jueves, 18 de septiembre de 2014

MAR DE CHINA

A menudo los silencios marcan su tiempo, y luego llegan los tiempos de silencio que se abalanzan bajo ese deseo incontenible de sentir la mirada, las voces que murmuran aquellos nombres ya desvocalizados para decirles que ya nada será  igual desde aquel día en que los soles amanecieron tristes.

Demasiados nudos desatados que se atan de nuevo ante mi mirada exangüe y  pese a la sabiduría de algún hábil marinero, y después,  la distancia como único criadero de oasis, y construyendo puentes para huir y escapar  para sentirse a salvo, puro instinto, y luego el pánico a releer viejos libros por temer encontrar aquel pétalo seco que quedó enjaulado en el libro sinónimo de heridas que siguen sangrando.
Y más tarde,  con esa jaula de recuerdos sentados entre mis piernas, en este presente sin futuro, ya con  la puerta abierta a los gorriones del olvido,  intentar que con sus pequeñas alas nómadas logremos volar lejos, muy lejos, hacia algún mar de China.
Y ya allí,  y sólo acariciada por miradas oblicuas,  abanicar horas e intentar besar ese sueño eterno.











13 comentarios:

  1. es tan emotivo que no deja margen a ser triste.
    a pesar de los nombres
    de los desvocalizados,
    a pesar del silencio del tiempo,
    del tiempo de silencio..

    para pensar, Eva, si algún sueño, por serlo, deja de ser eterno!!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Cuando los soles amanecen tristes...¡ay!
    Difícil es que todo vuelva a su lugar, y aquellos enseres del pasado que arrebujados nos miran, se prenden a la tristeza como alfileres a la entretela del alma.
    Que bien escribes, che.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Si hay que escoger mar, el de China no me mola, si me dejan elegir, me quedo con el Cantábrico, mi mar de la niñez...
    Pero volviendo a la realidad, este vídeo es cojonudo, me encanta, gracias niña...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Hoy es tiempo de silencio (vi Family Love) me quedo con el regalo de música que nos has hecho.

    ResponderEliminar
  5. Me ha parecido un texto diferente a lo último que has estado publicando, e igual de bueno, sugerente y con mucha chicha.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo texto, no se puede decir más, Zarzamora.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  7. Hay amores absolutamente traumatizadores que no merecen la pena: da igual cuanto uno de, para el otro no es nada, lo suyo siempre es más.
    Ni siquiera saben hasta dónde llega el amor del otro. Ellos, ellos, ellos...que lo guarden.
    Y si ellos van al Mar de la China Oriental, yo voy al mar de la china meridional, que es por donde sale el sol.

    ResponderEliminar
  8. Tiempo de silencio, soles que amanecen tristes, son etapas por las que hemos pasado todos, pero no temas, somos demasiado fuertes y al final salimos de ese bache negro en que quieren enterrarnos los recuerdos.
    Mi niña, mañana o dentro de unos días, las dos veremos la luz de un nuevo sol.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  9. Volar muy alto, muy lejos y muy dentro, hacia los mares interiores de la madurez, la paz y la sabiduría.... los recuerdos, inevitables, ¡pero selecionados! Sólo los buenos.


    Bss

    ResponderEliminar
  10. No había oído la canción....wowwww!!! :)))

    ResponderEliminar
  11. Los tiempos de silencio siempre traen esa introspección necesaria para soltar gorriones enjaulados.

    Más allá de tus palabras, sensaciones en la piel de las vivencias.

    Eres grande, Zarzamora...

    Besos, querida rebelde

    ResponderEliminar
  12. uuf, imposible no ahogarse...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Razones hechas palabras.
    Emoción hecha canción.
    Besos

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva