; sin adrenalina por medio.

    ResponderEliminar
  16. Para mí, perdonar, es quitarte de encima un lastre que te va horadando el alma hasta dejarla hueca.
    Pedir perdón significa reconocer que, en algún momento, no he estado a la altura de lo que esperaban de mí.
    Y sí. La tristeza es una emoción y, como tal, hay que dejarla salir al exterior para que, manifestándose, nos llene por completo y después nos abandone.
    Feliz día!.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Creo que la tristeza nos la inocularon los mismo que querían hacerse poderosos, hay que crear necesidades para que el hombre siempre esté contento, hasta que no llega a alcanzar ese summum será un ser infeliz y pretenderá alcanzar lo que el que está por encima de el tiene, algo que nunca se consigue, de ahí que el estado natural de el hombre es la tristeza.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Perdonar y pedir perdón para mi es valorarse primeramente, y pensar y saber que uno puede vivir la vida de mejor manera, sin ataduras que amedrentan y no nos dejan avanzar.
    Por otro lado, el arrepentimiento no es (para mi) sólo sentirse mal, sino drásticamente cambiar de actitud, dejar de hacer lo que hacíamos antes.
    Pero también quisiera decir algo de la tristeza, reivindicarla, sí! Nada debemos esconder, esta una emoción que como la felicidad, va y viene, y nadie puede negar que alguna vez la sintió en su ser.

    ABRAZO GRANDE,de contención.
    No es necesario un relato para mi...en serio lo digo.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá relato para ti, sí o sí.
      En esto anda la entrada.

      Bss, Maritza.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Nada que ver... pero fue tu manera de ver las cosas...
      Bss.

      Eliminar
    2. Sólo por el título en francés,amiga, nada más...
      Besos.

      Eliminar
  20. La tristeza es un estado de ánimo como otro, y cuando llega, hay que dejarlo que fluya, no creo que enmascararlo sea buena idea.

    Que es perdonar o el perdón? Para mi es dar una oportunidad a la persona a la que se perdona.

    Bss.

    ResponderEliminar
  21. No creo que sea necesario reivindicar la la tristeza EVA. Poéticamente queda precioso pero es una enfermedad del alma. Nadie reivindica una enfermedad, la sufre y por eso más que respetable, solo faltaría.
    Cada uno se siente como se siente y está en todo su derecho de contarlo, es hasta saludable, nada que decir a eso. Otra cosa es pasarse la vida regocijándose en ella, reconcomiéndose o quejándose, que además de devastador para quien la sufre, es agotador y cansino para quienes le rodean. Lo que no creo que nadie haga es reivindicar... “la falsa alegría, la hipócrita risa, o la carcajada que oculta nuestros miedos o rencores...” si alguien hace esto ... habrá que perdonarle o por imbécil o por encefalogramaplano:))

    Respecto al perdón. Creo que el perdón sincero solo está al alcance de pocos, solo los muy valientes y generosos, otra cosa es de boquilla o sin pensar. Supone que te hayan hecho daño, sufrirlo y no solo sobreponerte a él, también ser capaz de disculpar viendo los motivos del otro, sus circunstancias e incluso dar otra oportunidad, por eso hay que ser extremadamente valiente y generoso... te arriesgas de nuevo.

    Algunos a esto le llaman ser tonto, yo no... esto no es capaz de hacerlo casi nadie, es la excepción, admiro lo excepcional... tontos hay muchos, es la norma ;))

    Así lo veo yo, solo eso. Otros lo verán diferente.

    Yo sé que tú sabes perdonar y eso es lo que me importa de todo esto.
    No dirás que no me sé mojar en condiciones cuando toca ¿eh? ;))

    Un beso grande EVA, si estás triste y es tu deseo, lo respeto, sin embargo, porque te aprecio, me gustaría que no lo estuvieras y te sintieras lo mejor posible. Fíjate te digo más, hoy yo estoy triste, pero pasará... otro beso.

    ResponderEliminar
  22. Fíjate, María, que yo creo que aquellos que saben de la tristeza de quienes quieren, saben cómo respetarla. E intentan compartirla dentro de la dignidad y del respeto.
    Y a quienes les cansan los elementos "cansinos" es casi mejor apartarlos...
    Como también creo que algunos son fariseos, y venden una felicidad a ultranza que me da mucho en qué pensar... y más, por los tiempos que corren.
    Igual esas personas, están alejadas del mundo que yo veo, siento, toco y respiro.
    No sé, linda.
    Nada es crónico en la vida... ni la tristeza ni la felicidad.
    Pero por suerte, todo pasa.
    A los tristes les llega la felicidad, y a los felices su tristeza. Y así, se va equilibrando el todo.
    Lo malo es que a los que no les dieron palo, les cuesta más. Pero todo llega, créeme. Y entonces, ya todo va equilibrándose a su justa medida.
    Te contaría unos cuantos ejemplos vividos, pero no viene al caso.

    Creo que cada ser humano es un mundo, y ninguno nos parecemos.

    Respecto al perdón, me guardo tu comment y ya publicamos el texto, ya sea, Javier, o yo.

    Bss, preciosa.

    Y gracias por tu aporte.

    Y por tu cariño, y porque en la vida he sido persona ni de rencores ni de orgullo.

    Eso me salva, no??
    ;-)

    Bss.

    ResponderEliminar
  23. Y no estoy triste, vale?? No te montes cosas que no hay.
    Esto es sólo una entrada que escribí ayer y en la que pedía un aliciente para concluir nuestro expediente sobre el Perdón.
    Y pedía una definión SIN PENSAR!!!!!!!

    Venga, a ver si lo logras...



    Ya pronto, en cuanto pueda publico inclusive el del TWIST II que estamos terminando y os debía...

    Bss.
    :)

    ResponderEliminar
  24. La tristeza como motor de la creación...

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Para mi es abrazo o comunión, abrazo despojado de cualquier tipo de interés o fin, abrazo, mero abrazo, los ojos muy cerrados, la mente en blanco. Yo te abrazo, te perdono...

    ResponderEliminar
  26. para mi el perdon se relaciona con el olvido, la mala memoria, el amor y una capacidad no tan abundante entre los humanos.

    ResponderEliminar
  27. Todo es tan relativo y subjetivo en esto de los perdones y las tristezas, por ejemplo la hija de M. Jackson quiso quitarse la vida luego que no la dejaran ir a un concierto...
    Decía Borges "No creo en venganzas ni perdones, el olvido es la mejor venganza y el mejor perdón"
    Hay eventos que entendidos de una forma tienen una carga emocional ya sea negativa o positiva, que luego de una reinterpretación pueden tener otra completamente contraria, la polaridad de las emociones se supedita en gran medida a un guión donde estas tienden a una afirmación o a una resolución. "La buena vida cansa, y la mala vida amansa" ja ja ja.
    Te dejo este enlace:
    https://www.youtube.com/watch?v=a_ZTW0SruDA
    Besos entusiastas mi Cantaora!!!

    ResponderEliminar
  28. El perdón real que entiendo lo aprendí así, necesitándolo yo, ese perdón de absoluto arrepentimiento, sus origines : la ignorancia, egoismo, insesatez, miedo, cobardía, mentiras, excusas, indiferencia..., ese perdón que me avergüenza y tanto me cuesta concederme porque lo difícil es sentirte digno de nuevo y eres tu quien lo sabes y quien vive y se mira al espejo ¡no, a ti mismo no te engañas¡...descubrí que yo me perdoné la primera vez cuando algo que hice tan normal como cumplir con mi responsabilidad sin darme cuenta me devolvió esa dignidad perdida y me encontré con mi propio perdón tan necesario.

    Besos Zarzamora, insisto en decirte: ¡que gustos estes aqui'¡

    Besos fuertes ♥♥

    ResponderEliminar
  29. Para mí el perdon supone aceptar la condición humana que lleva implicito equivocarse. Si todos nos situamos a esta altura, seremos capaces de perdonar.

    ResponderEliminar
  30. Eso de te perdono pero no olvido...que es, lo que más impera.En la concesión del perdón tiene que hacerse un borrón y cuenta nueva y el que pide el perdón: a veces no lo siente.Claro que la ofensa no le sienta a todos igual.Hay personas que perdonan las ofensas más espantosas y después por algo trivial.

    Y pensando esto tiene miga eh!

    Besos Eva.

    ResponderEliminar
  31. ...trivial para unos te cortan el pescuezo.

    ResponderEliminar
  32. Creo que el tiempo remedia todo... hasta la tristeza.

    Besos amiga

    ResponderEliminar
  33. El perdón es uno de los actos más difíciles, entendiéndolo en profundidad y no de la boca para afuera.
    Hay un ego herido y en ese momento es imposible perdonar, no desde la consciencia. Creo que el perdón se va labrando con el tiempo, después de la cicatrización y un factor que interviene es poder comprender la circunstancia de la otra parte, la "ofensora", pero también discriminar nuestras propias conductas y cuánto de lo nuestro hubo para que ocurriera ese dolor.

    Respecto a la tristeza, coincido que hay que reivindicarla, forma parte de nuestros estados de ánimo y también tenemos derecho a manifestarla.
    Preciosa entrada, Zarza.
    Un gran abrazote.

    ResponderEliminar
  34. Perdón: aceptación, comprensión, y ante todo olvido. Cuando digo olvido me refiero a no mantenerlo presente, todo cuanto nos pasa no solemos olvidarlo pero si lo mantenemos presente que sea para aprender de ello, no para desconfiar, pero sobre todo el perdón también es alivio.

    ResponderEliminar
  35. Creo que el perdón solo puede darse cuando se pasa la rabia y el rencor.
    Con estos dos conceptos dentro de nosotros el perdón no puede ser. Y si se da sin con ellos dentro el perdón se convierte en una mentira.
    El odio y el rencor son mecanismos de defensa. Nos hacen sentir vivos.
    Pero se está mejor amando.
    Vivir es muy difícil.

    ResponderEliminar
  36. No tengo dudas de que la tristeza es más sana que la hipocresía.
    Ante un Limonchelo yo perdono lo que sea:) Bueno, esto último es broma.

    Perdón es algo más fácil de darlo que pedirlo.
    Aceptar, comprender, contar hasta diez o mil, recomenzar, dar otra oportunidad, creer...
    Afortunadamente nunca he tenido que pedir perdón, al menos nunca por algo importante. Tampoco lo han escuchado mis oídos. Perdón me parece una palabra demasiado grande.

    Besos

    ResponderEliminar
  37. El perdón es una mezcla de aceptación, comprensión y dar una nueva oportunidad. El perdón es también una cicatriz, una muesca, una grieta... un recordatorio de que ya no volverá a ser como antes, de que una vez la confianza se rompió.

    Y sí, reivindiquemos la tristeza. De no ser así pasaría buena parte de mi tiempo proscrita.

    Un beso grande, Eva

    ResponderEliminar
  38. Perdón es calmar los demonios internos, saber aceptarlos y si no podemos, saber vivir con ellos.
    Es aceptar y aprender.

    En cuanto a lo de la tristeza: si, si y si.
    Es un estado más.

    Besos!!!

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva