sábado, 25 de junio de 2016

A VOLANDAS

Con la cabeza vacía,  la palabra vuela y  se funde en la distancia, y fonéticamente dispara las vocales en una humareda entumecida. 



Trepo por los peldaños  de una vieja escalera hasta alcanzar un viejo suspiro en una nube, o una boca, o en alguna de tus olas, que abiertas, arañen el deseo de unos labios rezumando entre las lenguas la armonía de un saxo bajo el compás de melancólicas notas.   



Palpita la tinta en el viejo folio y se escriben solas  la lánguida soledad que habita tu piel y las indolentes nadas que habitan mi calendario. 





 Revolotean los papeles, mi cabeza,  la tuya,





la tinta, la nube, cuando la resaca llega furtiva y las engulle, y las arrastra y las golpea estrellándolas en el tintero de algún sueño enmohecido. 

La playa se bañará hoy de gente apenas me haya ido, las calles y el asfalto serán abrasados por un sol raído de esperanzas.
Y mientras pienso que la vida sigue, perezco en este mismo instante que se cuelga de unos puntos suspensivos...



En el desván de la mente vuelan páginas numeradas sin ningún orden. En caótica existencia. Entonces me pongo a ordenar los recuerdos y les pongo nombre y etiquetas, los archivo en carpetas donde la memoria, en vano,  intenta ávida, devorar el olvido. Pero rebeldes, regresan y se agolpan,  y revolotean, y como niños traviesos escarbando cajones, los doy por perdidos...



                             

15 comentarios:

  1. ahí quedan

    los buenos nunca se pierden

    ResponderEliminar
  2. Me has llevado a un lugar poblado de imágenes y sentimientos.
    Cuando esto se logra, queda decir: qué grande eres, querida Rebelde.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  3. me encanta como creas imágenes con tus letras...
    muchos besos!!

    ResponderEliminar
  4. Es que la vida en si son puntos suspensivos, por eso no hace falta acumular tanta materia sino acumular vivencias y esos recuerdos en esa bolsa de la memoria es lo que alimenta nuestros ánimos mientras ella quiera ir seleccionándolos y, cuando se borren: vuelven esos puntos suspensivos ...

    ¡FELIZ VERANO!,ESTIMADA EVA

    Un beso grande ,un abrazo grande y el del lunes lo dejamos para septiembre;)

    ResponderEliminar
  5. Está claro que para llegar, no hace falta extenderse.
    Me ha llevado a muchos lugares en un hermoso vuelo.
    Un gusto leerte Zarzamora.
    Feliz fin de semana.
    Besossss!

    ResponderEliminar
  6. Feliz, feliz de leerte. Bonita la canción. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Ayer no pude comentarte, te diré que te comente o no, sabes que disfruto leyéndote, ensimismándome en tus imágenes y oyendo las músicas que nos regalas.
    Mi comentario de hoy es: GRACIAS!!!!

    ResponderEliminar
  8. Deja que las palabras vuelen lejos muy lejotes para que nazcan recuerdos en países lejanos.

    Un beso señorita

    ResponderEliminar
  9. Un abrazo prolongado que vuele hacia ti, Eva Zarzamora.

    ResponderEliminar
  10. La cabeza ligera, llena de mariposas...

    ResponderEliminar
  11. :) con besos especiales...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Hay una calesa donde viajan los transeúntes del recuerdo entre adoquines de olvidos, no es una calesa común, es mágica, de repente logra alzar el vuelo y los caballos son mariposas de colores, no todos logran viajar en ella, se necesita el elixir de los sueños, el sonido tenue de un saxo y voces que en la distancia corean el sentimiento de una resaca precisa y ligera, rebelde y hambrienta, para escribir la vida.

    Ufffffffffffffffff

    Que tronco de escritora eres, carajoooo

    ResponderEliminar
  13. Recuerdos escritos en hojas sueltas sin orden ni concierto, me gusta. Juntarlos es entretenido, penoso, a veces. Nostálgico, siempre.
    Salu2 écrits, Zarzamora.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva