sábado, 23 de agosto de 2014

A CÁNTAROS II y ayer llovió...




Tu boca 
yaciendo*
en la mía.
Lenguas
bañadas
en el vaivén
de sus olas de sal.

* yacer, aquí entiendase en su cuarta acepción RAE.





Lluvia....   en el asfalto, en el cielo, de una noche de verano en tus ojos, en mi mirada...  cuando de pronto, un latido de sol nos regala un nuevo despertar.

 



13 comentarios:

  1. no puedo más que sonreir cada vez que amanece esta canción en mi mente

    ResponderEliminar
  2. And here comes the sun too...
    cuando tu vienes jajaja
    Love for you :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Muy poética tu entrada me fascinó.

    Besos Eva.

    ResponderEliminar
  4. Concreto, discreto, sencillo, apasionante. Genial.

    ResponderEliminar
  5. el de verdades no viene nunca*
    *hubo un tiempo en que igual daba viniera o huyera el sol. !!!!
    Bs Eva

    ResponderEliminar
  6. Breve sensualidad sin tiempo.
    De la canción de Harrison no diré nada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¿Todavía no te has terminado la sandia? jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. ¡Bello!
    Después de la lluvia
    sale el sol
    y todo reluce.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Interesante esa cuarta acepción... Que intensa, me hace ver la lluvia en su acepción muy oculta... Como siempre, me dejas alusinando.

    Besos querida.

    ResponderEliminar
  10. Despertar a la luz de la pasión. La lluvia es lo de menos, acaso, el complemento.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Que llueva, que llueva, pero despacito.
    Salu2, Madreselva.

    ResponderEliminar
  12. Yacer en su cuarta acepción con la lluvia y después, el regalo del sol.
    No está mal.
    Es una promesa en espiral. Al fin y al cabo, los bucles existen.

    Poesía, querida Eva, eres pura poesía.

    Besos grandes

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva