viernes, 2 de septiembre de 2016

Desmemoria 3

                                                                          Alacant, E.M.

Fue el viento quien me despertó. Estoy en una playa, tirada en la arena. Las olas de agua caliente vienen regularmente a mojar mis pies desnudos.

Noto que el sol me quema la mejilla izquierda, siento un aire fresco llenar mis pulmones a cada respiración. Tengo en la boca un regusto a sal, estoy viva. Luego, tapando el sol, vislumbro que un hombre se acerca y se inclina hacia mí. Hirsuto, con una barba del milenio, vestido con la piel de varias cabras y un sombrerito confeccionado con algunas hojas de palma se planta ante mí. Me habla de manera precipitada, como si yo fuera el primer ser humano que ha visto desde hace lustros.  Me cuenta que me estaba esperando, que me ha salvado la vida y que ahora soy su sirvienta y su compañera, que seremos muy felices juntos, que en esta isla existe todo lo que podríamos necesitar, y que no me faltará de nada. Me repite que seremos felices, me habla de su castillo, y no para de llamarme Viernes, porque me dice, que fue un viernes cuando me salvó la vida y con ello le puso también fin a su soledad. Yo ya no logro escuchar sus frases someras y entrecortadas. Sentada en la arena, miro las aguas color tinta cuyos misterios conozco bien, y mientras mi nuevo guía insiste en ponerme en pie, vuelvo a pensar en vano en quienes dejé allí, en el fondo del Océano. En el cómo he llegado hasta aquí, bajo el calor seco de esta playa ignota y desconocida, mientras  siento cómo se derraman por mis mejillas todo mi cansancio, y mis lágrimas me saben aún a  mar.

De la serie, Desmemoria.






16 comentarios:

  1. Sueño, ilusión, delirio o espejismo. Lo bordaste, mi Zarza, con elementos que adoro, sol, mar, arena, sal. Con sentimiento y misterio de la protagonista, que dejó atrás, para situarse en ese instante.
    Un abrazo,
    *vídeo precioso también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;)

      Quien ha leído a Reinaldo, sólo podía entendernos/me...

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Todos los Viernes acaban desmemoriados ante tanta palabra.
    Dices mucho en este texto.
    Y te aplaudo.

    Besos, querida Eva.

    ResponderEliminar
  3. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh! ahora caigo! =))))

    Me gustó, pero algo me faltaba y no entendía, ya sabes como soy! :P

    buen finde, besos =))))

    ResponderEliminar
  4. Un bello y profundo relato, dice más de lo que parece, un muy inspirador viernes, con soleado sueño, fantasía y esa playa han puesto en tu pluma belleza para regalarnos.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  5. Hola guapísima!

    Participaste para aparecer en la sección de microcuentos de El DEFINIDO, y no creas que te hemos olvidado! jaja

    Te traigo buenas noticias. Primero: para que aparezca publicado el material que nos enviaste, tienes que ser parte de la comunidad. Para eso debes registrarte. Apenas te va a tomar un minuto. Hazlo aquí:

    http://www.eldefinido.cl/miembros/extranjero/

    Luego de registrarte, me avisas (es importante que me avises) para yo, a su vez, avisarle al equipo de El Definido de tu incorporación y que ellos puedan así revisar el material que nos enviaste.

    Segundo: a todo aquel que ya se ha registrado, se le ha publicado su texto correspondiente. Los puedes leer aquí:

    http://www.eldefinido.cl/microcuentos/

    Todas las dudas que puedas tener al respecto, las puedes resolver fácilmente aquí:

    http://www.eldefinido.cl/actualidad/pais/7372/Inauguramos-nueva-seccion-de-Microcuentos-todos-invitados-a-escribir/

    o preguntándome directamente a mí jaja

    Por último, si quieres (y te incentivamos a que lo hagas) seguir aportando con tus pequeñas historias (ninguna superior a cien palabras, sin contar el titulo) las estaremos recibiendo en este correo electrónico:

    microcuentos.eldefinido@gmail.com

    Recuerda que http://www.eldefinido.cl/ es visitado por alrededor de un millón de personas mensualmente, por lo que cuentas con una excelente plataforma para darte a conocer todavía más.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
  6. Bonito y extraño vídeo, supongo que acorde con el relato. Te digo lo de extraño de vídeo, porque parece ser, que el día no invite mucho a estar en pal playa. Por cierto lo que no me ha quedado muy claro, es que se hace mucho frío, o es que el tío es un buzo, y al final se pierde entre las aguas. En cuanto a lo de Viernes, hay una película, que ahora no recuerdo, que uno de los personajes se llama Viernes. Hombre que le diga que le ha salvado la vida, y ahora será su compañera, me parece bien, pero lo de sirvienta, digo yo, que ya suena más feo.

    Besos EVA y que pases muy buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Sirvienta nunca, por más que el tipo con sombrerito de hojas se considere el rey de la isla, esta Viernes femenina antes es preferible que regrese al mar.
    Un texto hermoso, con descripciones exquisitas y una nostalgia final.
    Viernes para un viernes.
    Un gran abrazote, guapa.

    ResponderEliminar
  8. Ahora es el turno desmemoriado de viernes.
    Nunca fue menos la desmemoria de los días alternos!

    (el vídeo, impresionante, Eva)

    besos

    ResponderEliminar
  9. Si te llamaras viernes te cambiaría de nombre :P

    ResponderEliminar
  10. A veces nos comportamos como islas. Nos a"isla"mos, queremos crear un mundo nuevo sólo para nosotros. A veces nuestra isla tiene playas para invitar a la gente a venir. Otra veces nos armamos con rocas y acantilados, para que nadie nos moleste o nos hiera. Y siempre la contradicción. Si estamos en la isla, queremos ir la costa. Y si estamos en la costa, queremos acceder a la isla.
    Salu2, Zarzamora.

    ResponderEliminar
  11. Otro lindo texto lleno de imaginación y buena literatura.

    el vídeo también me gustó bastante.

    Besos Eva.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva