lunes, 16 de diciembre de 2013

CONFUCIO/CONFUSIONS

Negar el amor que existió cuando el amor se acaba es la peor de las formas de borrar el pasado.


Jugar con quienes amamos y alguna vez respetamos,  es maltratar su futuro olvido y su presente.
E impedirles seguir caminando, culparse por algo de lo que nosotros, cobardes, sólo fuimos capaces de no afrontar, para culpabilizarlos sin ser capaces de mirar en el espejo nuestra parte de culpa.
Las historias siempre se construyeron de a dos, que yo sepa, y nadie, en ninguna de ambas partes, se inventa quimeras cuando se ha jugado con los sentimientos.
De lo contrario, tendrá que hacérselo mirar.

Cosa guapa,
Recuerda siempre que todos y cada uno de algunos de mis torpes versos  o malogrados  poemas fueron para ser acunados en el pecho umbrío de tus múltiples vacíos.
Dime que no  aceptarás a quien no crea que antes de ser tierra fuiste algún día hasta  arcilla.
Recuerda que la felicidad deja síndrome de abstinencia, y la mentira, no podremos ocultarla tras ningún espejo, y que no hay nada  peor que creer en quien nunca va a dejar de defraudarnos.
Recuerda bien mis sueños porque acabarán siendo algún día los tuyos pero  en brazos de nadie.
No elijas a qué le tendrás miedo, porque de hacerlo,  nunca más podrás volar. Y sé bien de lo que hablo.
Huye de aquellos que te halaguen y de quien crea que te necesita o que tú le necesitas, de las falsas palabras, de las promesas que hacen los peces, y las palomas.
De la gente que me acusa, y que  te acusa, de los besos de Judas.
Recuerda cuando vueles, que tus alas no podrán cargar con más tristeza que la tuya propia,
y no alimentes la ilusión de quien sabes, que más tarde o más temprano, por venganza o soledad, harás caer como yo lo hice contigo, tú conmigo… y piensa que ya es tiempo de parar esa espiral.
No yerres más tu vuelo. Es mejor la soledad que mentirte de nuevo a ti mismo.
Porque, cuando la mentira estalle de nuevo en el cristal de la indiferencia,
recordarás que tus propias promesas son pasados sin futuros.
Desnúdate y no temas  ser frágil, sólo las corazas son sentimientos oxidados
que acabarán por robarnos la poca dignidad que aún nos queda.
Recuerda que en cada esquina jugando a la gallina ciega se esconde tal vez un sueño recién nacido,
y que los tesoros bien guardados, se pierden para siempre.
Olvídame si no sabes acariciar mis recuerdos,
porque me matarías en el más vil de los rencores
y ese perdón te lo negaría, entonces  hasta mi último aliento.


                                                 


18 comentarios:

  1. Ni los jabalíes y las hienas, digo... :)
    Mon dieu... vd. y yo amigos, ¿eh? jajajaja

    ¡Ahí va una sonrisa grandota, grandota! (Y dos besos)

    ResponderEliminar
  2. De confusiones nada, un texto muy claro, desconfundirá a los confundidos que te lean. Eso es seguro.

    Pues siendo gente, aquí te dejo mi sonrisa y un beso muy grande

    ResponderEliminar
  3. Grandes enseñanzas entre esas frases.
    Merece la pena hasta releerlas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Una catarsis amplia y profunda.
    Me gustó lo de jugar a la gallinita ciega.
    Besos mi Cantaora!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué quede todo claro, sí señora.
    Poco más que decir antes tus palabras. Aire de himno sin bandera, tienen.
    Ante la canción de Harrison, tampoco.
    Claro.

    ResponderEliminar
  6. Ok cielo, tú mandas...

    - Ángeles ( AQUÍ :-)

    - Sonrisas (AQUÍ ;-)

    - Alas ( no necesitas, las llevas incorporadas )
    y por si ... Muuuuuchos muchos besos.

    Jo! qué tía eres a veces, EVITA ....!!!!
    A Confucio le has dejado temblando con esto:))

    ResponderEliminar
  7. Los ángeles pululan entre ángeles y derraman un leve llanto de estrellas, cuando se dejan ver.


    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tomo nota, trataré de no olvidarlo... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Quand un amour s'achève, tristement la question se pose : était-ce de l'amour ?

    ResponderEliminar
  10. Bastante confundido estoy, como para que me confundan más.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Es terrible, pero existe aquel que niega todo lo pasado. Como si lo que hubiese sucedido es una extirpación de corazón o trasplante por piedra... Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Me quedo con todo, sobre todo el final: las sonrisas son muy importantes, Madreselva.
    Salu2 :)

    ResponderEliminar
  13. Que corra el aire entre uno y quienes nos hacen daño. Que que corra el buen rollito entre quienes nos hacen bien :)


    Bss.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué repaso!...

    Te has quedado a gusto...
    No hay que alimentar
    aquello
    que nada nos aporta.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. genial!!
    no te digo más...

    (me lo he leído dos veces seguidas... así que imagínate si me ha gustado el post!!)

    besotes!

    ResponderEliminar
  16. Como siempre directa y al grano. Mucho que aprender y poco que añadir a lo que expresas querida.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  17. Da gusto leer y releer esta entrada, querida Eva.

    Elegancia y sinceridad.
    La Zarzamora en estado puro!!!

    Todo un orgullo saberte cerca.

    Besos grandes

    ResponderEliminar
  18. De todo lo que vivimos aprendemos, salvo de lo que negamos que haya existido. La negación convierte parte de nuestro pasado en una pérdida de tiempo, y no me importa haber vivido un error, pero me enerva haber perdido el tiempo.
    Es cierto, nada de confusiones, un texto muy claro del que muchas frases me han ayudado en el día que más lo necesitaba.

    Gracias, Eva

    Un beso

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva