domingo, 5 de octubre de 2014

BALLATA D´AUTUNNO

El otoño anda remolón este año en París, asoma el hocico para que lo acariciemos y luego agacha las orejitas para dejar que sigamos lamiéndole unos rayos de sol tibios pero que ya no duelan; y perfumados de  hojas muertas vuelan  los pensamientos y se dispersan en el aire, y un relámpago las hace estallar en una deseada tormenta  que arrecie recuerdos que acariciasen las promesas de un estío que ya paulatinamente va borrando la distancia y al que le añado el deseo de aniquilarlas. 


El asfalto revienta las ganas de andar, de perderse en la foule, de girar y de atravesar muros. 
De sacar las garras y de comerle la boca a lo por venir, de arañarte el cuello de una camisa que te queda grande.

La lluvia en París posee el don de lavar los viejos adoquines y lustrar nuevos desafíos, de decirnos impasibles que si bien nada nos importa bañados en las miradas que se tropiezan con la nuestra en el metro,  alguien llora como nosotros en viejos andenes y por los trenes perdidos, o en comedores sociales en los que un beso entre goles sabe a verdad y no a indiferencia, porque ahí nos dejamos la piel sin necesidad de no ser quienes no fuimos ni hemos sido y nos ven en carne viva, seres todos cubiertos de piel bajo huesos entumecidos a fin de cuentas... Es como una solidaridad silente que navega sin necesidad de palabras y que nos libera la indiferencia y el desgano siempre presentes, vestidos de negro y gris.

He aprendido pocas cosas a lo largo de los años, pero si de algo estoy convencida es que el dolor es intransferible aun frente a las mismas circunstancias, como el amor, el odio, el rencor, el perdón y toda la retahila de nuestros pecados capitales. 
Me aferro al café. A la canción que cada mañana frente al espejo le canto,- un flamenquito o un bolerazo- , y las magdalenas sonríen,  y al ascensor que no me hará bajar más rápido a plantarle cara a cada sonrisa que me regalen hoy esperando no devolverles sólo una mueca. 
Y levanto la copa por los viernes con vodka rojo, por tu cuerpo que ahora siento dormir en la habitación de al lado tras  años de espera y ausencia y que abrazo desplegándole y dibujándole unas alas con futuro, para que vuele alto, muy alto, y no cese de volar.
Y por esas bocas que me niego a besar para no escupirles los besos.
Y por todas las baladas de otoño, por llegar.
Y porque las estaciones van pasando, y mi yo, a través de ellas,  sin quererlo va sintiendo y acusando el peso de los años aunque ninguna se parezca.



Os dejo hoy una canción que para mí es lo que suelo sentir cada otoño, y ni sabría decirlo con otras palabras, si no fuesen en italiano,  donde por primera vez sentí en esa lengua lo que era la Malinconia... hay miles de versiones, y ya las he colgado todas en este blog, pero es que Mina, es ese canto triste de Malinconia (Saudade que dirían los portugueses) ... que viaja por su voz cada otoño que pasa y anida en mí. Y mira que me gusta el otoño, con lo que sé que arrastra, porque anida en mí y bajo su abrigo de hojas muertas nací un octubre ya lejano. 


13 comentarios:

  1. Había un blog llamado "otoño, casi invierno". Yo ho tendría que llamarle al mío "invierno puro y duro".
    Y que no se ponga peor...

    ResponderEliminar
  2. Wow, Eva...ignoro el paso del otoño en París, pero he visto tus pasos persiguiendo a los pensamientos que tu mente desperdiga al compás de tu mirada-externa e interna-
    Hasta me ha llegado el aroma a magdalenas, a lluvia mojada, al fluir de tus años bailando al compás de tus boleros o flamenco.
    Besos muchos, muchos.

    ResponderEliminar
  3. Ja,ja,ja, me equivoqué...qué raro,¿no?
    Quise decir a calles mojadas, ja,ja,ja
    Como que la lluvia ya viene así de serie...
    :)

    ResponderEliminar
  4. Incluso en los comedores sociales la lluvia puede limpiar. Me alegra que el amor y la ternura vuelen con las hojas.

    Peazoabrazotrote!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué hermosura de otoño en París nos describes! Dan ganas de volver a pasear y a soñar porque no quiero olvidarme de los sueños.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. De todas las estaciones es este primer otoño con la que más me identifico, las primeras lluvias, el dorado de los árboles, las temperaturas que juegan a disfrutar la calle y apreciar el regreso a casa....será que la nostalgia es tremendamente evocadora.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Oh, mi estacion preferida, me encantan los colores de los arboles y su tono nostagico. Gracias por compartir. Saludos desde E.U.

    ResponderEliminar
  8. A veces Eva uno no sabe si la música que va a escuchar según te empieza a leer va a ser alegre, arrebatada, desgarrada, repleta de lágrimas o cascabeleante de sonrisas... sea como sea siempre suena de verdad verdadera. Siempre. Te digo esto es porque estas me han sonado a un poco de todo. Sé cuanto te gusta la lluvia para dejarte empapar por ella.. lo sé... recuerda luego secarte rápido y cuidarte por favor.. los catarros tras las mojaduras son difíciles de curar.
    La música triste tristísima pero bella... muy bella!!
    Serrat a veces suena así... tú también.

    Un beso grande EVA y tranquila, llegará la lluvia... cuando llegue aquí, le digo que te vaya a ver, tú me mandas tu sol ¿ vale? ;))


    ResponderEliminar
  9. Tranquila. El tiempo avanza igual para todos

    ResponderEliminar
  10. Cuanto tiempo llevaba sin escuchar a Mina, la tenia olvidada, que vergüenza me da...
    Que preciosidad de vídeo, gracias, muchas, corazón...
    Por aquí el Otoño no inspira, no se le ve por parte alguna aunque las hojas de las viñas empiezan a caer pero con mucha desgana, sigo regando el césped, 30º ayer, no, el Otoño por aquí brilla por su ausencia.
    A mi me pasa como a mariajesus, mis carnes están en pleno invierno, aunque mi mente goza de una eterna Primavera... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué triste me has puesto! y eso que aquí también estamos con un sol espléndido.

    ResponderEliminar
  12. Hola Evita, lindo vídeo, linda voz y linda música.

    Tu texto todo hermoso, especialmente hermoso el inicio.

    Un beso amiga querida.

    ResponderEliminar
  13. Del otoño sólo me gustan los colores de las hojas (y el fresquito).
    Salu2 otoñales, Madreselva.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva