domingo, 19 de abril de 2015

LIGERA DE EQUIPAJE


Hay noches y días, que cálidos como las sombras, nos atan al pérfido abandono de unos besos de canela. Nos hacen olvidar la crisis, el presente, los enquilosados pasados, y nos cuelgan al abismo de un futuro. 

La huída siempre ha sido uno de mis refugios, el lugar idóneo donde partir para sobrevivir ante aquellas verdades que casi siempre acaban en falacias, pero pese a mí, regreso siempre a los puntos de partida, como un vuelco necesario para saber que existí en alguien o simplemente que sigo existiendo, o sencillamente para ir a bañarme o beberme las raíces para regenerarme un poquito las ramas y las alas.
Nunca me ha costado hacer las maletas, tal vez porque nunca las acabo de deshacer. Siempre a punto para tomar ese avión, ese tren, esa nueva quimera.
Nunca cargo con nada supérfluo. Tan solo un par de vestidos, ese traje de chaqueta, el neceser, los tacones, la cámara, las bambas y los vaqueros. Los libros los suelo comprar de paso antes de subir a los trenes o los aviones, son como mi pasaje, y en ellos anoto la fecha de cada aventura. Es fácil hacer una maleta cuando has pasado media vida viajando, es como lavarse los dientes o mirar el reloj, me suelo decir mientras voy empacando, porque suelo ponerme siempre lo mismo a fin de cuentas. 
Lo vital, lo importante, lo llevamos ya en los bolsillos y en la piel:  la sonrisa.  El guiliguili que uno siente en el estómago por mucho que haya viajado, con sus maripositas dentro, y con las manos recién lavadas con agua de espliego para tocar y sentir, ésas que no falten,  ya que a fin de cuentas son las únicas llaves que nos abrirán las puertas; y ya casi lista, con la mirada puesta, ante ese nuevo desafío,  abriré/mos mañana los ojos al despertar. 

Como decía el poeta:


P.S : Y os dejo con Vestida de nit, como la de la canción y película Rastres de sandal que ambienta ésta (que de no haber visto os aconsejo),  ya salgo a que el Mar me bese la orilla.  Voy por el mío, lejos, ya que en cualquier lugar donde haya mar está mi patria, el Mar, la única que conozco. 
Sé que cada uno de vosotros,  ya tenéis el vuestro propio... a mí me quedan aún muchos por descubrir.


18 comentarios:

  1. ¿cómo no te voy a contestar? para mí es un placer un poco menos que el leerte, pero un placer al fin y al cabo. .
    Oye qué te vas a la Feria de Sevilla?, mañana es el lunes del pescaito, de allí al mar hay un paso.
    Descansa y disfruta y aquí te esperamos
    Puñaos de besos

    ResponderEliminar
  2. Disfruta a tope, se que lo vas a hacer al lado del mar, bésalo y deja que te lama y deje en ti, su sabor a sal...No quieras despertar del sueño y del sabor de esos labios de canela, suena tan bonito.
    Ni el tiempo, ni la ausencia… pueda destruir esas “pequeñas grandes cosas” que existen, por suerte.
    Se feliz y sonríe.

    Abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Que alegre cambiar, viajar, correr hacia la playa respirar nuevos aires y luego volver. He estado un poco indispuesta pero ahí voy poco a poco.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que ya olerás el mar, que sin duda verás hoy mismo.

    Coloca un ojo, durante unos segundos, como si fuera uno de los míos. Que tengo muchas ganas de verlo.

    Y besos

    ResponderEliminar
  5. Ya nos contaras y disfruta de tu Mar. El mar, que a mí me encanta que aunque en Extremadura no hay, viví por el Cantábrico y por el Caribe y los adoro. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Disfruta, haz felices los instantes. Sigue dejando y recogiendo incesante y decidida, la historia de tu vida.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Nunca estamos obligados a comentar. Pero a mi me gusta hacerlo.

    ResponderEliminar
  8. Puede parecer miserable, a algunos les puede parecer eso, pero es necesario muchas veces huir y refugiarse... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Durante la vidas te cargas de util y inutil, mas tarde te aligeras para que la huida deseada o no sea mas ligera...

    ResponderEliminar
  10. Comentar es una débil y tenue manera de estar un poquito contigo, algo es algo, menos da una piedra, aunque sea una roca de mar :)
    Después de dos semanas ya estoy de nuevo en el ranchito con mucha nostalgia... Snif, snif :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  11. Lo primero es que descanses, disfrutes y seas feliz, y de lo demás no te preocupes para nada, que los amigos siempre los tienes por aquí. Cerca del mar, o en una charca, que lo pases de puta madre.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  12. Un viaje siempre es una aventura. Que disfrutes, Zarzamora.
    Salu2 de ida y vuelta.

    ResponderEliminar
  13. Siempre estás. Y mayo llega pronto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Una buena huida en el momento oportuno nos salva de tantas cosas que me alegra que te escapes... y nada menos que al mar.
    Descansa, pasalo bien, ir con poco equipaje es un alivio.
    Besos, Eva.

    ResponderEliminar
  15. ¡el mar, ese único cosido que no tiene vueltas ni costuras!

    ResponderEliminar
  16. Ah!! el mar, para mi La mar, como embruja y embelesa, a mi me da la vida, es mi refugio en los malos ratos y en los buenos. Besitos y que lo disfrutes.

    ResponderEliminar
  17. Me has calado hondo en cada palabra.
    Y me has emocionado.
    Tal vez sea porque me reflejo.

    Besos enormes

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva