sábado, 23 de noviembre de 2013

¿SIN IMPORTANCIA?


Quiero volver a dormirme y despertarme abrazada a ti. Romper las nadas, abrirle al vacío una rendija para colarme como el viento hasta el último aliento de tu boca. Que con tus brazos arropes mi mirada e impidas dejarme ver hoy la miseria que nos  ha roto por dentro. Quebrar con un suspiro los muros y fronteras que la distancia se aferra en imponerle a la palabra, que muda, dejamos inconstante acallando así lamentos y suspiros,  como  cuando te recorro entero sin dejarme ningún  recoveco,  besando tus ojos cerrados,  cerrando los míos y espantando pesadillas. 

Los golpes del destino nos han dejado K.O. en el primer round, y hemos tirado la toalla tal vez demasiado pronto. Cada uno por nuestro lado vamos dando palos de ciego al saco abandonado y soñoliento del viejo ring.  Sabíamos que el otoño columpiaría con su desgana las sombras que arrastramos en el olvido del recuerdo. Pero ya no quiero pensar más.  Me contento con saborearte,  y seguir disfrutándonos, no ser más que este instante. Saber que eres mi pecado, y muerdes mi manzana.  Y en cada mordisco, me abres la piel. Que llevas mi veneno y lo luces en tu boca. Y que en este instante, ardemos en el infierno. Excomulgados de  por siempre. Y sin redenciones posibles. 
Luego cierra la puerta con cuidado, déjame inhalar el aroma vespertino que aún navega entre las sábanas.  Y no vuelvas aunque te lo pida, y no me llames aunque te busque.
Sólo cuando navegue de nuevo en aquella barca, recuerdo de un beso perdido, entre aquellas páginas que señalamos en un libro,  y los relojes  sean aceradas saetas que se mueran en un tiempo inerme e indulgente,  sabrás que he regresado de aquel aletargado viaje . Y cuando ya ni me recuerdes, y en cada verso, la luna que me escribas se desangre, enterraré tus fracasos y las mentiras que te culpan. Cuando estés solo y sientas mi abrazo enroscado a tu cintura  por descuido, cuando los tejados estallen sus tejas en pizarras, cuando las hienas rían desconsoladas en nuestras mentes, y la lluvia sea cicatriz arrastrada por el polvo, serán  ofrendas las cándidas sombras de los cipreses adormecidos.
Sólo entonces podré besarte más allá del olvido, y te pediré que vuelvas,  y volverás aunque ya no estés y ni siquiera importe, y  tú, de nuevo, volverás a llenarte en mis silencios, aunque tampoco esté, ni importe siquiera.



                                                         

23 comentarios:

  1. Es un gran amor libre, con la importancia toda.

    Abrazotrote

    ResponderEliminar
  2. La vida se debate entre la realidad y el recurdo de lo que no vivimos, o de los sueños que se hicieron realidad... pero al final ¿qué queda de todo? Pues eso.


    Bss

    ResponderEliminar
  3. Texto melancólico, como el otoño. Nostálgico. Para leer en la mesa de camilla con un buen vaso de aguardiente.
    Imágenes impactantes, Madreselva.
    Escribes muy bien.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Maravilloso texto!!, maravilloso....

    Besos

    ResponderEliminar
  5. "Y no vuelvas aunque te lo pida, y no me llames aunque te busque."
    Y es que parece que nos obsesiona cerrar puertas en lugar de abrirlas de par en par no negándonos a nada, a ninguna posibilidad, alimentándonos de todas, experimentandolas una y otra vez, por si no hemos comprendido, por si no hemos sido comprendidos, por si no ha sido suficiente el contacto, solo debemos alejarnos del mal que nos daña, para el resto, puertas y ventanas abiertas de par en par, aunque sea Otoño i Invierno en nuestras vidas, aunque solo sea por un rato... :))
    Aquí el Otoño hoy está ejerciendo como tal...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Perdón preciosa, quise poner "Otoño e Invierno" :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti, te lo perdono todo, y lo sabes...
      Aunque a menudo no estemos ni de acuerdo.
      ;-)
      Besos, corazón.

      Eliminar
  7. Al repetir mil veces tu primera frase, quizas el milagro producera ....

    ResponderEliminar
  8. Que profundo... hasta te diría que produce una necesidad de resurgir.Sinceramente mientras leía este texto: iba pensando que es, necesario vivir un amor aunque sea el único pero con esta profundidad vamos que deje esas marcas que siempre que las ves: te recuerden los buenos y malos momentos pero que te siguen alimentado en el tiempo.

    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Un texto que parece estar escrito para el día de hoy.

    ResponderEliminar
  10. El amor de Dios es considerado el mair de todos los logros.
    así que esta es la mayor fuerza del amor en nuestros corazones.
    Y a través de este amor, ponemos nuestra fe y esperanza
    en todo lo que planeamos para nuestras vidas.
    Como es mi tradición de nueve años para hablar acerca de la fe, la esperanza y
    El amor no podría ser diferente hoy en día siempre vuelvo, tengo que ir lejos
    habla de amor, fe y esperanza.
    Espero que algún día el amor de Dios es el más alto dentro de todos los corazones.
    Gracias por su calidez conmigo, gracias por saber que hay un rincón
    para mí en tu corazón hermoso.
    ¿Cuál es su Domingo tremendamente encantadores besos, Evanir.
    En el poste izquierdo un regalo para ti.

    ResponderEliminar
  11. El cometa que visita a éste y los mundos vecinos, se va desgastando cada vez que rodea al Sol. Impávidos, los ojos que consiguen capturar su viaje, en espera de que vuelva...

    Besos, Eva.

    ResponderEliminar
  12. de ensueño, como empezar.
    lo que el abrazarse dicta
    si un beso no le es traición
    no sepas, que poco importa,
    si al despertar sigue pusa
    o si se siguen desvelos
    como hambre y sed de otro mundo.
    a este,
    a este llámalo, que te siga, Zarza
    Eva querida.

    (allá por tierras isleñas ando)

    ResponderEliminar
  13. Y seguirán los pájaros cantando, decía Juan Ramón.
    Cuando nos hayamos ido.

    ResponderEliminar
  14. Sin sopesar sentimientos ni necesidades, solo libertad
    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Algunas historias se cierran antes de que mueran y resurgen en la memoria cada cierto tiempo a través del deseo, de preguntas empujadas por los condicionales, de justificaciones, de lamentos... no importa de que modo. No es fácil matar lo que aún respira.

    Un beso grande, Eva

    ResponderEliminar
  16. Buenas noches, Eva ZARZAMORA:

    Me encantan las fotografías de Brassai.
    La que has escogido da la razón a la duda, guardada en el título.
    Leyendo tu escrito me parecía estar sorprendiendo -sin permiso- una conversación íntima de enamorados.
    Me he alejado, sin ruido, y concentrado en escuchar la canción.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Hoy te has lucido, como cuando quieres; en tu línea, mas literata. No me enceles más, que me pongo como animal, y quedemos en el siguiente solsticio, cambiando juntos de estación.

    ResponderEliminar
  18. El deseo con ganas de cumplirse.
    La intimidad mostrada con detalle.
    Mi bravo desde un frío teclado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Si así como escribes sientes y actúas esos deseos no tendrán el más mínimo obstáculo para materializarse.
    Besos mi Cantaora!!!

    ResponderEliminar
  20. El momento. Lo único que realmente existe y es.

    Me has tocado la fibra... qué bien escribes.

    Besos, querida rebelde

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva