domingo, 28 de septiembre de 2014

DE CATALUNYA Y DIVORCIOS


Cuando en una pareja las cosas empiezan a tambalearse, y del entendimiento y el respeto, va y él (o ella) empieza a alejarse, a insultarla o a querer obviarla, a salir de putas o bien que le resulte indiferente y ni se digne a mirarla, es cuando ella empieza a ponerse más guapa, se compra un buen par de taconazos, una falda corta y se pone a desafiar al mundo entero.  En estos casos cada uno suele atrincherarse en sus posiciones desde el otro lado de la cama, a mirarse por el rabillo del ojo y a intentar mantenerse a la defensiva antes de que ocurra lo inevitable, que uno de los dos acabe por irse de casa.

El corazón en estos casos le gana el pulso a la razón. Y no hay separación que no resulte dolorosa por mucho que una pareja incluso se llevase bien  y fuesen de mutuo acuerdo a un momento dado o intentasen mantener el tipo por la descendencia.
El diálogo en estos casos es la única salida que podría salvarlos del naufragio póstumo, pero el corazón sale entonces por la boca, y la razón entonces se va encogiendo. Demasiado corazón en estos casos no es de recibo, porque  ya no queda corazón y sólo la razón es la que de manera racional y razonable debería instaurarse entre ambos corazones dolidos y rotos, dejando al corazón aparcado con sus justas o injustas reivindicaciones de lado y hasta que la herida cierre.
Todos sabemos que hay divorcios que se llevan mejor que otros y esto depende de las partes implicadas; si ambos van hacia la conciliación, hasta al mismo corazón le saldrá más barata al final la factura, de lo contrario, si campan en una postura de enfrentamiento constante, incapaces de escucharse uno al otro, será imposible llegar a ningún acuerdo y las cuentas saldrán como el chocolate: espeso. Lo malo de todo esto es que de no haber diálogo, o de haberlo sólo por el intento de una parte, al corazón cuando vaya de nuevo a latir después lo hará a pedazos y cubierto de hiel por la boca. Con lo sencillo que sería en estos casos tomarse una buena cerveza, conversar,  y tras escuchar  un : “Me alegro de que hayamos tenido esta conversación como dos personas adultas”  ya luego, entonces digerir y tirar cada uno para adelante y dejando que la razón vaya por sí sola asimilando las heridas para una futura sanación. Una vez cada uno por su parte y a solas o arropado por los suyos,  sacará su dosis de algodón, betadine,  y tiritas,  para calmar ya tanto el calentón, como los ánimos por el mal causado.
En estos casos, poco debería importarnos quien o no tiene la razón… aunque a veces resulte obvio, y dejar en manos de la Justicia une affaire de coeur, ya que luego es algo que resultará imparable porque estallará la guerra, y las leyes no saben de corazones,  y a menudo hasta por falta de tiempo y por estar hasta la coronilla y pasar del corazón, ni leen si las causas eran hasta justas. Y ya luego,  a un juicio le seguirá otro, y luego otro, y otro…  hasta llegar a lo inevitable, una cuchillada por la espalda o un suicidio colectivo (familia incluida).


El meu cor batega,
tic-tac
Bum !!!
Avui batega encara mès que abans
serà  perquè
a vegades i plé d´instants gelosos
encara segueix bategant,
tic-tac
Bum.
I desprès,
batega encara
malgrat el temps,
malgrat els silencis plens
de paraules buides
malgrat jo
I tu mateix
Malgrat…
malgrat tant d´odi 
que van i vam intentar 
omplir en ell.


Late el corazón,
tic-tac
¡¡Boum!!
Y late aún más que antes,
y lo hace
porque a veces,
irrigado por instantes celosos
le da por seguir latiendo:
Tic-tac
¡¡Boum!!
Y ya luego,
late solo
a pesar del paso del tiempo,
pese a todos los silencios
llenos de palabras vacías.
Pese a mí
y a ti mismo.
A pesar de…
pese a tanto odio
con el que  fueron y fuimos
intentando hacerlo latir.

























         

11 comentarios:

  1. uff... una entrada tan cruda como esa imagen a corazón abierto... el diálogo lo es todo en una pareja, hasta que eso también deja de tener importancia... uno estira y estira el final por todo eso que vos decís: costumbre, cariño, hijos...

    es difícil tomar ese tipo de decisiones... salu2 amargos hoy querida Zarza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, JLO, esta entrada escrita desde el corazón eso sí, como todas las que escribo, es de doble filo... pero todas nuestras heridas en cuanto nos tocan el corazón, ya traspasan el entendimiento, ya sea a nivel de pareja, en lo social, político, musical.... etc.

      Bss, querido a vos también, y no estés triste, que ando rebién!!!

      Eliminar
  2. Tan simple, tan obvio que llega la negación cuando no hay solución, el Juez dictó sentencia y ahora hay que digerirla sin culpables y salvar al menos tu dignidad, si lo luchas no la perderás.
    Fui una divorciada, estado que no es diferente a estar simplemente sin hipocresía continúa.

    Besos fuertes,


    tRamos
    tRamos

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, creo que voy a decir claramente que este post es exclusivamente político y va exclusivamente orientado hacia dos corazones que si bien entendemos como personas en el ámbito de lo íntimo y o político, emocionalmente somos incapaces de concebir más allá...

      Lo que me conforta, es que el fondo sigue y seguirá siendo el mismo...
      A todos nos duele y ahí nos dejamos todos palabras mayores... dignidad, honor, lucha, amargura, culpabilidad, autoestima... etc, etc...

      Un besazo, y besos muchos, Tramos.

      Eliminar
  3. Pues... estás en la línea de la mayoría de la población con dos dedos de frente del país (que a la hora de votar no somos mayoría :) )
    Religión e hipocresía, política e hipocresía, humanidad e hipocresía... no habrá guerra mas que de "posturitas" electorales. Pero los desafectos no tienen marcha atrás: si me menosprecias, maltratas, insultas, explotas, ninguneas, reprimes.... ¿cómo te he de querer? Bye, bye España.

    Por cierto... te esperaba más leñera... no creo que muchos te entiendan :))


    Bss

    ResponderEliminar
  4. Zarzamora:
    ¿Por qué se llevarán tan mal el corazón y la razón?
    Ay, si pudiéramos utilizar cada uno cuando conviene.
    Salu2 cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Cuando sentimos, dejamos de pensar, nos reconcentramos en lo que nos pasa, en las emociones en tumulto.
    Cuando pensamos, racionalizamos lo que sentimos, para que duela menos, para encontrar explicaciones, justificativos.
    Generalmente vivimos divorciados.

    Qué impresión ese corazón latiendo fuera del cuerpo, como acostado en una camilla, solito...

    Besos, linda Zarza..

    ResponderEliminar
  6. Que razón tienes, pues , que se le va a hacer, que les valla bonito, bye, baye ... chulitos y a seguir falseando la Historia, si eso os llena, allá vosotros... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú ves como así no se puede dialogar? Chulitos, farsantes...
      Ayyyy!!!
      Si es lo que yo digo... que es el corazón el que sale por la boca...

      Besos, corazón!!

      Eliminar
  7. Ese corazón con un vinito de Rioja, debe de entrar de cojones.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  8. Una vez más, cuánta razón tienes, Eva.
    El corazón, que llegados a este punto, ya está tocado y enfermo, lucha contra la razón. Y la razón se impone, pero el corazón tira que tira.

    Lo que está claro es que ya tocados, el milagro no se produce.

    Besos, querida rebelde

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva