martes, 14 de agosto de 2012

Las cuatro y diez


Entonces me gustaba dar de comer a las palomas.


Y pasear  mis colitas por el parque sorteando las piedras del camino.
Me gustaban más las faldas que los pantalones, decir espera, que hasta pronto, sonreír con un paso al frente, y volar entre las sombras y jugar con la mía, y decir adiós con la mirada risueña. 
Lástima que la danza de la vida, mate esas palomas, 
nos lapide, 
nos imponga el pantalón, 
el adiós con desengaños, 
y una sombra perpetua
encadenada a la sonrisa. 



Fotografía, En los Viveros, Valencia. 




                                Recuerdos de unas sombras a las cuatro y diez.



                                                     

39 comentarios:

  1. La danza de la vida nos perfecciona, no mata palomas, sólo las adormece.
    Tú siempre sabrás bailar al son de las olas, y ser esa niña de coletas alegres, por más que se empeñen nadie lapidará jamás tu sonrisa ni tu mirada risueña.

    Doy fe.

    No permitas que nadie desdibuje tu mirada,ni tu risa.

    Besos gordotes, desde mi mediterráneo.

    ResponderEliminar
  2. Esa eras tu?
    A quien acababas de apedrear?

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Te leo y me reflejo, aunque a mi me gustaba ponerme más pantalones.

    Hay que hacer muchas veces grandes esfuerzos para no terminar de perder la pinza, Eva...

    Este verano nos anda metiendo la nostalgia por los poros quieras que no.

    Besos desde mi cuerda floja *

    ResponderEliminar
  4. ¡Que niñita tan preciosa!

    ¿Recuerdos nostálgicos?

    De vez en cuando se asoman, si...

    Pero no te preocupes, en cuanto quede arreglado el tren de aterrizaje podrás volver a volar a tus anchas...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Negra espalda del tiempo.
    Hermosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Yo hacia con ramajes tiendas de indios, me gustaba ser de los malos de la película y aún hoy recelo de los que llamamos buenos.

    Palos nos da la vida pero nos endurece y que no vengan iluminados a aborregarnos que ya estoy yo para educarme a mi manera, no a la de ellos.

    Y que no nos falte nunca la sonrisa y la ilusión, nena guapa.

    ResponderEliminar
  7. A eso lo llaman "madurar", por llamarlo de algún modo.
    Buscar al niño que somos quizás sea el nuevo camino.

    Bizz.

    ResponderEliminar
  8. Que en nuestra alma permanezca lo puro, la mirada que "aún" confía, todavía la sonrisa, todavía la esperanza, a pesar de las imposiciones varias de la vida.
    Dale Evita, tú sí puedes preservar el cielo.

    ABRAZOS MILES.
    (La fotografía es preciosa!)

    ResponderEliminar
  9. La vida usa pantalones y en los bolsillos crecen los revólveres.

    Niña linda, sí, una niña linda. Muy linda.

    Bs.

    ResponderEliminar
  10. si, la vida te hace ir mutando, pero las cosas siempre prevalecen dentro.....

    ResponderEliminar
  11. ¿Quien mata las palomas? ¿La vida? No querida, somos nosotras mismas que no hemos sabido ser como el ave fenix. Debemos despojarnos del dolor, el engaño, la maldad y reconocer en el hombre al lobo para no sorprendernos.

    Precioso Evita.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué entrada más tierna!

    ¡La foto rekete-preciosa!

    Besos

    ResponderEliminar
  13. De pequeña ya apuntabas maneras y esa clase en tus maneras que se ha quedado contigo. La visa pasa y nos da lecciones que seguro has aprendido, y se nota.

    BESITOS.

    ResponderEliminar
  14. Una de mis canciones favoritas que cada vez que la oigo me revuelve las entrañas.

    ResponderEliminar
  15. Qué niña más bonita!
    La veo y me veo a mí.
    Pero yo lucho día a día para que esas palomas sigan vivas.
    Canción preciosa.
    Un beso, Eva.

    ResponderEliminar
  16. Las palomas siempre regresan y la danza esta en alguna esquina esperando. Retazo de sentimientos a los que les has puesto poesía.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  17. cada etapa tiene su riqueza... hay que avanzar y no dejar de disfrutar la vida... es verdad que las palomas siempre vuelven...

    ResponderEliminar
  18. La vida nos va cambiando y los gustos y nuestra forma de pensar, pero nuestra esencia sigue siendo la misma.Millll besitos biennnn por tú fotooooo!!!:):)

    ResponderEliminar
  19. El tiempo desfigura los sueños, tiñe las ilusiones, pero tenemos cosas como la literatura y los recuerdos para volver a ser niños algunas veces al año, que no hace daño.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Se dan las manos fotografía y palabras ... ya entonces, tu sombra era pura poesía!

    Cariños!

    ResponderEliminar
  21. lucha por esas palomas, por esa tranquilidad!!! a la mierda la danza de la vida, seamos rebeldes hasta el último suspiro!
    :-D
    saludos Eva

    ResponderEliminar
  22. el crecer también tiene sus problemas.. pero hay que conservarse niño, lo mas que uno pueda...

    la foto de arriba sos vos?? no la de la niña, la de la mujer que encabeza el blog...


    bella...


    salu2!!!

    ResponderEliminar
  23. Eva hay mas palomas reemplazantes, que nadie lapide tu sonrisa
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. la danza nos va reacomodando las colitas y como dices dejamos de lado muchas acciones que nos hacían sentido , y adoptamos otras que nos encuadran, pero dentro sigue esa nena sorteando las piedras del camino por muchas que sean
    ;)

    besitos y feliz semana

    ResponderEliminar
  25. Todos, de pequeños, queríamos ser mayores: ¿por qué ahora querríamos de nuevo ser niños?
    Las fotos a color son más bonitas que las de blanco y negro, aunque no invitan tanto a soñar; ¿o sí?

    ResponderEliminar
  26. Actualmente eres reguapa!!!! Así te imaginaba…

    ResponderEliminar
  27. Quizá no seas consciente de que en realidad mucho de lo que has descrito de esa niña sigue bien vivo en ti...Así se percibe desde la distancia.

    Besos guapísima.

    ResponderEliminar
  28. siempre tenemos eñoranza al pasado pero y a veces no disfrutamos de lo bueno que es el presente .

    y seguro que aún te pones faldas de vez en cuando.... jaajja

    ResponderEliminar
  29. Hola guapa , la verdad que que razón tienes , eso es lo malo de hacerse mayor , la niñez y la inocencia se quedan atras con el paso de los años , una foto preciosa , supongo que esa eras tu de niña verdad ? , no te preocupes , que en esta foto siempre estas contenta y jugando en el parque con las palomas , besos de Lm.

    ResponderEliminar
  30. Guapísima arriba, lindísima abajo.
    Siempre cautivadora, siempre.
    ¡Ay, Eva, qué sol eres!
    Millones de besos

    ResponderEliminar
  31. Una melancolía cubre con alguna penumbra este momento, esta nostalgia. Pero se vive y se sonrie, muchas veces por pura vluntad, por resistencia. "El que aguanta es el que existe", dice un tema del heavy metal local, de la banda Almafuerte de estas pampas. "Sé vos" el tema, y muy estimulante, lo recomiento cuando se oscurece la sonrisa. Besos.

    ResponderEliminar
  32. Lástima de crecer y perder la inocencia que nos da la infancia.


    Bss.

    ResponderEliminar
  33. Hemosa la foto, y aprecio tu amor por los vestidos, pero a mi dejame los pantalones, que si no como me subia a los árboles a comer ciruelas verdes con sal

    ResponderEliminar
  34. Segurísimo que entre tu melena siguen tintineado esas coletas chiquitinas, bajo tus pantalones sigue habiendo una falda y tu sonrisa, por más que intenten matarla sigue volando como una paloma... Mmmmm ...ese París, este agosto o ese talón de aquiles te están poniendo demasiado triste ...

    ¡¡ Venga!! una sonrisa, a juego con esta foto preciosa:-)

    Muaaaaaakss gigante, cielo... volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar y tú...
    A bailar ¡¡no lo dudes!!:))

    ResponderEliminar
  35. Se me ha esponjado el corazón viéndote en esa foto de ayer...
    Oye... de lapidaciones nada, yo he visto en alguna ocasión esa sonrisilla en tu cara.


    besos, muchos :)

    ResponderEliminar
  36. abrazobeso y feliz feliz fin de semana EVA

    ResponderEliminar
  37. Más yo sigo viéndote así desde el corazón!
    Mi pequeña princesita!!!REQUETEBONITA!!!!

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva