domingo, 1 de febrero de 2015

MEDIUM




Al salir de la consulta, tiró de la cadena,
y sintió la atracción de la vorágine.
Hoy dicen que duerme en una tubería,
y algún día verá el mar.

13 comentarios:

  1. No está mal, de ver luego el mar casi que aceptaría navegar primero entre excrementos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Está difícil de comentar existen dos extremos.

    Pero con todo, me gusta.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  3. Qué le habrá dicho la adivina para tomar esa decisión... pero si al final verá el mar, hay esperanzas.
    Besotes, Zarza.

    ResponderEliminar
  4. Pero con el mar no va a desaparecer su secreto...
    Besos y salud

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva