jueves, 22 de septiembre de 2016

AMOR VISTO y NO VISTO (2)



A él se le notaba muchísimo que se había quedado atascado en una época más bien aburrida y grisácea de su propia existencia. No es obligatorio, pero en estos casos se nota cómo se le despierta a uno la impaciencia y la líbido.
En cuanto a mí, había logrado persuadirme que a fuerza de negociar con la belleza, 


había acabado por cambiar el placer inmediato contra un cierto principio de realidad lastimera en la que ya me había reconocido en  algún que otro manual para cretinos emocionales.
El caso es que no me gustó de entrada. 
Y eso antes de que me cogiese por la cintura como un buen actor de cine de reestreno en uno de esos salones chics de la Rive Gauche, cuando me lo presentó Margot como el "célebre, el famoso" Maxime, y luego como "un ser singular, especial, generoso, de gran corazón, etc etc..." fórmulas de las que ya hubiese debido huir en ese mismo instante tras haber sido pronunciadas.

Iba vestido con un pantalón corto y una camisa a la que no le faltaba ningún color del arcoíris. Había en él y en su atuendo algo demasiado sofisticado tras esos aires pasoteros. Tanto estilo rebuscado me irritaba las pupilas y escocía en la retina.

Resumiendo: que ya lo había olvidado, y sin penas ni gloria, incluyendo nuestra segunda cita.

Pero una noche de esas que sales de trabajar y en lugar de volver a casa te diriges a casa de Margot, la chica chic de los aperitivos mundanos en el que conocí a Max; una de esas noches en las que no te apetece volver a casa, un bajón de jueves otoñal, por ejemplo. Igual es que ni tenía nadie en qué pensar. Tampoco me lo planteé. 

Y oupss. Allí estaba él.

Me hubiese gustado hasta tener algo que decirle cuando Margot fue a la cocina a buscar unas servilletas de papel, pero es que de lo que hablamos no retuve nada de nuestra conversación, tan trasparente y gris como un calabobos matinal.

No recuerdo ningún gesto en particular ni ambiente alguno aterciopelado para acompañar con un tinte de ambrosía aquel instante, nada que pudiese sorprenderme el corazón.

Y sin embargo fue aquella misma noche cuando con todo el ardor del mundo me había mostrado la maqueta de su último disco, y luego su último proyecto literario, y me había pedido que se lo tradujese y que de poder ser hasta le trastocase todos los gerundios. 
Por mi parte hubiese tenido que encontrar todo aquello fascinante y conmovedor. Margot al regresar de la cocina agitaba las manos y decía lo valiente que era, - es la palabra- valiente por haberse lanzado a llevar a cabo sus sueños y no rendirse con la que está cayendo hoy en día culturalmente hablando.

Yo es que en el fondo no entiendo muy bien aún hoy en qué consiste y reside  la valentía de confeccionar objetos,  crearlos, escribirlos, componerlos, y tener que sentirse obligados a mostrárselos al mundo entero después; pero para no parecer una amargada ni una desagradecida, le agradecí su propuesta y le mostré un tímido interés con un discreto cumplido.

Y ¡ay! fue entonces cuando Maxime me invitó con Margot a pasar un fin de semana en Normandía, y es que en realidad las cosas suceden así una tras otra, tras una conversación de lo más tonta, cuando va y dices, vale, me parece una buena idea.

Me ha llevado mi tiempo entenderlo, pero las cosas en realidad son simples, se trata de ser ligera con un toque de lucidez, y seria con una chispa de travesura. Et voilá!! On y est!!

Es a nivel de las tonterías, del “je ne sais quoi” donde me lío y me monto el follón padre. En fin que todo es cuestión de saber “dosificar-se”.

El caso es que ese fin de semana, y antes de que hubiese llegado,  ya me tenía cansada y antes de acostarme, ese mismo martes…

No volví a pensar en él (fin de) hasta que me llamó Max, no me atreví a echarme para atrás al oír mis propios argumentos salir de su boca, sólo añadí que llegaría tarde, muchas cosas por hacer antes de ese viernes noche, cuestión de acortarme el suplicio.



(Continuará)

15 comentarios:

  1. No tengo ni la menor idea de como va a continuar, pero promete...:)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Está siendo bien contado este amor visto y no visto.Al fin y al cabo, como casi todos.
    Pero siempre siempre y todos todos dejan huella en nuestra memoria sentimental.

    Saludos Eva.

    ResponderEliminar
  3. Lo que al principio molestaba, el trato lo suaviza...

    ResponderEliminar
  4. Estoy deseando leer la continuación.

    ResponderEliminar
  5. Te estás abriendo, te estás suavizando mucho (no te lo digo a ti, sino a la protagonista de esta historia, que puede resultar ser tú o tú en el futuro) y eso te puede hacer parecer que te vean débil y/o abusar de ti. Cuidado ahí.

    Consejo: no entregues más de lo que te dan.

    Te dedico la canción que en estos momentos estoy escuchando, Stevie Wonder - My Cherie Amour

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entregues más de lo que te dan, no des más de lo que te dan. Sé inteligente. Sé precavida. Sé desconfiada. Busca el equilibrio.

      Saludos, guapísima.

      Eliminar
  6. Está claro, Cupido ha hecho de las suyas. El muy taimado lanza dardos ligeramente envenenados con pequeñas dosis de morbo, interés, curiosidad, aparente desprecio... y va dejando que la ponzoña haga su efecto.
    Salu2, Zarzamora.
    Esto se pone muy interesante.

    ResponderEliminar
  7. Aconsejo à los Max-es afilar sus armas para llegar a tu nivel cuando las Marta-s volveran a la cocina...

    ResponderEliminar
  8. Hace tiempo que os leo con retraso, apenas veo algunas publicaciones.
    Parece interesante, y saber dosificarse es importante, las cosas empiezan como a lo tonto, pero luego siguen, espero la continuación.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  9. Un texto que manifiesta el desgano, casi la indiferencia de ella... y que se interrumpe en el momento adecuado, para dejar en ascuas al lector.
    Habrá que esperar como se desarrolla el próximo encuentro.
    Besotes, Zarcita.

    ResponderEliminar
  10. Mmmmm va cayendo, va cayendo en las garras! ;)

    Lista para la continucación! :D

    Besos y buen fin de semana Eva =)))

    ResponderEliminar
  11. Pues se va poniendo bueno, a lo que sigue vamos...

    Abracitos

    ResponderEliminar
  12. De entrada da sarpullido.
    Un punto a su favor: saber que el abuso de gerundios empobrece y no es culto (manual de corrección de estilo, jajajaja)

    Sigo leyendo... ;)

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva