martes, 20 de enero de 2015

AL ABRIGO

Navego al límite, en una línea de fuga, y 
de espaldas a la vida
me veo en mí.



23 comentarios:

  1. No me ves pero te hago la ola. Por cierto que horas más raras, para que tú andes publicando por aquí EVA.

    Besos hermosa.

    ResponderEliminar
  2. Zarzamora:
    Hermosas palabras, extrañas relaciones, asombrosas ideas...
    Salu2 palabrosos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta todo lo que cuentas de las palabras esas que nos dan cuartelillo para decir lo que queremos o callar con los silencios que también son palabras, esas palabras que nos acompañan a vivir esta vida que no será buena pero es la que nos tocó.
    Un beso enorme, mi querida Eva.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, la vida siempre está ahí, incluso aunque nosotros no estemos...
    Hace tiempo que nadie llama a mi puerta, quizá por temor a contagiarse de algún tipo de enfermedad terrible que yo padezca y no me haya percatado de ello...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Zarza, cómo consigues guiarnos con tus palabras y metáforas desde el inicio al final, como si estuviéramos en el cole. ¡Me gustó mucho!

    Bessets.

    ResponderEliminar
  6. La vida acecha, es cierto. Y no podemos manejarla al punto de quererlo todo ya que solo nos permite un tiempo de recorrido por este mundo. Y solo es posible vivir plenamente algunos momentos si nos ponemos a corazón abierto y sin temor al infarto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. nunca, nunca da una tregua
    qué hermosa profe de lengua
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. La vida puede ser calma pero también llegar a ser tormenta, de todo nos podemos encontrar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Nos espera como la misma muerte.
    Ambas se dan la mano en un pacto, pero acaba ganando la silenciosa.

    Una maravilla este texto, es poético y reflexivo.

    Besos, querida Eva

    ResponderEliminar
  10. Lo leo y lo vuelvo a releer, es precioso ¡ yo no se expresarme así.! Besos Zarzamora.

    ResponderEliminar
  11. No cansarse es lo duro, lo difícil. Lo fácil es aceptar la derrota y dejar entrar a los imbéciles. No cansarse tiene la elegancia de lo sencillo (eso que es tan duro, tan difícil).

    ResponderEliminar
  12. Te leo y me viene a la mente algo así como un ovillo que puede pasarse horas y horas liado y enganchado y atrapado y buscando salidas que sabe que son puertas cerradas (espejos que dan la espalda), pero que sabe cómo volver a encontrarse con un semáforo que (de ahí, soñar en verde) sin pedir permiso le sonríe y le invita, sin prisas y con mucha calma, a desovillarse.

    Y la vida sigue ahí. Observándonos y, alguna que otra vez, ruborizándose al sentirse mágica y observada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Ahí está la vida, siempre al acecho cargada de enseres inútiles y de momentos espléndidos y de palabras que nos hieren o ensalzan, nos matan una y otra vez para resucitarnos de nuevo en una de sus oleadas de compasión.
    Nos mantiene la vida embrollados en ella y cuando le apetece, nos descuelga un poco, nos deja creer que somos libres y...
    En fin...a pesar de todo: LA VIDA.
    Sí, Eva, ¡c'est la vie!
    Besos miles.

    ResponderEliminar
  14. Siempre un placer leerte. Vamos a vivir!!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. La vida y la muerte siempre acechan. Nuestras decisiones las moderan. Un gran texto querida Eva.

    Mil besicos.

    ResponderEliminar
  16. Totalmente de acuerdo, "a los melancólicos lo que menos nos asusta es la nostalgia" . Gracias por el texto, tan apropiado en este instante para una más del cuartel melancólico. Saludos

    ResponderEliminar
  17. Profe de lenguas, claro, de las mas antiguas a la mas agil.....

    ResponderEliminar
  18. La vida desde luego que está esperandonos con una caja llena de sorpresas; de la buenas y de las malas, llevandonos desde el cielo hasta el infierno en un abrir y cerrar de ojos. Ella, es así.

    Bss.

    ResponderEliminar
  19. Creo que sí, que la vida empuja con fuerza a ser vivida.
    Desde cualquier rincón, a resguardo de cualquier abrigo. Ahí va moviéndose siempre , o casi siempre, con el viento a nuestro favor.
    Tu texto da a pensar. Y mucho.
    (No sé si este comentario pasa. Espero sí)
    Besos, Eva

    ResponderEliminar
  20. Del otro lado del espejo todo es diferente...

    Besos de conejito!!

    ResponderEliminar
  21. Reflexiones sobre la vida y sus alegrías y tristezas.
    Así es la vida un compendio de hechos, a veces, incomprensibles, a veces maravillosos......

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva