miércoles, 28 de enero de 2015

PENÉLOPE y ULISES















Cuando se conocieron sabían que los tatuajes que llevaban en la piel, volarían en cenizas.
Lástima que ninguno de los dos perdiera el tren, comentaban entre risas aquellas botas.




18 comentarios:

  1. Coño ya que hablas de botas, me he acordado que según comentaba mi abuela materna, a su madre la arrolló un tren y la mató, mientras cogía carbón de las vías. Se le enganchó los cordones de aquellas botas que usaban antiguamente las mujeres en los raíles de las vías, no le dio tiempo de desenredarse, y adiós muy buenas. El vídeo una pasada, es ¿una marcha fúnebre? porque yo con la música de los muertos me emociono.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  2. Lástima que subieran a aquellos trenes tantas personas.
    Lástima que tanta piel ardiera y quedaran las cenizas del recuerdo.

    Besos, querida Eva

    ResponderEliminar
  3. Con un puñado de palabras, creas una imagen y disparas nuestra imaginación....

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, como que nos hemos puesto de acuerdo para estos micro cuentos.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  5. Un tren involuntario, con cenizas forzosas. Y, ya ves: tejer y destejer.

    ResponderEliminar
  6. Una Penélope y un Ulises lejos de la luz de Ítaca y esclavos entre las tinieblas del fanatismo más demencial que ha padecido Europa y el mundo.A ese tren nadie llegaba tarde porque nadie era ya dueño de su destino.

    Emotiva tu entrada y sugerente...no es necesario escribir mucho para comunicar lo esencial.

    Un abrazo,Eva.

    ResponderEliminar
  7. Precioso dentro de lo que imagino es un homenaje al campo de concentración de Auschwitz que creo ha sido estos días... hay tatuajes que marcan a quienes los llevan pero creo que también a quienes los hacen.. debería ser así salvo dementes y enfermos.

    Te cuento un secreto que además es una curiosidad puramente casualidad .. si tienes tiempo cuando leas mi entrada ( es muy larga no sé si la soportarás, ni tu ni nadie jaja ).. bueno ve directa hacia el final... verás un texto entrecomillado situado entre puntos que habla de ver mejor en la oscuridad y pensamiento amarillos .. pues ese texto que es de un libro precioso que si no has leído te recomiendo.. se titula UNA SOLEDAD DEMASIADO RUIDOSA del Checo BOHUMIL HRABAL.. es un diálogo del protagonista con su amor, una gitana que fue quemada justamente en Auschwitz por los nazis... esta Penélope se fue dejando esperando a su Ulises.. lo que es la vida:-)


    Precioso como siempre EVA , un beso graande bonita.


    PD
    Mi comentario confirma que para decir Hola necesito mil palabras enferma de palabras! buufff, no tengo arreglo... tu contra esta vez como ves! :-)

    ResponderEliminar
  8. Mi hijo, el polaco, visitó el de Majdanek. Es impresionante, dice.
    ¡Ojalá no vuelva a repetirse algo así, Zarzamora!
    Salu2 esperanza2.

    ResponderEliminar
  9. Un recuerdo que no debemos olvidar. Muy bien por esta escueta entrada. La imagen es, por sí sola,una ofensa a la Humanidad y también una alerta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ha sido el sitio más impresionante que he visto

    capaz de hacerte recrear el horror nada más llegar

    ResponderEliminar
  11. Podría ser un humor muy negro...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Y que todavía media humanidad ande destejiendo 76 años ciegos sin estación posible porque los andenes no cargaban otra cosa que ceniza densa de memoria.!

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. La foto la titularía "Ausvicio".
    En vez de Wagner, mejor Enrique y Ana (Chárlestón).

    ResponderEliminar
  15. Si no es por la foto.... no lo pillo :(
    Las botas supongo es una personificación-sinécdoque ¿no?
    Estoy espeso hoy, parece :(((

    Bss

    ResponderEliminar
  16. Sobrecogedor. Me ha hecho sentir un escalofrío. ¡Mis felicitaciones! Abrazos,
    Gema

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva