domingo, 19 de enero de 2014

ÁNGELES NEGROS

Hablamos del tiempo como medida exacta de nuestras vidas, y tal vez no sea ni un tanto así. La abstracción de instantes de los antes y después es una simple metáfora que adoptamos, inexorablemente, para acelerarlos o detenerlos.

Ese caballero despiadado y a la vez remolón y juguetón  jamás podría correr más que uno mismo. Sencillamente porque es un simple aturdimiento de nuestra huida, y no de la de él.
Recorrer las distancias y los anhelos sólo queda en el recipiente del deseo o en la ansiedad.
Y así me gusta bebérmelo, a sorbos, a traguitos chiquitos, o bien de un golpe. A menudo he pensado que el tiempo era como un buen trago, que a veces marea pero no termina de embriagarnos.  En la barra del antro, la música bordea la piel, y nace un trago cargado de ambrosía y un nuevo acólito que mira a los ojos con profundidad, y entonces, el deseo se yergue apasionadamente y la inquietud revuela por los labios secos que necesitan ser calmados.
La otra noche así entendí, viéndote en mis pupilas, que  mi voz sólo llenó tus ecos. Y en el suspirar de un dulce bolero acosté mi voz en la solapa de tu chaqueta, en un rincón de tu sonrisa y en la sombra de tu pañuelo.

Aunque al salir, y ya, cansada, apoyando mi cabeza en tus brazos, arrastré las lentejuelas hacia la esperanza, pero esta vez me dijeron que al dejar el escenario, por primera vez carecían de brillo y de piedad.



                                                   

11 comentarios:

  1. Tienes una habilidad impresionante con las palabras, que luego, una vez hechas letras, transgreden el espacio, el tiempo y la distancia, llegándonos a nuestro antro particular y en él, extendidas cual mapa, ir descifrándolas...

    Porque solo tú sabes bien en qué momento te urgieron a parirlas, qué tiempo y espacio y cómo no, situación, te llevó a desarrollarlas.

    Hay magias percibidas en un lapso triunfal, así como otras, quedan truncadas, algo doloridas quizás y sin embargo, con esa especialidad de un instante único.
    No sé si me explico, porque yo soy muy asín...pero bueno, a mí me ha encantado tu relatar tu sentir.
    :)
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  2. El tiempo marea a veces, si. Y lo bebemos como bien dices.
    Crea a veces unos paréntesis que congelan todo.
    Y se apagan brillos para que resplandezca ese "algo" que se siente, al que no podemos poner palabras.

    Querida Eva, tus palabras, tu manera de enlazarlas... siempre talentosa y valiente.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  3. "Y en el suspirar de un dulce bolero... y en la sombra de tu pañuelo" Dos líneas para enmarcar, geniales...como tú :)


    Bss

    ResponderEliminar
  4. el tiempo es una medida que nos marca etapas

    ResponderEliminar
  5. Es una gozada comprobar que el tiempo es susceptible de ser devorado o lentamente saboreado sin que se consuma mas o menos... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. El tiempo es como una mosca, molesto.

    Tu texto me gustó mucho.

    Besos Querida Evita.

    ResponderEliminar
  7. Ella era mi hambre...mi mal beber...uyyyyyyyyyyyyyy pero que rica era ella!!!
    Ya sabíamos desde mucho antes de Einsten que la pasión siempre sintió que el tiempo era relativo ja ja ja.
    Me gustó este escrito, a luz de tu acostumbrada penumbra intimista destella un estilo lleno de sugerencias de vida.
    Besos mi Cantaora!!!

    ResponderEliminar
  8. Nunca había visto el tiempo como un trago, me ha gustado tu metáfora.

    Los dos últimos parrafos los he releído porque me han parecido fantásticos.

    ResponderEliminar
  9. Mejor tener un ángel negro y otro blanco para compensar los desmadres de cada uno de ellos, jejeje.
    Salu2 angelicales, Madreselva.

    ResponderEliminar
  10. También creo que el tiempo es muy personal, de acuerdo a como lo vivimos.
    Bonito texto
    Un beso, Zarza.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva