jueves, 20 de noviembre de 2014

HIELO Y FUEGO







Fuego en la mirada,
corazón de hielo.











Se lo pudieron matar todo,
despojarla del latido
y de las ansias de su piel,
de las verdades de su boca
y del letargo de los versos
que tapiados,  yacían en
los muros de su cementerio.


Se lo pudieron matar todo
hasta el latido de su boca,
sus muertos y hasta el silencio.
Se lo pudieron matar todo
hasta la mortecina sombra
del olvido de su cuerpo.

Y aún así ardía el

fuego en su mirada,
bajo su corazón de hielo.







32 comentarios:

  1. Vuelvo a intentar abrir los comentarios sin moderación.
    Es algo que no soporto...
    Si vuelven a entrarme comentarios zafios e insidiosos, disculpadme, pero me los reservaré para mí, y retomaré la dichosita moderación.

    Ando loquita de aquí para allá, pero ya llego, de a poquitos, voy llegando.

    Bss.

    ResponderEliminar
  2. Que cosa más bonita que has escrito EVA, si es verdad que hay algún dios todopoderoso que te conserve esa sabiduría muchísimo años. Cuánto tiempo que no escuchaba al bueno de Carlos Cano. Al hilo de tú comentario, los que insultan y malmeten no son gente, son gentuza, envidiosa, mala y con muy mala leche.

    Besos EVA y buenas noches.

    ResponderEliminar
  3. La mirada es poderosa. Y una llama asomando por unos ojos lastimados puede ser muy peligrosa.
    Besos, mi querida Zarzamora

    ResponderEliminar
  4. Los ojos, que no saben mentir. Y gracias.

    Besos, mi Eva guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos a ti, mi cosa guapa!!!
      Y gracias a ti.
      Me alegraste el día!!
      No sabes cuanto te he extrañado...
      ;)

      Eliminar
  5. Espero que ya no te sigan molestando, Eva, pero hay que estar alertas por si las moscas.

    Me encanta tu escrito.

    El fuego de su mirada habla por sí solo, no necesita palabras, es la mirada la que siente y habla.

    Te invito a que participes con un micro en mi blog, Eva, ya sabes, has participado más veces, igual que yo en el tuyo.

    Un besazo, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidaba jajaja me gustan esos topolines rojos jajaja.

      Eliminar
  6. El fuego de la mirada, imposible apagar.
    Un beso, Eva

    ResponderEliminar
  7. Si, se lo pudieron matar todo, pero a ti no hay cojones que lo hagan !!! :)
    Si escriben algo desagradable, lo borras y listo :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Un ser con corazón de hielo, solo puede tener una mirada de odio ardiendo.

    Un abrazo Eva

    ResponderEliminar
  9. Eres poeta Zarzamora, tienes arte en tus letras y fluyes con ellas desde los sentimientos tan definidos, la imagen y el título..."Y aun así, el fuego en su mirada, bajo su corazón de hielo" me encanta la frase. .
    Bello, me encantó.
    A esos zafios envidiosos, y cobardes especialmente, porque no saben dar la cara, que les den. yo también odio la moderación de comentarios, pero no `puedo evitarla, porque algún descerebrado, siempre parece estar al loro.

    Besos cielo, si notas mi ausencia, piensa que es la falta de tiempo con el que siempre ando peleada.


    ResponderEliminar
  10. Que bellos versos, me ha encantado cada una de las frases...
    Solo un corazón muy dañado se vuelve gélido,
    y una mirada de esas características solo puede estar
    expresando el dolor, que como fuego se muestra...

    Mis cariños ♥

    ResponderEliminar
  11. No se puede extenguir el fuego en la mirada, cuando el corazón le dejó la lumbre de su vida...

    Abrazos muchos, y lindo fin de semana, Eva.

    ResponderEliminar
  12. ¿Corazón de hielo? No el tuyo, después de leer lo que escribiste, linda Zarza...
    Besotes.

    A mí se me heló el corazón de sólo mirar los zapatos platafórmicos que nos dejaste.

    ResponderEliminar
  13. Mirada de fuego y corazon de hielo, grandes metaforas, saludos.

    ResponderEliminar
  14. Algún día te veré con tacones rojos, digo!

    ResponderEliminar
  15. El fuego de la vida, la luz del frío.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. A veces hay miradas de hielo que prenden fuego mi corazón.

    ResponderEliminar
  17. Siempre queda, en algún rincón, una brasa con la que prender una nueva hoguera.
    Salu2, Zarzamora.

    ResponderEliminar
  18. Con qué garra escribes Zarzamora...Se siente salir de tus entrañas esos versos tan profundos.
    Un beso grande
    mj

    ResponderEliminar
  19. Hola Eva, paso del blog de nuestra Marieta.
    Se lo pudieran matar todo, menos el mantial de su amor
    Y aún así ardía el fuego en su corazón de hielo.
    El fuego del amor no se extingue, siempre queda el rescoldo y el hielo también quema.
    Donde menos te lo esperas salta la liebre, eso dice el refrán, que nadie te robe la libertad de expresión.
    Tres o cuatro veces he estado a punto de cerrar el blog, y de momento la cosa está tranquila, si recibo uno más de esos comentarios que se ponen y se borran para que quede el insulto en el correo, lo copiaré y lo pondré en su propio blog.
    Sigue adelante, esas personas son la minoría, envidia, celos y egoísmo, son malos consejeros.
    Un gran abrazo y con tu permiso me quedo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  20. ¡Cómo quema el hielo! Y no le consiguieron matar nada, ingenuos, querían apagar el fuego de su corazón con queroseno.


    Bsss

    ResponderEliminar
  21. Hay cosas que ni la muerte las arrebata :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  22. Ale! vaaaya final! Tremenda!
    Tan rotundo y ardiente como la preciosa mirada en letras que te ha salido.


    Un besito y buen finde.

    ResponderEliminar
  23. Y con certeza, debajo de ese hielo, fuego en el centro y origen de todo.
    Besitos, besitos, querida chica.

    ResponderEliminar
  24. Toda alma de hielo se sensibiliza ante el amor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Dicen que el fuego derrite el hielo...no sé como esa mirada no ha podido derretir el hielo de ese corazón.

    Precioso como siempre.

    Besos Evita.

    ResponderEliminar
  26. No tengo palabras.
    Inmenso poema, inmensa tú.

    Besos, mientras me quito el sombrero

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva