martes, 15 de septiembre de 2015

静かに (1)

                                                           Shizukesa      
                           

 Shizuka ni
                                                
                                                 
En mi pelo 
nacen flores, 
de tu almendro.







En nuestras bocas
brota,
la dulzura 
del cerezo.










Y es que qué bueno sería, oye, que sólo de pan y de escritura viviera el hombre, la mujer, el niño y el apóstol, el cabrero, el miserable, el zafio y el mediocre, el necio y el solemne, y de borrones y cuentas nuevas, o de tachones horizontales, viviendo el amor como toca, a lo vertical (por lo de la comodidad, digo, que el amor es muy suyo eh?, pero va y nos toca como le nace, como le da la gana) que a lo horizontal también tiene su aquel, (y qué aquel, ya te digo ;) ), y que no, que no me debes agradecer nada como reprochármelo tampoco,  que un día estamos aquí, y al siguiente quién sabrá dónde, y que traquilo/a/s, que suelo escuchar menos que observar, suelo aprender mucho más mirando a los seres vivir que escuchándolos contar sus experiencias. Que la vida está allí fuera, (que siempre lo dije, y es mero juego) late y muere en camas de hospital en el mismo preciso instante.
Personalmente escribo cuando no me queda otra opción. 
Y sí, es entonces cuando escribo... te escribo, nos escribimos, como lo hacemos aquí y ahora. En el silencio ensordecedor de nuestros cuadernos tapizados ora de vida, ora de gris, ora de conservar lo poco que queda de nuestra frágil y aletargada memoria, ora de decirles a los que nos aman como a los que nos odian o nos envidian que sí, que seguimos vivos, pero viviendo, y que la vida está allí afuera.


22 comentarios:

  1. yo también es entonces cuando escribo... y lo que ahorramos en terapia... no me digas que no... que esto de sacarse las cosas de dentro a fuerza de buena letra o de tecleos, salva de la locura y de muchas otras cosas...
    que me ha encantado el post!
    y que un montón de besotes guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Joder que bonito; entre pelo, flores, almendros, cerezos y dulzuras de boca. Además sabes hasta chino; que maravilla de mujer. Estás hecha un hacha. Que sigas escribiendo así, porque es todo un placer, para tus amigos y seguidores, porque tus silencios, son nuestros silencios, y esto no es bueno. Pero coño déjate de camas de hospitales ¡lagarto lagarto!...

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No...
      Y es que no soy de bazar chino.
      Es japonés.
      ;)

      Ay Rafa, si cuando estás de hospital, estás, pues eso.
      Estoy, y no sé vender mercancía de la barata ni mentir.
      Es lo que hay.

      Besos.

      Eliminar
  3. Bellísimo post, de lujo!
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar

  4. La vida me enseñó tengo que luchar para romper barreras que la tristeza y la felicidad son pasajeras.
    Que hay ratos en que a la vida no se le ve sentido que hay días en que sientes que todo lo has perdido... pero no es casualidad, que por algo sigo viva.
    Y que leer tus letras es una gozada, que escribas y escribas, como lo haces aquí y ahora, porque leerte... es seguir viva y la vida... está ahí fuera.
    Que te quiero y mi abrazo... ese abrazo es inmenso y especial.

    ¡Guapa!!!

    ResponderEliminar
  5. Asi es, un dia estamos aqui y mañana no sabemos con quien estaremos si verticalmente u horizontalmente, la vida es asi sigue en silencio avanzando.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues, Zarzamora, muchas gracias por tus escritos.

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo, la vida está fuera.

    Pero nuestro tiempo libre lo dedicamos a estar dentro Que no?

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta como escrives Eva linda, aunque no siempre te puedo leer, pero cuando entro repaso, ya lo creo que repaso, por qué, pues porque en las letras dejas el lama.
    Y sí, de la vida se aprende y nos lleva por ese camino de aquí para allá, nunca sabemos cuando llegará la hora del descanso.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  9. Eva escríbeme , cuenta qué te pasa, ¿en el hospital?
    porfa dime algo, creo que me he perdido algo o un mucho.
    es un ljo leerte estés donde estés,porque tu alma va fuera en tus letras.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Lindas tus letras...la música de lujo!

    Besitos ♥

    ResponderEliminar
  11. No me digas que no es una maravilla ese pajarito en la oreja... :)
    Y si, claro, totalmente de acuerdo, porque de que sirve la vida si no se vive con pasión y a plenitud mientras se pueda, y cuando no, se gradúa la intensidad y se baja el "volumen" para adaptarla a nuestros gustos o posibilidades, pero vivir, siempre vivir con pasión... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado la inmersión al japonés con esos veros tan suyos que has hecho tuyos y de paso, nuestros.
    Gracias por ello y por tener esto como último recurso en la vida, como válvula de escape donde "remasticar" lo de fuera...
    Creo, de corazón, que a más de un@ nos sucede lo mismo...
    Besos, hermosa.

    ResponderEliminar
  13. Perdón, quise decir versos, aunque creo que me habías entendido, jajajaj

    ResponderEliminar
  14. Pues a vivir Zarzamora y un besazo por escribir tan bien.

    ResponderEliminar
  15. La vida está adentro y la llevamos para afuera, para compartirla y compartirnos. Algunos -no todos- hacen lo mismo y así nos encontramos con gente linda, como pasa con vos y compartimos alegrías y penurias.
    Un beso grande y que todo salga bien, Zarza querida.

    ResponderEliminar
  16. Ya puedo decir que he vuelto a la normalidad, al fin me ofrece Blogger una actualización en tu casa y tú unas palabras ligeras y sabrosas con las que recordar que la vida no es eso que pasa en vacaciones, sino lo que nos hace latir cada día

    un beso

    ResponderEliminar
  17. Observar es la única manera de conocer.
    La voz puede inventar biografías tremendas.

    Deliciosos poemas, deliciosas palabras.

    Besos, querida Eva

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva