miércoles, 1 de octubre de 2014

¿Dónde estás Otoño?



Ya pronto sueño con plantarme estos tacones que me han regalado de buena mañana.


Porque si bien este otoño en París se está haciendo de rogar, 

cuando caiga...

va a caer a mares,


y a mí me pierde lo de saltar charcos, chapotear, 
lluviotear.



Por el momento con el canalillo al aire.

Ya tardas, que así ni melancolías ni nostalgias... con lo que me gusta a mí el melodrama otoñal.











19 comentarios:

  1. Viva ese canalillo al aire. Y que cuando caiga lo que tiene que caer, te empapes de todo lo bueno que haya por allá.

    ResponderEliminar
  2. Pues, sí, vivan los canalillos y las que los tienen.

    ResponderEliminar
  3. París es única

    Y los canalillos magníficos. Siempre gustan recorrerse

    ResponderEliminar
  4. Por aquí hoy a 30º y como llovió bastante días atrás la humedad es alta y hace un bochorno asqueroso, andando hoy aquí quedaria inundado cualquier canalillo...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. jajaja divino de la muerte este modelito de aletas con tacones... buuufff comodísimo y súper discretos ademas ...Ya tu sabes, Eva Mercedes de la Encarnación del perpetuo Socorro del corazón de Jesús jajaja Muaaaaaaks!

    ResponderEliminar
  6. Dices que vas con el canalillo al aire. A mí esas cosas me gustan más verlas que comer con los dedos. Por cierto si el agua por allí se resiste, mándame esa maravilla de zapatos para mi bicicleta de montaña.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  7. ¿Como va a llover en París si toda el agua se está quedando en nuestro Levante.?

    ResponderEliminar
  8. Debe ser muy cómodo andar con esos zapatos en el Metro en la hora pico... jeje...
    Por aquí esta primavera es muy lluviosa, ya caerá también en París y podrás estrenar los zapatos.
    Gracias por la canción en mi idioma natal.
    Besotes, Zarza.

    ResponderEliminar
  9. No creas, no te lo digo en broma, el sábado pasado, ha caído tanto en esta ciudad, que si no fuese porque esos zapatos tienen tanto tacón, y me quedaría clavada con ellos al hundirme en la tierra, serían fenomenales para atravesar la cantidad de charcos que se formaron en un momento.
    Hacía mucho tiempo que yo no veía llover de esa manera.
    Observando la fuerza que el agua tenía al caer, he escrito la entrada que he publicado hoy y en ella te menciono, guardaba algo, con mucho cariño, que una vez me habías enviado.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  10. me han encantado esos zapatos para días de lluvia... yo, por no saber, no sé últimamente ni que tiempo hace...
    besotes!!

    ResponderEliminar
  11. Me encanta el otoño, como a ti.
    Y lo del melodrama, qué bien sienta para escribir :D

    Eva, esos zapatos...

    Besos, querida rebelde

    ResponderEliminar
  12. nada: póntelos , que esto del otoño renuente va en cuestión de horas.
    cálzate los taconazos esos, y pluviotea si es la lluvia. si no lo es, da lo mismo: imagínala. O te pasamos unos litrillos sobrantes de Este de Aragón.
    *me encantaron en otoño. y pues de otoño nacida, ocres soy, y no verdores.*
    ay, los Scorpios al acecho le andan

    besos, y a taconear!!!!

    ResponderEliminar
  13. Qué bonita palabra lluviotear¡¡ Un beso.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hoy no llueve aquí!!!!!!!!! ¿Te llegó la lluvia? Me he pasdao la noche soplando nubes hacia el norte....

    Bss

    ResponderEliminar
  15. pues por aquí se agradece este otoño suave y lento
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Sin dudas que vendrá con un plus...

    ResponderEliminar
  17. Où est-ce que tu (canalillo) montres?

    ResponderEliminar
  18. ¡Que no pasa naaaa, que ya lloverá!

    ainsss

    ResponderEliminar
  19. Me gusta mucho el verbo "lluviotear", Zarzamora.
    Ver caer la lluvia es muy bonito aunque, claro, días y días lloviendo debe ser un co...azo.
    Salu2 lluviotea2.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva