lunes, 19 de septiembre de 2016

EL AMOR VISTO y NO VISTO (parte1)



Lo vi nada más entrar. Y pensé en evaluar la cantidad de esfuerzos que tendría que hacer de volver a enamorarme.

En esos momentos una no suele ser lo bastante desconfiada, y luego, zas, ya has caído en la trampa.

Ya había tenido mucho tiempo para darme cuenta, después de mucho tiempo perdido en hacer de los feos guapos, de los idiotas irónicos y de los vulgares impertinentes. 
Y esta vez no me falló. 
Recuerdo ahora haberme dicho justo antes: “ Jo, otro que tal.  Será que los atraigo, ¿o qué ?". Y se paró ahí mi reflexión.

Luego ya me vuelvo a contar la misma historia que si esa espalda debe esconder esto y lo otro, que qué voz, que qué ojos, y de paso me pongo a recordar que a fin de cuentas yo tampoco era ningún bellezón de revista y que no tenía por qué  hacerme la difícil tampoco. 

La culpabilidad como guinda para hacer de tripas corazón, todo hay que decirlo.

Y glu-glu-glú ya estaba metida hasta el cuello, con todo el equipo para volver a enamorarme, con este nuevo amor a la altura de un andamio que tendría que edificar para mí: hacer de un tipo provisto de una inteligencia y de un físico por debajo de la media: un hombre fatal.


(Continuará).



Lo vi nada más entrar. Y pensé en evaluar la cantidad de esfuerzos que tendría que hacer de volver a enamorarme.
Lo vi nada más entrar. Y pensé en evaluar la cantidad de esfuerzos que tendría que hacer de volver a enamorarme.

21 comentarios:

  1. Como dice la letra de esa bonita canción del caballo viejo: cuando el amor se llega así, de esa manera...
    Ansioso estoy de ver cómo continúa la historia.
    Salu2 nuevos, Zarzamora.

    ResponderEliminar
  2. Algo tendrá el muchacho
    Besos Zarzamora

    ResponderEliminar
  3. Racionalmente el amor es muy trabajoso, pero como te enamoras con las vísceras...

    ResponderEliminar
  4. Que interesante, corazón... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Enamorarse no es un esfuerzo, al contrario, sucede lo quieras o no. Ese es el problema...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  6. Volverse a enamorar. Creo que es fácil volverse a enamorar y no precisamente de un guapazo Pero si de hombre caballero que sea fundamentalmente fino con el sexo débil. Que te trate como a una dama. Imagínate si no te vuelves a enamorar.

    Saludos Evita.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la crudeza del relato, ¿acaso no es esa la realidad de casi todas nuestras historias? Adornar al otro, intuir, imaginar, construír siempre otra razón, otro motivo, otra intención para el silencio, el gesto brusco, el olvido, la pereza.
    Dispuestas a vivir las historias que la realidad no nos presenta nos disponemos a inventarlas, irónico es que cuando todo pasa, cuando el esfuerzo se vuelve imposible tengamos la tentación de sentirnos engañadas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. No sé cómo terminará la cosa... pero algunos no podemos dejar de enamorarnos...
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Si un Qualquier ofrece la Seguridad Social puede estar querido de fatal !

    ResponderEliminar
  10. El problema no es que a uno le guste alguien, eso es normal, es instintivo. El problema es que uno adorna al ser amado con artilugios y adornos innecesarios. Cree que el ser amado es más bello e inteligente y simpático de lo que realmente es, y es por eso que le terminamos perdonando todo. El amor es un elección, de eso estoy seguro: uno decide enceguecerse (sin saberlo).

    Te dedico la canción de Sondre Lerche, "I cannot let you go".

    ResponderEliminar
  11. Si no es ficción, intuyo que eres muy enamoradiza, pero no me quiero anticipar, así que voy a esperar esa segunda parte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Uy! cuánto hace que no escuchaba ésta banda!...el amor es asumir que estas desvalido, por eso cuesta ceder.

    ResponderEliminar
  13. Yo mejor ni te digo, porque soy capaz de enamorarme, sí, literalmente enamorarme de Vicent el de La Bella y la Bestia.

    https://youtu.be/sRNzGOkVRjU

    Abrazos, Evita y mi cariño

    ResponderEliminar
  14. Bueno, ya sabemos que la razón no manda en cosas del corazón.....!

    Besos Eva =))))

    ResponderEliminar
  15. Me encanta como en pocas palabras hablas del amor, visto y no visto, muy cierto amiga.
    Esperamos la segunda...
    Besos y feliz día Zarzamora.

    ResponderEliminar
  16. Sí, que siga; que quiero seguir leyéndote.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Cuando una se enamora se mete hasta las patas (frase de aquí) y no anda racionalizando, se tiende a idealizar. La cosa es el después, cuando se cae la venda...
    Besotes, guapa.

    ResponderEliminar
  18. Gracias a todos por vuestra visión del amor ♥ o razón...

    Mis respetos, que comparto, o no.

    Es cuestión de educación sentimental que diría Flaubert.

    ;)

    Bss.

    ResponderEliminar
  19. Y tanto que es un andamio...

    Esperaré la continuación.

    Besos, querida Eva.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva