martes, 7 de abril de 2015

ESPECIAS ORIENTÁNDOME 1



Él había puesto tres puntos suspensivos a la historia, ella borró dos (...). 

Golpea la marea por la senda de las caracolas, y a mis pies,  tu sombra se desliza  como las nubes, etérea, enroscándose por mi nuca y por mi espalda.
Es en estas tardes de regreso a casa en un metro que huele a tantas vidas,  que me perfumas el andén pensando en cada  estación en cómo te muerdo la boca.
Otrora perdido el sentido en el antes y el después, o en el nunca y siempre, todo sigue y se detiene ante la música desgastada de un disco de vinilo que se funde como alquitrán en el asfalto de un ayer.
Y hoy,  hechizada, mientras mi mente naufraga por cada poro penetrando y exhalando con vehemencia  los matices de tu piel,  si del aletargado silencio gimen  los recuerdos del ayer, te dejo que les hagas un nudo marinero, que los metas en un hatillo, y que los vendamos hoy como lo que son, harapos,  y les saquemos luego la lengua, mientras contemplo risueña cómo van extinguiéndose bajo la tenue y superflua luz de las farolas del olvido,  y ya cuando casi esté  entre tus brazos,  esta vez,  sí te dejaré besarme en la terraza de un bar, con la pasión de esos besos que se dan sin que se descorra el carmín de los labios, y nos recorreremos luego como gotas que caen sudorosas por una cerveza.
Ya llego, y apenas te vislumbro al salir del metro,  estás muy lejos. Tú estás allí y yo aquí, y te hago un guiño, un ademán, y te muerdo entonces los deseos recorriéndote con la lengua y relamiéndome, pensando en cualquier efímero rincón de tu cuerpo que aún me falta por descubrir,  y alimentando el estéril paso del tiempo que no cesa de mecerse en las deshilachadas horas que ya no cuentan, porque me respiro en ti, y me endulzas cada hastío.
Hemos esperado tanto… ¿que acaso el tiempo no es, en el fondo, nuestro mejor enemigo,  aliado? Una atalaya de roídas saetas...

Y siguen los puntos suspensivos...

18 comentarios:

  1. Ufff, que bonito viaje en metro aspirando el deseo de enrolarse en el mar sudoroso de la piel a ritmo de pasión y,¿por qué no?
    De amor.
    Me ha encantado, aunque esto ya no es novedoso...
    ;)
    Besos miles.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Esa frase no es mía, Mª Jesús, me la enviaron y de ahí escribí el textito.
      Es de un Anónimo.

      Eliminar
  3. Como me gusta leerte Zarzamora. Besos.

    ResponderEliminar
  4. A ver si te llega el perfume de los cerezos... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Volvamos a agregarle dos... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Nadié cuenta conmigo, ni yo mismo...

    ResponderEliminar
  7. Tantos puntos que ya supuran los deseos

    ResponderEliminar
  8. Mejor los suspensivos. Uno solo es muy radical.
    Besos, bella Zarzamora

    ResponderEliminar
  9. Un viaje, una parada...... llena de deseos y sueños.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  10. El tiempo; vuestro mejor aliado con los puntos que suman.estas vivencias.

    Un abrazo guapísima.Los besis son los lunes luneros;))

    ResponderEliminar
  11. Un viaje que se hizo corto, muy corto, y muy bueno para los que te leemos, pues continuarán esos puntos suspensivos... Romántico en extremo, esos deseos, esos abrazos a la luz tenue de las farolas, que si las has recordado nunca serán las del olvido.
    Ayyy la vida... lo bueno y lo malo todo tiene su belleza y el tiempo puede ser tu mejor amigo...o tu mejor enemigo. Ante ella vida en cualquier instante, ver la botella medio llena siempre es más esperanzador que aquella que tan sólo contiene telarañas.
    En toda oscuridad siempre aparece una luz, aunque sea la de aquella farola... y no todo el monte es orégano, siempre hay unos brotes de hierba buena o Zarzamora...
    Besos y ese abrazo preciosa.

    ResponderEliminar
  12. Eso de los puntos suspensivos es en sí un relato sin parangón.

    ResponderEliminar
  13. Lo bueno es que los puntos suspensivos dan para mucho.

    Aunque sea en la imaginación del lector.

    Precioso y apasionado relato.

    Besos Eva.

    ResponderEliminar
  14. Los puntos suspensivos siempre pueden ser también inciertos.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  15. De esos harapos renacen sedas.

    Besos, querida rebelde ;)

    ResponderEliminar
  16. Mejor tres puntos que uno, pienso.
    Un punto indica fin.
    Tres puntos abren posibilidades infinitas.
    Salu2 punteros, Zarzamora.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva