domingo, 17 de noviembre de 2013

UNA CORTINA DE HUMO

La vida es un vómito,  desgarrador y sublime. Arrojados al vacío, en búsqueda de una dulzura y angustia interminables, volvemos a él, nosotros, engendros de la nada.
Aprendemos caminando que el amor no existe, se crea y que así como se crea, se destruye. Que las guerras y la paz son artilugios donde sólo descansa el odio de los hombres, que la mentira y la hipocresía acaban ganándole el pulso casi siempre a la sinceridad y la verdad, que las máscaras son un trampantojo donde se esconden los débiles para escudar sus puñaladas más patéticas y grotescas, y que mucha gente hoy no lleva ya una sola sino múltiples, que por varios chispazos de efímera felicidad llueven mil noches de cuchillos, que la palabra ya no mata, sólo duele y entorpece, que nos hacemos a todo, a la desilusión y a los afectos, que dejamos atrás a todos aquellos predadores de sueños, a las arpías que sólo buscaban halagarnos para atraparnos en una tela de araña, que las mentes insidiosas o aburridas sólo crean engendros en beneficio propio, que la soledad finalmente es más que un refugio, que la voluntad no se puede quebrar, que las cicatrices son marcas que nos condicionan y limitan el carácter, y que el tiempo no basta para curarlas sin manos que acaricien, alejadas de nuevos zarpazos. Que con el instinto, el destino y las casualidades no vamos a ninguna parte, que sólo cuentan los hechos, los billetes de avión en un correo para que vayamos a encontrarnos, los besos de verdad y no los que nunca nos darán. Que soñar es bonito, pero sólo en el futuro, que el presente aunque poco o nada nos guste, o nos llene por completo, a menudo atiborrado de falaces autoengaños es nuestro sólo instante y sería mejor verlo alejado de espejismos y enfrentarlo a realidades. Que la humillación y la falta de dignidad se superan cuando nos han engañado, cuando dimos algo parecido a una caricia y nos delvolvieron hostias, que una vez los sentimientos de culpa enterrados, somos más libres y estamos dispuestos a emprender nuevos vuelos. Que  todos los hombres y mujeres son iguales, pero que aún quedan resquicios de esperanza a los que aferrarnos.

Ayer cuando hablábamos te dije que pese a todo hay que seguir caminando, dejar de mirar ya por el retrovisor, que yo me lo fui cargando a pedradas, que lo que fue y de lo que sólo sacamos como resultado fracaso, mentira y silencios cobardes, no sirve, que somos supervivientes, muertos o sombras de lo que un día fuimos,  que el mundo no sé yo si es que esté loco, o que la cordura ya ha invadido lo cotidiano, lo sencillo, pero no con su mejor sonrisa. Que hasta la locura hoy va disfrazada para sacarle partido al propio egoísmo. Que yo hoy sólo veo la mirada triste, la risa boba, la acidulada pintura que reviste la incertidumbre y la escarcha del miedo. Y siempre me contestas lo mismo, que nos van matando las ilusiones y nada es peor que eso. Y te vuelvo a contestar que sigamos caminando aunque ya a orillas del camino nos hayan pisoteado todas las flores, y que si bien este mundo es una mierda, es el único que tenemos, aunque ya no tengamos ganas de luchar. Que sin tu boca me derrumbo, y las ruinas y el desaliento no los quiere ver nadie, que asustan los desencantados, que hoy dan miedo y apestan los que se quejan y dicen, así que es mejor, intentar seguir sobreviviendo, y mintiendo y dejar que nos mientan, porque a fin de cuentas es lo que la gente sólo está dispuesta a oír, más mentiras piadosas para seguir viviendo. ¿No crees?
Mejor no hagamos planes. Mejor no. 


                                                            

20 comentarios:

  1. El peor de los enemigos es el sentimiento de culpa, y más cuando no se ajusta a la realidad. Y el seguno, que suele ser consecuencia del primero, la falta de autoestima.
    ¡Vivir el aquí y el ahora!

    Besos, leona!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno lo de la autoestima, ya no nos falta, por suerte... ni a ti ni a mí.
      Lo de la culpa ya sería otra historia.

      Besos, Cyrano.

      Eliminar
  2. yo no creo en la suerte

    será que nunca fue buena

    ResponderEliminar
  3. TOTALMENTE DE ACUERDO PLANES PARA QUÉ... PERO SI, VIVIR LO MÁS INTENSAMENTE QUE SE PUEDA SIEMPRE.ESTOS ES...CÓMO EL ARTE = ARTIFICIO: PERO AUNQUE SEPAMOS QUE ES UNA ILUSIÓN NOS ALEGRA LOS MOMENTOS Y DE ESO SE TRATA DE NO HACER DAÑO, SIMPLEMENTE CAMINAR POR ESTAPAS SIN PLANES...IR SABOREANDO LO AGRIO Y LOS DULCE COMO LA VIDA MÍSMA.

    UN BESO ME HA ENCANTADO ESTA REFLEXIÓN!

    PS:disculpa Eva que me ha salido gritando.

    ResponderEliminar
  4. Para comentar esta magnífica entrada habría que hacer otra igual o mas larga y como comentario no es plan , a que no, cada frase tiene su cosa interesante para comentar... :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Genial tu texto Un vomito sublime a la vida diaria
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Mi optimismo providencial me impide darte la razón.
    El error mas grave del ser humano y lo que le hace sentirse peor, son las espectavivas: cuando nada esperas, no haces planes y vives intensamente lo que la vida te va dando , sientes una especial felicidad.

    ResponderEliminar
  7. "Que la voluntad no se puede quebrar" ¡amen!


    ResponderEliminar
  8. Me estaban comentando ayer precisamente, que ya las nuevas generaciones no viven a tiempo completo mucho menos a tiempo fijo, decía el joven que tenía frente a mi que ellos solo viven por mes, o algo así. Que todas esas ficciones de la generación nuestra (entiéndase por ficción la propiedad privada: una casa, un carro etc) que fijábamos nuestra mente a largo plazo a una seguridad para nuestra vejez para ellos todo eso es ficción. ¡Me hielo! Le dije que si él no tenía la ficción del desamparo que se acordara que todos vamos a llegar a viejos y que para entonces necesitamos una seguridad. Cuando analizo sus palabras pienso que todo lo que hablan es pura teoría y que no han llegado a la práctica y que si la teoría que leen fue hecha de algunas vivencias no todas las vivencias se repiten, cada quien tiene sus circunstancias (todo eso le dije) Más sin embargo continúa pensando que todo lo que le dije es pura ficción. Te imaginas me imagino que para ellos ya el mundo dejará de ser una desgracia. NO SE TE LO DEJO.

    FELIZ DÍA QUERIDA EVA UN GRAN BESO.

    ResponderEliminar
  9. Querida amiga: Hoy tu entrada es más bien un arrebato, unas ganas contenidas de arrojar al viento una gran parte de esta triste realidad que están viviendo muchos de los que tenemos alrededor.
    Viendo el panorama presente, muchos jóvenes han perdido el estímulo de estudiar y sólo ven un futuro muy negro.
    Pero el afán de supervivencia, siempre estará vivo y yo creo que lo que no se debe perder nunca, es la esperanza. Soñemos, no dejemos de soñar, nos ayudará a vivir con ilusión y lograr lo que nos propongamos.
    Te dejo un fuerte abrazo y mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  10. A veces es mejor no hacer planes, a veces nos hacemos demasiadas ilusiones, a veces nos hieren demasiado, pero siempre hay algo a lo que aferrarse.
    Salu2 sin nieblas.

    ResponderEliminar
  11. Planes... ¿para qué?, mejor vivir el aquí y el ahora, din pensar, disfrutando...

    ResponderEliminar
  12. Un texto muy sentido, que te sale muy de adentro, por eso me gusta.

    Personalmente creo que lo que importa es lo que nos decimos a nosotros mismos, más que lo que decimos a otros, y lo que decidimos hacer con nuestra vida.

    Besos, Zarza.

    ResponderEliminar
  13. Creo que es sano no hacer planes, pero no como renuncia, sino para evitar más decepciones, que cuando éstas se van sumando acaban pesando mucho. Sin embargo, no queda otra que seguir en el camino, viendo qué nos trae y reaccionando en consecuencia.
    Cuánto vamos aprendiendo y cuánto nos queda por aprender.

    Un beso grande, Eva

    ResponderEliminar
  14. Bueno hay quienes ven la vida como un caranaval
    Hubo en periodo hace años que vi las cosas muy al estilo del escrito. Hoy ya no es así, a pesar del panorama presente.
    Se puede llegar a un nivel de existencia donde se vive en la erupción de un orgasmo permanente con altos picos e intermitencias de éxtasis. Estar más allá del bien y del mal es apoteósico ja ja ja.
    Besos mi Cantaora!!!

    ResponderEliminar
  15. Ni llenando el mundo de frases que desmientan todas las farsas, las cosas cambiarían. La historia del hombre fue labrada desde su propio ego. La supervivencia es intimidante y sorprendente, pero además muy calculadora. Son espejismos. Vivimos en un desierto concurrido donde el oasis desaparece con cada paso.

    Besos mi querida Eva.

    ResponderEliminar
  16. Jo, como me has arrastrado con tu auténtica verborrea, con ese saber decir lo que yo siento en la misma medida, desazón y comezón, pero que no sé explicar como tú.
    Y me aturullo una barbaridad si miro en derredor advirtiendo lo inhóspito de todo, el caótico gobernar de la falacia e hipocresía haciendo un tándem grotesco y en apariencia invencible...
    Ufff, malos tiempos corren...pero tendremos que volver a plantar flores en los bordes de un camino irrefutable.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Muchas flores pisoteadas, curiosamente, aunque en el suelo y aplastadas, siguen intactas.

    Eva, trampantojo, así es. Todo está en nuestra mente. La vida y sus vaivenes nos hacen serlo y vivirlo.

    He releído.
    Cuánta verdad...

    Besos, a las prisas, pero siempre con mi cariño infinito

    ResponderEliminar
  18. No conviene ni es aconsejable hacer planes, ya que mientras más los haces, más pronto se desvanecen y se van al traste.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Curioso, curioso...no me quedaré con el texto, porque es, de nuevo, una joya. Me quedaré con algo curioso. La primera vez que lo leí no me salía la canción, solo un espacio en blanco. Y yo pensé...qué bien quedaría aquí la canción de Quique.
    Hoy vuelvo y, chas.
    Buena elección.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva