lunes, 31 de marzo de 2014

Impossible n´est pas français...

 A punto de tomar la moto y escaparnos para la Normandía, nos llamó un amiguete para presidir la mesa electoral. Como suele tocarnos a los mismos, y tras la llamada de auxilio de Stéph y de Berny y viendo el panorama de la primera vuelta, nos quedamos y dijimos que sí.

Si bien estas elecciones francesas conciernen sólo a los municipios y a las alcaldías, la bofetada ha sido bien sonora para el gobierno in situ.

París es una pecera. Y no dejará de serlo.

Y ver a la que se pretende como la ganadora de estas elecciones sacando la lengua y con un Jajajajajja me resulta tan patético como cuando suelo ver a estas infelices señoras, que no sé muy bien que quieren contarme política, social, emocional o culturalmente hablando,  en la calle cada mañana al levantarme, cuando se me pone el vello de punta sólo imaginándomelas... 


Y por eso aquí se mantuvo, como en Estrasburgo, una fidelidad a la Rosa porque sabemos que las gaviotas y lo azul, acaban a la larga por ensombrecer el ambiente con cuervos o murciélagos. Lo demás, es sólo una cuestión de tiempo.
Lo que si bien puede extrañar en los países amigos con los que compartimos la Unión Europea sea el espectro del Front Nacional (la extrema derecha) que salió vencedor en 14 municipios, a mí, y a media Francia no nos sorprende.
¿Qué lo tienen merecido?
Un rotundo sí.
Y al César lo que es del César.
Pero hay que tener cuidado siempre con estas lecciones que uno intenta dar y de las que luego se arrepiente.
No votar, no es sinónimo de rebeldía en estos casos. Aquí tenemos miles de partidos a quienes votar sin necesidad de ignorar que lo que está ocurriendo no nos concierne. Ignorarlos, es alimentar en esta gente que los que no votan piensan como ellos,  y de esta manera, dejamos paulatinamente paso a una futura dictadura, en las que no piensan, acaban pensando como la masa.
En los cantones donde las figuras emblemáticas del FN guardaron sus máximas esperanzas y expectativas, salió perdedor en esta batalla.

El francés no es tan fino como pretenden venderlo a través de su Torre Eiffel y su vie en rose, sus croissants y su pastelería fina, sus modelos Dior y sus entretelas glamour; ya que tiene muy malas pulgas, y sabe muy bien cortar cabezas, si el momento lo precisa, y hasta quitarse la culotte.
El hastío de esta crisis (que si bien insisto, no se ve en París cuando la pisa el turista medio) la inmensa plaga de tasas, impuestos (inesperados y sin ningún tipo de explicación ni concertación previa) y la masa de obligaciones y querencias que se le exigen a una clase media ya casi ahorcada por el descenso de su poder adquisitivo, la congelación de sus salarios, una enseñanza en declive ( plazas de investigación suprimidas,  efectivos apoteósicos , etc) acabaron por asfixiar a todo un electorado que sólo le exigía a Hollande, (no que cambiase de concubina)  sino que se pusiera el casco y enfrentase una política europea neoliberal a la cual Francia se negaba, respetando una política social de izquierdas, frente al partido que representaba.
Aliándose con su vecino alemán, lo único que logró fue ir perdiendo colorido y dejar que la rosa se ajase.
El francés no perdona. El bipartidismo aquí por suerte no existe, y cuando alguien que promete, miente, ya,  o bien le toca retocarse y hacerse un buen lifting o un botox en su propia legislatura (lo que le ocurre ahora a Hollande que tiene que empezar a cambiar las fichas dentro de los Ministerios),  o bien le toca una cohabitación… es decir, seguir él de fantoche como Presidente en una República  pero dejándole la mano a un Primer Ministro opuesto a su ideología  y a una oposición mayoritaria en el Parlamento, que lo utilizarán como títere.
Esta llegada del Frente Nacional, si bien no me asusta, porque sé que en unas presidenciales, no pasarían, sí que me hace plantearme y replantearme la desidia política.
Si todos pensáramos así, que podrán con nosotros… y que pasamos de ellos, volveremos sin duda a instaurar regímenes que la mayoría de los idiotas seguirán, pero que para a muchos de nosotros, una vez más, será la alarma para un nuevo exilio.
Y como reza un refrán francés... 

Lo imposible, no es francés.







25 comentarios:

  1. Mal camino el de la extrema derecha

    Me temo q vamos a pasarla canutas a uno y otro lado de los pirineos

    ResponderEliminar
  2. Que lengua más fea coño, que fea. A poco que apriete se la corta.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  3. No creo que haya nada imposible ya respecto a la política y sus secuaces, la verdad es que puedo creerme cualquier cosa, eso sí, nunca positiva y a la vista de los acontecimientos, hay que ponerse las pilas y votar.
    No hay excusas. No hacerlo es dar alas a los reptiles y aunque aquí reina el dichoso y feo bipartidismo, existen opciones y por supuesto, no esos regímenes que estoy segura no gustarían revivir.
    Besos muchos.

    P.D:
    Sabía que volverías...por eso no dije nada...
    :)

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que la rubia esa no siga adelante..¡ay, qué poco aprendemos de la Historia!
    Disfruta, diviértete. Yo estuve hace años por Bretaña y Normandía...¡ah, que lugares hermosos!
    Besos, querida Eva.

    ResponderEliminar
  5. Yo me quedo con una cosa simpática y es que vas a tener una alcaldesa gaditana en tu pueblo, no se si será buena o no, pero la anécdota es muy simpática.
    Aquí la cosa es diferente, Rajoy estuvo en Biafra haciendo un curso y nos quiere llevar a la extrema pobreza que le enseñaron allí después de sacar matricula de honor en su materia preferida "Como arruinar a un pueblo entero y metérsela doblada".
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. siento que el viaje al final no saliera...
    y tienes razón, si todos pensáramos así, podrán con nosotros...
    habrá que evitar esas ideas...
    besotes!!!

    pd. y no sabes el miedo que me da esa señora... hace poco la entrevistó la ana pastor en el objetivo y daba mucho, pero que mucho miedito...

    ResponderEliminar
  7. jaja me tienes loca con tus adioses inesperados! si esta crónica electoral te ha traído de vuelta a casa, perfecto. El comportamiento de la gente en política refleja lo que hacemos en el día a día, si lo normal no funciona nos o nos vamos al extremo ( derecha FN, ahí) o pasamos de todo... en épocas de crisis asoma lo peor de cada casa... ¿te vale un refrán español? a río revuelto ganancia de pescadores... ¡lastima que nosotros siempre seamos peces! :))

    Muchos besos viajera.

    ResponderEliminar
  8. Veo que en todos lados se cuecen habas y que los políticos están totalmente desprestigiados, aquí y en Europa.
    Para nosotros el voto es obligatorio, pero todavía no aprendimos de todas las lecciones recibidas y este año pinta durísimo en estas latitudes. Todo es un desmadre.
    Besos, linda Zarza y gracias por la amorosa respuesta.

    ResponderEliminar
  9. Zarzamora:
    La izquierda lo ha hecho tan mal que la gente, aunque sea para fastidiar, vota lo contrario. Conozco a gente de izquierdas de toda la vida que votó a Rajoy por darle en los morros a Zapatero. Por lo que dices, en Francia está pasando algo parecido.
    En fin, a ver si la Marine se queda marinada en su casa...
    Salu2 marins.

    ResponderEliminar
  10. Hay que preguntarse porque triunfan los extremos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. ¿Cómo lleváis a un catalán y a una gaditana? o mejor dicho ¿cómo lo llevan los franceses'

    ResponderEliminar
  12. Creo que todo tiene su momento y siento que el momento de la izquierda pasó. Se mira por todos lados. Míralo en Cuba. empiezan a rectificar, míralo en Venezuela no quieren a Maduro. En fin, siento que el momento de la izquierda pasó. Quizás venga otra fuerza no sé quizás así será.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  13. Y lo malo de todo este desaguisado por darle un nombre es que antes se tenía un país de referencia ,todo esto esta ocasionando un efecto dominó vamos todos a chocar en la misma piedra...Alemania ya esta tomando como ejemplo a Inglaterra en cuanto a la inmigración.

    Esperemos que lo imposible,no sea francés...!

    Besos Eva.

    ResponderEliminar
  14. La trampa, si no burla o excusa de malpagador, no está en defenestrar a la fuerza del gobierno en funciones, lo cual equivaldría a sanear lo malo por encumbrar lo menos malo.Sino en la irresponsabilidad manifiesta de quienes juegan todas sus pretendidas aspiraciones a una sola carta: la que le sirve en bandeja esa masa que no piensa ergo no vota, y sin embargo arrastra ergo contamina y destruye.
    Locus viste
    A lo imposible, torres de marfil y zona franca, nunca mejor dicho.
    Cuando desaparezcan, por manoseadas y manipuladas, las cotas de bienestar y logros SOCIALES, será inútil restaurarlos. Y entonces todo, cómo no, será IMPOSSIBLE.
    Atentos. "Cuando las barbas del vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar".
    Pues eso.
    Posible /mente....
    Besos

    ResponderEliminar
  15. (Locus iste!!!!!!!!, no viste)
    Perdón por el predictivo

    ResponderEliminar
  16. Casi me has convencido a que vuelva a las urnas. Ahora he de partirme la crisma pensando a quién votar. Es que a mi todos me parecen hienas, digo iguales.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Todo está muy bien, pero siempre que la izquierda no vota, gana la derecha o la ultraderecha, que me expliquen lo chulos que somos, creemos castigar a los nuestros y apoyamos a los otros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Totalmente de acuerdo. No votar da muchos votos a los que no queremos y luego, la queja.
    Partidos políticos hay para dar y tomar.
    Lo que no entenderé nunca es lo de votar como castigo. Creo que los principios han de ser coherentes.
    Eso sí, hay un desencanto y una apatía política enorme. No justifica. Hay que implicarse.
    Que no sea por no haberlo intentado.

    Besos, querida Eva


    ResponderEliminar
  19. Dios nos libre de hacer de "idiota útil" y acabar favoreciendo las perversidades mentales de esos engendros. Un abrazo.

    Ps: Me gusta que estés.

    ResponderEliminar
  20. Me puse a pensar en todo lo que nos cuentas, y por un momento intenté hacer el ejercicio de cambiar de país y en vez de Francia, poner algún otro como tantos que están sufriendo crisis, malas gestiones en el gobierno y gente luchando por sus derechos. Yo pregunto en donde hoy en día viven bien?

    Eva, muchos besos

    ResponderEliminar
  21. No escarmentamos.
    Esos votos de castigo solo son bombas de oxígeno para el opresor. Menos mal que por lo que he oído, el nuevo Primer Ministro tiene el pico alto y no parece importarle piarle a Alemania, que hoy por hoy es la que mueve los hilos de las marionetas europeas.
    Aunque todos tenemos la culpa de esta crisis económica, política y social
    Apenderemos alguna vez?
    Besos mi querida Zarzamora.

    ResponderEliminar
  22. Dirás lo que quieras, pero vuestro presi por lo menos se lo pasa bien, cambia de mujer, tiene amantes... ¡Casi como el nuestro!


    Bsss

    ResponderEliminar
  23. Por lo que dices, complicado el panorama. Esperemos que se resuelva de la mejor manera...

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Los votos de castigo se pueden volver totalmente en contra. Y no entiendo cómo si se es de izquierda por convicción se pueda votar derecha. Es, creo, totalmente irresponsable porque luego pagamos todos.
    Tenía ganas de leer tu opinión porque a mí el resultado sí me dio miedo.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva