lunes, 17 de febrero de 2014

ABRIENDO PUERTAS I

Cada casa, como cada cuerpo y cada alma tiene su puerta.
Todos tenemos una, la nuestra.



Ya sean rojas de pasión según los años, las ganas, la vida y ...


O medio destartaladas, pidiendo auxilio, cariño, ternura, ...


o vestidas con azules de rendijas y  con olor a Mediterráneo, esperando libertad, rebeldía o serenidad...




o en venta al mejor postor porque ya la desgana y la lucha acabaron con la madera de los sueños...

No hay que darse por vencido,


Sólo es cuestión de encontrar la llave 

PERO HA DE SER LA BUENA

Y no importa haber vagado, divagado, haber perdido el Norte o el Sur
inclusive los cuatro puntos cardinales,
haber llorado en sábanas propias 
o ajenas.

Porque  en esos casos de pérdida o de búsqueda...

¿Alguien la tiene, o pretendió que la tuvo?


;-)

Fotos, EM.










28 comentarios:

  1. Me alegro Zarza que volvieras a abrir la puerta... las que pusiste son lindísimas cada una con sus características, alegres o no tanto.
    A veces hay que cerrarla, porque se necesita estar a solas, pero no siempre...
    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan tus puertas, me quedo con la primera.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por haber abierto la puerta, he vuelto a oler tu perfume fresco e inconfundible :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Espero encontrar la llave apropiada
    Me gusto
    abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me alegro mucho encontrar la puerta abierta gracias por dejarnos pasar.

    Linda entrada. Las imágenes de las puertas son preciosas.

    Besos mi querida Evita.

    ResponderEliminar
  6. que pasa Zarza que andamos tan bipolar? me alegro igual de las puertas y de las opiniones acá... besos, nosotros estamos...

    ResponderEliminar
  7. Gracias por la clave (llave): BESOS

    ResponderEliminar
  8. Las puertas abiertas, sin miedo, aireando las alegrías y las penas, siempre se está a tiempo de volverla a cerrar para los imbéciles.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Sí, hay puertas para todos los gustos, las complicadas para entrar son las que no se ven, Esas no hay forma de encontrar las llaves porque cada cual las guarda a buen recaudo en su armario.
    Abrazos y ánimos te doy, cuando de subir algunas cuestas en el camino hablamos.

    ResponderEliminar
  10. Hay que abrir las puertas, que se pase el aire, la luz y las buenas vibraciones.
    Salu2 sefardíes, Madreselva.

    ResponderEliminar
  11. Un beso EVA, gracias por abrir. El color de la puerta no importa, incluso tampoco que a veces nos den con ella en las narices, solo que lo que se encuentra dentro sea de verdad. Bueno, malo o regular, de verdad.
    Sé que aquí siempre es así. Gracias siempre.

    ResponderEliminar
  12. ¡Pero cuidaaaao con las gil! :)

    Poco resististe :) La llamada de la jungla, es la llamada de la jungla :)))

    ¿Te puedo hacer un encargo para el muro de las lamentaciones?

    Y ahora, lo que más te gusta:
    Besitos a tu alma y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  13. Me alegro de que tengas la puerta abierta o que me la hayas abierto, que no es lo mismo aunque parezca igual pero no es lo mismo.
    Besos mil que se cuelen por todas las rendijas.

    ResponderEliminar
  14. Como dice el coro de la canción "Ábreme la puerta mami..." ja ja ja...
    Me gustan esas fotos de puertas, manifestaciones claras de la relación entre lo consciente y lo inconsciente, preámbulo de toda historia y novela personal, me hace remontar a la esfinge y su enigma decodificado por Edipo.
    "Abreme la puerta mami..." ja ja ja.
    Besos mi Cantaora!!!

    ResponderEliminar
  15. Como te han dicho ya todos los colegas, qué bueno que hayas abierto otra vez las puertas. No las cierres mujer, y no nos des con las puertas en las narices, que entrar en tu casa y comentarte siempre es un inmenso placer. Si alguien no te cuadra, déjalo de todas formas entrar, y cuando ya esté dentro, lo tiras por la ventana. Por cierto a mí la puerta que más me ha gustado ha sido la destartalada, porque se va jodiendo como nosotros poco a poco. Quizás sea la más fea, pero es esa puerta que que inexorablemente un día atravesaremos y ya no cerraremos.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  16. Un placer sentirme de nuevo bienvenida, ojo, que entiendo el cierre y celebro la vuelta.

    un beso enorme

    ResponderEliminar
  17. Por fín... jeje,es, verdad lo que hace falta es que tenga una buena cerradura y sobre todo que la llave sea la apropiada.

    Rectificar es de sabios a ver... que tire la primera piedra quien ,no haya tenido que volver sobre sus pasos...

    Besos de casi miércoles;)

    ResponderEliminar
  18. Gracias por esa puerta abierta. Tu bien sabes quien no faltará nunca a leerte.

    ResponderEliminar
  19. Es un gusto
    encontrar tu puerta abierta
    para dejarte
    un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Me quedo con esa puerta escrita, parece la pieza de un museo, preciosa y seguro con mensaje importante.
    Un abrazo, Eva, niña linda, me alegra que vuelvas a abrir los comentarios.

    ResponderEliminar
  21. las puertas de dentro afuera
    con su umbral rescatado.
    con la llave de paso, la que cuenta instantes, esa tomo.
    Y la guardo.
    Gracias por el rasgo de generosidad, Eva

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Que razón llevas!
    Esas puertas existen en cada uno de nosotros.
    No debemos cerrarlas nunca del todo,
    y siempre debemos guardar una copia de la llave.
    No sea que perdamos lo fundamental:
    el interior de nosotros mismos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Tus puerta abierta y las de las fotografías cerradas.
    Puertas para todos los gustos en formas y colores.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. ya sabes cómo me gusta a mí también fotografiar puertas y hablar de llaves. Sigo buscando la mía.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Las puertas de las casas dicen mucho de cómo deben ser por dentro. Es una excelente tarjeta de presentación.

    ResponderEliminar
  26. Las puertas son muy útiles, por esa habilidad de abrirse o cerrarse a voluntad del propietario.
    Es una alegría que en esta ocasión hayas abierto la tuya, así que no voy a dejar pasar la oportunidad de asomarme y saludar.

    Un beso grande, Eva

    ResponderEliminar
  27. Por suerte vuelvo a visitarte y no has dado ese portazo que parece ser que prometías días atrás. Me encantan las fotos de las puertas.
    Por favor deja entreabierta tu entrada. Si necesitas tiempo, tómatelo. Respira hondo, mira al sol, con gafas, y regresa con ganas.
    besos

    ResponderEliminar
  28. Y yo me alegro de encontrar tu puerta abierta, querida mía.

    Esta entrada me ha llegado especialmente. Esas imágenes y tus palabras...

    Besos grandes

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva