miércoles, 2 de noviembre de 2016

PADRE II


                                                             Imagen google Cementerio de Oviedo.

Me diste la fuerza, el alma, la incredulidad y el aliento, la fuerza insisto, y el desgarro.



La libertad sin castigos, las alas, el cimiento, la soledad y la instrospección.
El latido, la rebeldía, la copla y el pasodoble, el fútbol, la vida, la humildad cubierta de arrogancia, las astas de un toro, el desparpajo, la cultura, mi francés, la guitarra sin solfeos, el piano a medias, mi literatura y mis sueños, Roma, París, y los viajes que nunca me prohibiste.
Me diste un yo cargado de futuro y de presente prometiéndote no olvidar el pasado del que llegaste.

Quijotes desprendidos de un árbol cargado de realidades.

Sin golpes, y siempre cómplices de gacetillas y de radio. De cigarrillos fumados a escondidas, de canciones cantadas a deshoras. Y de baños a las 6 de la mañana, y de bocadillos de calamares con all i oli, y de mercadillos donde comprar cómics y libros, en los que me enseñaste a leer...

Padre.

Hoy ya sin ti ese pan que me como no me sabe a nada cada día.



A un Alma.

Padre.

Aquí.

16 comentarios:

  1. Lo he leido pensando que no me iba a conmover, que iluso, corazón... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Un gran abrazo y mucho ánimo mi Eva rebelde. Eres muy afortunada, con un padre como el que te tocó tener.
    Algo muy maravilloso para agradecer a la vida, pues muchos por el mundo, no tienen esa bendición.

    ResponderEliminar
  3. Saborea ese pan, en la presencia suya que sigue en tu corazón y pensamiento, además en la esencia que de él eres. Deleitándote de los mejores momentos físicamente juntos. Nunca con tristeza, querida. Lo harías muy infeliz si te viera.

    ResponderEliminar
  4. ¡Emotivas palabras, Zarzamora! ¡Seguro que se las dijiste en vida, o que las presintió, o que las supo, seguro! ¡Y ahora también le llegarán!
    Estas fechas son tristes y el tiempo también acompaña a esa melancolía.
    Un fuerte abrazo, Madreselva.

    ResponderEliminar
  5. Me emocionado como si hubiera sido mi padre, con eso está dicho todo.
    Un beso muy, muy grande.

    ResponderEliminar
  6. Me conmovió tu homenaje al padre. Me abriste el corazón, donde habita la canción "Con una pala y un sombrero", de Gervasio.

    "Quién más que tú con una pala y un sombrero,
    abre la tierra sin arado y sin tractor.
    Quién más que tú trabaja en año nuevo.
    Quién más que tú merece el cielo,
    para sembrarlo entero".

    Preciosa canción dedicada al padre esforzado y trabajador, sea de campo o no. Cualquier hijo agradecido debiera saberse sí o sí identificado.

    Más saludos, guapísima.

    ResponderEliminar
  7. De sea clase de amigo ya no hay así padres.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Un bello homenaje a tu querido padre. Debe haber sido un gran amigo a quien siempre tendrás presente querida Eva. Triste el tiempo que no retorna.

    Un gran abrazo Evita.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. SEntido homenaje Eva, un abrazo con mucho cariño y un beso!

    ...cachi de ese pan, si?

    besitos ♥

    ResponderEliminar
  10. Emocionante, me has traído a la mente a mi padre, que se fué hace seis años.
    Un hermoso homenaje en honor a esa figura que siempre nos acompañará.
    Vengo tarde, Zarzamora, porque mi mama empeoró, y la tuve que llevar a urgencias, ahora está mejor, pero hay que prestar más atención a esa demencia senil grave que tiene.
    Es siempre un placer visitarte,, pero esta vez, he sentido tu sentires míos.
    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  11. HOLA MI KERIDA...he vuelto en pedazos pero he vuelto...
    muy profundo y en un pequeño relato has descripto casi toda una vida...se palpa la infancia feliz..
    con deseos de leerte
    besines desde argentina
    SAU :)

    ResponderEliminar
  12. Bien ya creo que te lo han dicho todo, gran homenaje, para un gran padre.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar

  13. Querida Eva
    cuánto se echa
    de menos
    a un gran padre.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  14. No puedo decir nada.
    Te abrazo fuerte porque sé de la añoranza que deja un padre.

    Besos, querida mía

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva