domingo, 10 de mayo de 2015

ENTRE MUSA Y MUSO

Cuando el poeta piensa, se evade, llora o sonríe...


y vuelan sin rimas sus versos descolgados por los muros, a trompazos, partiéndoles las alas a las luciérnagas, acongojados por la tristeza, de melancolía ebrios o empañados de tortuosa nostalgia, perdidos en su pluma, se rebelan a zarpazos en delirios de insomnio agitados, ora rabia, mieles, zarzas, desencanto, amor, caída o sublime vuelo...



                                     Discreta, y besando su cuello,
                                             como ave de paso,
                                  regándolo de incrédulas absentas, 
                                           la Musa danza.


Y luego, de puntillas, y tras besarle el cráneo, la muy puta, se aleja a besar las mieles de otros cuarteados labios que se desangran en versos.


        
                          




8 comentarios:

  1. Yo creo que ser puta por amor, por dárselo todo al muso de su vida, es algo sublime, encomiable, de unos sentimientos gigantescos, de una sensibilidad sublime, de unos sentidos que rayan en la locura, de lo que muy pocas son capaces... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Pan duro eso no lo encajo muy bien :))))

    Todo lo demás sublime , es amar sin rendijas a lo ancho y largo de la imaginación.

    Un abrazo feliz domingo Eva

    ResponderEliminar
  3. Ay, las musas son así, generosamente ingratas.
    Salu2 generosos, Zarzamora.

    ResponderEliminar
  4. Las musas y los musos son caprichos@s.
    Vienen, susuran, besan y se van.
    Hay que estar atentos.

    Pero a ti te miman.
    Exquisitas palabras las tuyas, querida rebelde.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Demasiado puta, demasiado hermosa...

    ResponderEliminar
  6. Amor en todas sus modalidades; algo tan preciso y complejo. Grande Sabina.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva