martes, 2 de junio de 2015

ZALAMERÁNDONOS

No sé, es que es como todo en la vida, como que empiece a gustarte el hígado de ternera de un día para otro, cuando antes sólo con olerlo las arcadas salían de la costilla que le prestaste a Adán, o como cuando a alguien le dio por escribir el Génesis, y va y te pusieron Eva, o como cuando te daba vértigo asomarte al balcón a las 3 de la mañana, y luego te fabricaste un nido en la barandilla o empezaste a ir al barbero y le llevaste las cuchillas de afeitar para que te depilase las ingles a la brasileña.

No sé, es que es como cuando tienes una carta en el buzón que huele a chamusquina, y la abres como luego abres un Moët Chandon, o como cuando ya no sabes cuántos alfileres llevas clavaos en el cuerpo y el bolígrafo de tinta china te hace un guiño para que sigas aún escribiendo más cartas de amor, o a tus abogados, o a esos impíos que siguen encadenándose en los barrotes de algún Ministerio, rubricando como prueba de solidaridad.

Y es que, contra más limón y sal, más tequileada se pega tu lengua en la profundidad de mi garganta, meciéndose en mis labios, y así, agarraíta a tu cintura, dejemos que se besen los Judas hasta hacer que suenen las campanas  por bulerías, mientras te digo que sí, que te quiero, verde, azul o transparente, o como mi cómplice y todo como el Benedetti, o como cuando vas tan serio por la vida que te daría un par de bofetadas, y es porque eres tan bobo, cariño, que ahí te dejo la desnudez segura de mi cuerpo abierto, con mi pluma todavía llena de vértigo, con la que sigo escribiéndote cada mañana lo mucho que me gustas, zalamero, y porque pase lo que pase ahí sigues tú, siempre pegaíto a la verita mía.

Zalamerándonos, zalamerándome la vida, así me gustas, así te quiero y olé.




Y aquí os dejo con la copla.

21 comentarios:

  1. Bueeno pues si a ti te gusta, a mi tb! jaja y si a ti te gusta zalamerear y ser una grandísima zalamera ... jaja a mi más y lo soy muchñisimo más que tú... Te ha quedado precioso esto y no es una zalamerada.. ¡¡ni hablar!! ...

    Es la verdad verdadera ...seré zalamera, pero jamás miento, palabra de leonor!!! jaja Muaaaaks! graande y que tu día te zalameree mucho y bien !! ;))

    ResponderEliminar
  2. zalamear es una manera estupenda de vivir

    ResponderEliminar
  3. Nadie sabe detrás de qué velo se oculta lo bueno y lo que nos promete placer... no cerrarse... Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El ser zalamero es un arte, y no todos sirven para ello, ya que hay que tener una gracia y un don especial. Muy bueno el vídeo de Imperio Argentina, aunque estoy seguro que hasta muchos de los que te comentan, nunca ha oído hablar de esta estrella. Y a todo se acostumbra uno, es cuestión de probarlo muchas veces.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuanto tiempo llevaba sin leer, ni oír esa palabra! y... miá que me gusta....

    ResponderEliminar
  6. Zalamerándose la vida, así es como se debe vivir. La palabra me llega con mucho calor humano.

    Tu texto me gustó mucho, como todo lo que escribes, siempre lo he dicho y tú lo sabes.

    Un gran beso Evita.

    ResponderEliminar
  7. Es como si fuera posible, como si fuera verdad que pudiéramos reinventar la vida cada vez, ¿verdad? Besos.

    ResponderEliminar
  8. Perfectamente definido con tu ingenio :)
    Zalamea,, que te zalameen, que zalamearse es como volar al cielo y car convertida en pluma.

    Besos, querida rebelde

    ResponderEliminar
  9. Es como cuando el viento, galán de torres te prende por la cintura y ya no sabes si la brisa es copla, tango o bolero... y puestos a ser...¡que sea zalamero!


    Bss leona!!

    ResponderEliminar
  10. Hola mi bella Zarzamora .... Ahí que ser muy Zalamero y saber serlo , para que cuando te guiñe un ojo , para que los palos de tu sombrajo , se caigan al suelo , a mi me pasaria lo mismo , si yo tuviera un Zalamero que me cantara coplillas o sevillanas o por que no alguna que otra ranchera , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  11. Y si este zalamero es, acariciador, azucarado , retrechero o candongo no me digas que no vale la pena morir en el intento...

    Besos y sigue poniendo un zalamero en tus días.

    ResponderEliminar
  12. no sé qué habría de ser de tan siempre igual, siempre igual vuelta otra vez siempre iguales de sosos, grises y cargantes los días, si no los dedicamós íntegros a eso, a zalameo, zalamear, zalamerco maño, que me zalamees, digo!!!!!!!


    besos

    ResponderEliminar
  13. ¡Ole, ole y ole!!! esa bofetada ¿sabes quien la merece...? Si, si, esa misma jajaja. Y la sed que has despertado en mi, y lo seca que ha quedado mi boca, leyendo Moët... Ese zalamero necesito yo, ¿me lo prestas un rato solo?

    Besos preciosa y...ese abrazo.

    ResponderEliminar
  14. No sé, es como que cuando veo el lucero vespertino asomando por el ventanal de mi piso en las nubes quisiera ser Venus saliendo del mar envuelta en espuma, sin haber comido ningún hígado de ternera y sí habiéndome bajado el Chandon y teniendo de fondo una de esas baladas con mucha guitarra eléctrica, pero suavecitas, entonces...
    Sos una loquita preciosa, Zarza querida, que nos hacés volar a todos.
    Besos zalameros.

    ResponderEliminar
  15. Resulta que yo tenia olvidado el higado, encebollado me gustaba mucho, pero lo tenia olvidado al pobre, el otro dia me dijo el médico que tenia principio de anemia pero que no me iba a dar pastillas, lentejas, higado, pescado azul y carnes rojas, coincidió con la visita a mi hija en mi cumple y me pusieron ciego a todo eso, y claro a engordar de nuevo... :)
    No conocía esta versión, la de la Montiel si...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  16. hmmmm me superan esas zalamerías, me atrapan las entrañas¡¡

    Besos mi querida

    tRamos

    ResponderEliminar
  17. A veces pasa eso, que de pronto, te apetecen cosas nuevas. O ves las cosas antiguas con otros ojos. O descubres que lo que no te gustaba ahora te gusta y viceversa.
    Sí, vienen bien esos cambios.
    Salu2 rumberos, Zarzamora.

    ResponderEliminar
  18. que sepas que me acabas de descubrir un verbo!! con lo que me gusta a mí descubrir nuevas palabras y más aún nuevos verbos...
    y que me encanta como zalameras...
    besotes guapa!! y que un placer leerte!! como siempre!!!

    ResponderEliminar
  19. Por qué te quiero, Inés? Por el interés. Ayyy, zalamero de las entretelas. Siempre hay uno dispuesto a volverte loca.
    Besos, bella dama

    ResponderEliminar
  20. La vida zalamera no muere ni se destruye: se transforma.

    ResponderEliminar
  21. Ole, ole y ole.... me gusta el verbo zalamerar.
    y viva el zalamereo!!

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva