martes, 21 de marzo de 2017

静かに (2)

   Shizukesa      
                           

 Shizuka ni


En mi pelo 
nacen flores, 
de tu almendro.













En nuestras bocas
brota,
la dulzura 
del cerezo.















Y es que qué bueno sería, oye, que sólo de pan y de escritura viviera el hombre, la mujer, el niño y el apóstol, el cabrero, el miserable, el zafio y el mediocre, el necio y el solemne, y de borrones y cuentas nuevas, o de tachones horizontales, viviendo el amor como toca, a lo vertical (por lo de la comodidad, digo, que el amor es muy suyo eh?, pero va y nos toca como le nace, como le da la gana) que a lo horizontal también tiene su aquel, (y qué aquel, ya te digo ;) ), y que no, que no me debes agradecer nada como reprochármelo tampoco,  que un día estamos aquí, y al siguiente quién sabrá dónde, y que traquilo/a/s, que suelo escuchar menos que observar, suelo aprender mucho más mirando a los seres vivir que escuchándolos contar sus experiencias. 
Que la vida está aquí, fuera, (que siempre lo dije, y es mero juego) late y muere en camas de hospital en el mismo preciso instante.
Personalmente escribo cuando no me queda otra opción. 
Y sí, es entonces cuando escribo... te escribo, nos escribimos, como lo hacemos aquí y ahora. En el silencio ensordecedor de nuestros cuadernos tapizados ora de vida, ora de gris, ora de conservar lo poco que queda de nuestra frágil y aletargada memoria, ora de decirles a los que nos aman como a los que nos odian o nos envidian que sí, que seguimos vivos, pero viviendo, y que la vida está allí o aquí, pero afuera.


14 comentarios:

  1. ¿Has visto los cerezos del Valle del Jerte en esta época?
    Te encantarían y te inspirarían aunque mas aún no creo que sea posible ... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. No entiendo japonés, ni caracteres chinos, pero la foto es preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Te siento muy oriental, muy zen...relajada en tu vivir con sus seguras, pero asumidas zozobras y su constante navegar en los latidos horizontales, verticales u oblicuos, que no creas que no, que a veces...
    El caso es que has escrito cuando te ha apetecido, tan bonito y profundo como siempre, haciéndonos recordar que sigues ahí fuera...viviendo.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Feliz primavera, feliz escritura, mejor y feliz vida!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Escribir bello pa ra que las letras sean aspiradas por el alma anidando ahí donde el espíritu echa de menos
    los decires alegres que a uno le da por no dejar salir porque ya hay muchos en el mundo.

    El arte de escribir congruente se les da a pocos. Tú lo dominas perfecto muchacha.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Así es, seguimos vivos para tristeza de los que no nos quieren

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Los cerezos en flor, les vio en Kyoto una primavera bendita....

    ResponderEliminar
  8. Siempre se ha dicho que escribir es una buena terapia. Cualquiera es buena para desahogarse. Hay quien pinta la rabia, quien esculpe el dolor, quien compone la pena, quien baila la tristeza...
    Salu2 écrits, Zarzamora.

    ResponderEliminar
  9. Como todo lo bello que efímera es la beleza de estos cerezos y almendros pero como dicen los poetas déjá vu que los recuerdos siempre parecen nuevos o vividos pero cada año son distintos...

    Feliz equinoccio de primavera Eva.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué falta hace una música tranquila así!
    Merci.
    Salu2 tranquillisants

    ResponderEliminar
  11. Así es: la vida está fuera y la experiencia queda dentro.
    Que el amor va a lo suyo sin más. No entiende de razones ni coherencias, ni mide las consecuencias.
    Todo lo que dices lo aplaudo porque es totalmente certero.
    Ahora aquí y después a la incógnita.
    Los versos tienen la delicadeza del pétalo del almendro. Y su belleza.
    Una vez más,mi aplauso.

    Besos, querida Eva.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva