martes, 27 de enero de 2015

SI UNA NOCHE DE INVIERNO, UNA VIAJERA

A veces llegamos hasta aquí para hablar de algo, y a veces romper el cristal de lo virtual, porque a veces se traspasa, es cierto, con más o menos tino. Venimos hasta aquí para hablar de un viejo recuerdo, excentricidades, un libro,
neuras, una peli, o  mil canciones que nos gustan y se la sudan a más de la mitad.  Por momentos dejamos algo nuestro, los más, todo es ficción, como cuando quemamos iglesias, o penetramos en un bosque para  comer galletas que nos engrandezcan o nos dejen más pequeños si cabe.

Llenos de dignidad, de soberbias malgastadas, de egos desnutridos en busca de fáciles aplausos..., aceptamos hasta con hipocresía que nos alaben la poesía fallida, la palabra estúpida, y la mentira cubierta de halagos. Pero, la función sigue, no es lo mismo predicar que sembrar estrellas,  aunque luego las maten de un balazo en el puesto de una feria de agosto, pero es que va y yo sólo tengo un blog, y  a veces para decirte y decirme que estás/mos  vivo/s , que respiras/respiro,  y entonces se dispara un  góspel, como cuando voy a la church  improvisando  un domingo, dejando tirado a ese  viejo amante que intentaba también improvisar en mi cama,  y que va, y  ay, va y me  abraza sólo ese sábado que necesita de la comunión de dos cuerpos desnudos, cuando mis ojos comulgan con otra desnudez, y es que la realidad está tan lejos, allá en las orillas de tantos Ceutas y estrechos de nadie, entre muertos, peces de nadie que sólo buscan ser ángeles en ciudades de asfalto; las tragedias nadan en la nada,  y así, nadando entre la podredumbre de la mísera humanidad, y pese a todo aún puedo besarte, dejarte mi boca abandonada al aleteo de tu lengua, y hacer vibrar los pocos besos que me quedan… y sólo así  aún puedo olvidar o recordar, rescatar las sombras que me dicen que la vida es ya, y volar por encima de los hospitales y el pánico escénico ante las blusas blancas, y escucharte decirme que el instinto de supervivencia puede más que los te quieros,  aferrarme a ti, a esos nosotros, despojados de pronombres.  Ea, dale, dame la mano y vamos a sentarnos en aquel banco de octubre que firmó el abrazo de un sueño. Subamos al escenario e interpretemos de nuevo ese abrazo, pintémosle una sonrisa ruborizada como cuando éramos niños, y muramos en el intento de hacer nacer una nueva ilusión, un sueño de verano, volemos hacia esa primavera que saldrá aunque le toquemos mucho los cojones, y pese a  estas sábanas que sudan miedos y tempestades, que las mentiras no duelen hasta que la verdad las hace estallar, y tengamos la fiesta en paz. Ya recién llego a casa, la vida bulle en la habitación de al lado, mañana sé que me esperará un buen desayuno, mientras llego a ese café y me buscas un pain au chocolat.
Un día más, y otro, y otro... hasta que termine la función y dándonos esa tregua que se llama, un abrazo con los que fuimos y somos,  esencia pura, polvo de estrellas, hasta que volvamos al ímpetu rebelde para tomar aire y programar la  temporada que se avecina con la elegancia que cada nueva obra y sus autores con su esfuerzo por gustarnos se merecen. 

Y mientras que suene esa música:

Sí, esa misma, la de esa de yo, morena,  y tú, loquito perdío.





18 comentarios:

  1. Si se rompieran los cristales y entrara la luz en los blogs, más de uno y de una quedarían reducidos a cenizas, desvanecidos por la realidad, desvampirizados... Los hay que untan con ajo las pantallas o se hacen cruces con estampitas del sagrado corazón en busca de la redención de sus pecados...porque alguna vez pecaron en el intento de vivir y ser felices. Pero como no está de moda el convento de clausura...pues se abre un blog, y una nueva identidad, y se esconde detrás de un nick que promete una jovencita de prietas carnes y firmes senos cuando el espejo le dice que sus nietos se hacen mayores. Y, ¡ay, enamorarse! de unas palabras, de una imagen imaginada... ¡De una pasión desenfrenada que sólo en el recuerdo habita! Al fin y al cabo un juego...literario, esquizoide, paliativo, catártico, es igual ¡Hagan juego señores!

    Me encantó tu texto. Chapeau!


    Bss

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho tu texto y el comentario de Barro y Luz que me tradujo totalmente, no mejor dicho me identifico con ese comentario totalmente.

    Felicitaciones Evita.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Coño si...
    A veces es pesado vivir en modo de un dia y otro, y otro, y otro...
    La clave es romper con esa rutina, aunque luego la añoremos y deseemos volver a ella, pero eso es como ventilar el ranchito todos los días antes de encender la calefacción al levantarme...
    Por lo demás ni avatares ni hostias, siempre con la verdad por delante, con mis nietos y mis hijas, con mis 73 años, el pasado y el presente a cuestas, ya consciente de no tener futuro de lo cortito que es, no me va esa vaina de la engañadera, ni siquiera a mi mismo... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Café au lait:
    Show must go on!

    ResponderEliminar
  5. Es triste todo esto que dices, Eva. Real como la vida misma, de ahí la tristeza que emana tu escrito...casi, y pidiéndote perdón por ello, es cruel, repito: como la vida misma.
    Yo pienso, tal vez siento, no sé...que quizá esa misma vida y su mezquindad, es la que nos lleva a abrir ventanas en lugares intangibles, donde la única luz que entra es la de la ilusión, ¿engañosa?
    Sí, más que probablemente sea así. Tanta alabanza, tanto loar, el cariño inaudito e incomprensible, los besos sin tacto...todo, todo esto es posiblemente el reino de la hipocresía en la mayoría de los casos, pero...
    Nos salva, Eva. Nos salva de caer en la cárcel del mundo real donde hay que buscar puertas y ventanas de manera constante para encontrar rayitos de luz que nos animen a seguir.
    La piel no engaña. El tacto verdadero, el del costado cuando vuelves la cabeza y te prende un beso, la caricia matutina o nocturna o a deshoras, el croissant con chocolate y la taza de café, es lo auténtico e irrefutable; una maravilla de esas que te hacen envalentonarte y seguir.
    Hay que atrapar eso y esto de aquí, los pantallazos cargados de letras, pues...saberlos como lo que son: una brizna de ilusión amortiguando crudezas.
    Nada más. Nada menos.
    Besos muchos, y perdona la extensión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti, yo te lo perdono TODO.
      De perdonar, nada, y besos muchos princesa.

      Eliminar
  6. Sabes Zarzamora, yo no se escribir tan lindo como escribes tu o ellos o ellas, pero si se leer y quiero decirte que esto que has escrito me encanta y te lo digo de corazón, no, no es falsedad. Sigue escribiendo que yo sabre leerte. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Coño cuánto se aprende, con tan buenos maestros: menudo texto.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  8. Esta vida es como el Arte (artificio).Me encanta eso de cuando suena un góspel y estoy contigo que aunque muramos en cada intento vale la pena seguir intentando crear ilusiones con ese polvo de estrellas.

    Mira no es para regalarte los oidos pero me ha encantado!

    Yo solo tengo un blog y mal atendido por falta de tiempo;(.-Pero si te digo: que gracias a él ,cuando vengo alicaína y super cabreada , mientras voy dando una ojeadita me voy animando

    Un fuerte abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
  9. No te diré que exacto tu texto por hermoso ni por estupendo ni por único. Déjame decirte que sí, que porque sí es la justa realidad, veámosla como la veamos. Y sobre todo, sintámosla como la sintamos. Que la tragedia, tantas veces vestida de comedia humana, planea por el aire hasta engullirlo.
    Besos, Eva.

    ResponderEliminar
  10. No te diré que exacto tu texto por hermoso ni por estupendo ni por único. Déjame decirte que sí, que porque sí es la justa realidad, veámosla como la veamos. Y sobre todo, sintámosla como la sintamos. Que la tragedia, tantas veces vestida de comedia humana, planea por el aire hasta engullirlo.
    Besos, Eva.

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo con lo que expresas, pero también me sumo al comentario de Marinel.
    Hoy estoy un poquito espesa y me cuesta expresarme..... pero te felicito por todo lo que expresas.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  12. Eva siempre hay que morir en el intento, SIEMPRE.
    Me encantó tu entrada y el comentario de Carlos , sois ... ¡vaya par de dos! ¡Un lujo!

    ResponderEliminar
  13. Cada cual tiene sus motivos para crear un blog y no tengo nada que objetar. Otra cosa son los comentarios que, tantas veces son puro formalismo, o cordialidad, pues no somos críticos literarios y puede que nos guste algo que carece de calidad literaria, pero en cada entrada hay una persona con su motivación, que quiere decirnos algo y está bien escucharla.

    Debemos tomar los blogs como un juego virtual, a veces literario, y si en este juego hacemos alguna amistad, ¡estupendo! Pero más de una vez he dicho que estamos en una sociedad de sucedáneos.
    No obstante,he encontrado alguna amistad sólida en este juego virtual.


    ResponderEliminar
  14. No es solamente tu texto: entrar aquí es entrar al mundo .
    Suerte la tuya, con los alrededores que te comentan.
    Lo mereces.

    ResponderEliminar
  15. Hay de todo bajo el sol, en lo real y en lo virtual. Siempre podemos elegir.
    Algunos blogs no están bien escritos, si vamos a ponernos en críticos, pero tienen alma. No buscan elogios sino compartir experiencias, emociones, soledades, fantasías. A veces alguna entrada nos alegra el día, otras nos hacen reflexionar porque tocan algún punto neurálgico nuestro.
    Los espacios descartables, que pretenden lucirse o con los que no tenemos afinididades, esos, pueden quedarse en el camino.
    Besotes, Zarza guapa.

    ResponderEliminar
  16. Hay tanto contenido en este texto, que habría que hacer apartados.
    La vida evoluciona, y con ella, a empujones vamos.
    La tecnología nos trae grandes oportunidades de comunicación. Nosotros somos los que fallamos, una lástima. ¿Descontentos, infelices, disfrazados, buscando agradar? En fin, de todo hay.

    Me quedo con lo cercano, con los abrazos que nos reconfortan en tantos momentos, que nos acercan el pain au chocolat y que están ahí.
    Aunque hay (pocos) virtuales que son tan cercanos que los sentimos afines y conocidos. Me entiendes...

    Besos, querida mía

    ResponderEliminar
  17. Siempre es bueno hablar de algo. Escuchar unas palabras amables. Mandar unas palabras agradecidas. Una palabra bien dicha abre mundos, de cristal o de nubes.
    Salu2, Zarzamora.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva