miércoles, 2 de julio de 2014

SARDINAS II

Organizáis la de siempre.
Y me apunto, claro.
Volver al Postiguet, Tabarca,  a aquellos años en los que éramos todos estudiantes de primer año de carrera, es una promesa que nos hicimos todos aquel verano.


Desde hace dos años  no pudimos volver a montarla, la última fue en abril de 2012.
Compromisos varios, citas inamovibles, hospitales, alguna defunción de alguien querido. Y luego ya los viajes que organizar y el Skype y los guasaps funcionando a toda pastilla desde hace meses para ponernos todos de acuerdo.
Pere vendrá como siempre a buscarme para ir a casa de Clara. Allí vamos a reunirnos de nuevo todos.

Goyo, el madrileño, el que dibujaba en el suelo del Paseo es arquitecto. Viudo y con dos hijos.
Fina, la alicantina, la que cocinaba las sardinas como una sirena, es Directora de una Academia de Lenguas. Divorciada.
Edu, el salmantino, el que pasaba la gorra en el Paseo es abogado en Palencia. Soltero empedernido.
Clara, la que hacía manualidades con las piedras, los espejos, la arena... para venderlas en el Paseo, es profesora de catalán. Casada. Dos hijos.
Vicent, el empollón. El cerebro del grupo y quien nos levantaba por las mañanas a toque de "Mis sardinitaaaaaassss"  es un ilustre Historiador. 
Andrés, alias Julio Iglesias, el cantante del Paseo. Periodista. Divorciado.
Jordi, Ingeniero electrónico, el que iba a recoger las sardinas y frutas al mercado. Divorciado.
Ximo, el que cantaba en los Inhumanos, y se ocupaba de montar el sarao. Médico. Casado. Tres hijos. Y ochocientas amantes.
Pepa, la que cantaba Ópera a las tres de la mañana. Profesora de francés en Altea. Soltera empedernida.
Gabriel, el que se ocupaba de las bebidas y los bongos es camarero por la costa, escritor y poeta. Ligón desde entonces.
Y yo, que cantaba con Andrés y pasaba la gorra,  terminé en París tras un periplo tocando varios palos.

Empieza la cena. Esta vez no habrá sardinas. Aquellas sardinas que cocinábamos en paella, con miel para desayunar, con nocilla para merendar, a la parrilla, en arròs caldós, en all i pebre, en paté... de mil maneras, pues sólo comíamos sardinas durante un mes, las llevo en el epitelio olfatorio. Y que ni nos hablen a ninguno de volver a probarlas.
La casa olía a sardinas, las cortinas, nosotros,  hasta el gel de baño.
Este año  nos bañaremos desnudos a la luz de la luna en la cala del francés.
No habrá recuento de pesetas para ver qué logramos sacar en el Paseo para comprar más sardinas al día siguiente.
Pero seguimos y seguiremos despotricando igual que siempre. Gritando, llorando, enojándonos. Hablaremos de recortes, del impuesto rey, presupuestos, elecciones, nacionalismos, la pobreza que nos está cayendo... Hasta que Clara vendrá  como siempre a poner el punto final con su :
Em cague en tot. Ja està bé. Voliu canviar el món?
Y nos sacará las sardinas.
La verdad es que nos esforzamos por ser responsables. Pero nunca lo fuimos.
Y a las tres de la mañana...
Este año hemos decidido que será en la cala del inglés. ¿Qué tal si vamos ya?
Este año año toca Xàbia y este fin de semana. Y se apuntan las del Cuarto Comando también.
¡¡¡Venga!!!
Y como entonces, cantaremos a Brel, Les Bourgeois, en coro. Como hacíamos con las guitarras en el Paseo de Xàbia.
E iremos a mojarnos los tobillos, y a darnos ese baño a la luz de la luna en pelotas y a enseñarles el culo a los que sin duda están en el Paseo tomando ya el relevo...  Este año lo haremos en honor de todos los HDP  ilustres incompetentes que nos gobiernan y nos están dejando este país con una mano detrás y otra delante.





P.S. Nos vemos.
                                                          



24 comentarios:

  1. Me ha venido a la mente ipso facto, la canción de Amaral...
    Son tus amigos y con ellos has vivido y vives momentos inolvidables, así que disfrútalos a tope y sin tapujos, porque donde hubo, siempre queda.
    ;)
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  2. *sardinás vivás*...escuchado un millón seiscientas mil veces de boca de mi vbecino,
    que era sardinero
    que no hizo fiestas
    que mañana aprendió a ser joven
    que ayer, aun apenas, casi lo consigue.
    ay, cómo, Eva, este escaparate mundial poco o nada cambia y los recuerdos siempre fieles, al pie del cañón.
    (majo, muy majo post, ya es Julio)

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. vecino (sobra esa 'uve' infernal que qué pinta ahí, pegada al vecino)

    ResponderEliminar
  4. Has olvidado Fernandez, bonito pompis !

    ResponderEliminar
  5. Con lo ricas que están las sardinas, he ido a buscar SARDINAS I, pero no las he encontrado. Después de ver las distintas maneras de comerse la sardinas, hay una que no habéis nombrado, en espeto y a la orilla de la playa, como mucho ahí solo te huela la mano y el bigote.

    En cuanto a esa celebración en la playa y en pelotas, yo me apunto en la distancia y apoyo a quien se la dedicáis.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí:

      http://eva-la-zarzamora.blogspot.com.es/2012/04/sardinas.html

      Otro, Emilio.

      Eliminar
  6. el tesoro

    cuídate y disfruta como nunca, como siempre

    te envío un beso enorme

    ResponderEliminar
  7. Por todos los dioses...
    ¡Que preciosidad de culos!
    Me encantan las sardinas, sobre todo a la parrilla, pero hay que esperar un poquito, ahora las caballas se las han merendado -también me gustan a la parrilla- para que tengan un poco de grasilla que van soltando mientras se ponen en su punto en la parrilla, luego, con una hogaza de buen pan de pueblo y largos tragos de morapio, a disfrutar que la vida es corta.
    Por estos andurriales extremeños está lloviznando, me encanta, todo verde, mañana navego hacia el sol :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Con danza y canciones conjuramos todas las malas energías que nos transfieren... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Las sardinas están riquísimas, siempre.
    Me alegro de que todos hayáis salido tan bien parados (que no parados).
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. A cantar, a bailar y a revivir momentos y anécdotas que quedaron en el corazón.
    Que lo pases bomba, como decimos los porteños.
    Besos, Zarza.

    ResponderEliminar
  11. Las sardinas están de "puta mare" de todas las formas, fritas, asadas, en escabeche en conservas, y si me apuras y uno ya se ha cascado tres cubatas, hasta crudas te las pasas. A cantar, a bailar, a reír y a pasarlo de cojones. Ya veo que entre todos los amigos, no hay ninguno que no sepa firmar. Cuidado con Xábia y las corrientes marina: hace poquito anduve por allí. Igual acabáis todos empelotas en la playa, que para nada está mal. ¡madre mía que culo!... lo dicho a pasarlo de cojones, pero cuídalo con los aviones, que por las playas vuelan bajo.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  12. Te lo iba a comentar y si me ha pasado por alto, pero ya he visto que lo ha puesto manouche; no me digas que al amigo Fernández lo dejas fuera del fiestorro.

    ResponderEliminar
  13. Entrañable encuentro, bueno, reencuentro...
    Lo que me ha llegado al lama es lo del gel de baño con olor a sardinas...¡con lo que odio ese olor! Me gustan las sardinas con desodorante :)))

    Bsss. leona sardinera :)))

    ResponderEliminar
  14. me encantó conocerte y me encantó tu relato, y como pasa el tiempo para cada uno de tu grupo.
    me hizo acordar a Son mis amigos.....
    Amaral

    https://www.youtube.com/watch?v=6EsNv5X5fpc

    un beso

    ResponderEliminar
  15. No sé si ha llegado mi mensaje anterior.
    Decía que era un gran canto a la amistad el tuyo. Gracias; con olor a sardinas y con un marco que, por qué será, me suena cercano como el final del día.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Justamente pensaba ponerte ese comentario de "son mis amigos" de Amaral, cuando he llegado al final y lo habías puesto tú.
    Coincidencias.

    ResponderEliminar
  17. No he comido muchas sardinas, mojarras sí. Por cierto, en Guatemala a la orilla del Lago de Amatitlán hacen mojarras al carbón que han sido sacadas del mismo lago. Me alegro que lo hayas disfrutado con todo y recuerdos.

    Saludos Evita.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Eva, a pesar de todo, tú sí que sabes vivir:)

    Las sardinas si me las dan listas para comer. Eso de "manejarlas" como que no:)

    Besos y salud y amigos

    ResponderEliminar
  20. Zarzamora:
    Disfruta con tus amigos y pasa un feliz verano, aunque sea sin sardinas.
    Salu2 nocturnos.

    ResponderEliminar
  21. Querida Eva, me acuerdo perfectamente de una entrada en la que hablabas sobre esta reunión de amigos y las sardinas.
    Qué bueno es no perder a la gente por el camino.
    Ese baño enseñando el culo a los dirigentes no tiene desperdicio!!! :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva